Desde hace algunas décadas, hay una tradición de viajes de egresados de la escuela secundaria que elegía como invariable destino a la ciudad de Bariloche, en la Patagonia argentina. Para poder vender ese tipo de viajes a un público que no siempre contaba con mucho dinero, las empresas armaban planes de pago por un año. Como entre que comenzabas a pagar y viajabas pasaban unos cuantos meses, no fueron raros los casos de estafas, y de egresados que se quedaron sin viaje. Desde hace tiempo hay más control sobre las actividades de estas compañías de viajes, aunque varias de las más importantes han desaparecido en los tres últimos años.Bariloche y tu viaje de egresados  ,   Una Estafa .





Ahora, esa “tradición” aparece en crisis, a medida que cae la cantidad de egresados que eligen esa localidad. De acuerdo a una nota de la Agencia Digital de Noticias de Río Negro (y que cita un artículo en el diario Perfil que no está enlazado y no pude hallar ni siquiera en Google), en la cual se listan las razones por las cuales los estudiantes están dejando de elegir ese destino:
Es caro, y los estudiantes y sus padres no pueden pagarlo (el valor del viaje, que es de 10 noches y 7 días, es de unos tres mil pesos, algo menos de mil dólares).
Es un destino “careta”. O sea, cada vez es menos interesante como destino de diversión.
Fragmentación de las fraternidades en el secundario. Si antes era común que todo el curso hiciera el viaje en conjunto, hoy cada vez es más común que se dividan.
No aparece citada en la nota, pero otra causa seguramente es la desconfianza de muchos padres a la calidad de las empresas, y la posibilidad de que no cumplan su contrato.


estafa
La nota cita datos que marcan una caída en la cantidad de viajes de un 28% en diez años. Y los números son mucho peores para aquellos que llegaban desde Buenos Aires. De casi 42 mil porteños hace tres años a no mucho más de 7 mil el año pasado.

Ahora, hay una serie de razones que no se citan, y que me parece notable que se dejen afuera del análisis. Uno de ellos es conocido por muchos actores del mercado de turismo argentino: hace tiempo que la ciudad de Bariloche ha dejado de alentar la llegada de egresados, en tanto asumen que su presencia espanta un “turismo de mayores ingresos”. El análisis era simple: muchos estudiantes que llegaban allí lo hacían con el dinero contado, y consumían pocos productos turísticos locales, ya que llegaban con todo pago. He escuchado ya varias veces que agentes turísticos decían que el gran acierto de San Martín de los Andes, otra turística localidad patagónica, era no haber permitido jamás que los egresados llegaran por allí en masa.
bariloche
Como parte de la política de quitar atractivo a Bariloche, pero además de controlar a los adolescentes, que llegaban a la ciudad y muchas veces cometían desmanes, se procedieron a tomar toda serie de medidas. No sólo la prohibición de venta de alcohol a menores; también se revisaban los micros al llegar a la ciudad y se secuestraba el alcohol; también se hacían requisas periódicas en los hoteles. Desde ya, las autoridades locales justificaban todas estas medidas en nombre de la tranquilidad de la ciudad, y seguramente muchas de éstas eran reclamadas por los habitantes de Bariloche. Pero el punto es otro: no se puede dejar esa política fuera de un análisis que deje en claro porqué está cayendo la cantidad de estudiantes egresados que llegan a esa zona de la Argentina. La ciudad era un espacio cada vez más y más controlado, y eso era evidente que a la larga estas decisiones tendrían un impacto sobre el tipo de turismo que se recibía en Bariloche.


viaje


Gracias por pasar, saludos.