Los teléfonos celulares utilizan radiación RF para comunicarse. Algunos científicos suponen que la misma podría producir cáncer. No hay evidencia concreta sobre el tema.

Actualmente hay unos 500 millones de celulares en uso alrededor del mundo, y los expertos estiman que para el 2010, este número ascendería a unos 2.200 millones.
Muchas personas ya han comenzado a renunciar a sus teléfonos fijos de hogar. Incluso los niños tienen aparatos de este tipo. Debido a que su utilización es relativamente nueva, hay todavía preguntas en la comunidad científica acerca de sus efectos cancerígenos sobre el cuerpo humano.

¿Por qué se especula que teléfonos celulares pueden causar el cáncer?
Hay tres razones principales por las que los teléfonos celulares podrían causar ciertos tipos de cánceres:

- Los teléfonos celulares emiten ondas de radiofrecuencia (el RF). Estas son una forma de la radiación, que están bajo la investigación para sus efectos en el cuerpo humano (1).

- La tecnología telefónica celular es relativamente nueva y cambia todavía, así que no hay estudios a largo plazo de los efectos de energía de RF de teléfonos celulares en el cuerpo humano (1).

- El número de usuarios telefónicos celulares aumenta rápidamente. Para estas razones, es importante aprender si los afectos de energía de RF la salud humana, y para proporcionar la tranquilidad si no.

Radiaciones RF
Sus supuestos efectos nocivos derivarían su principio de funcionamiento, que involucra una forma de la radiación que se emite al comunicarse con sus estaciones.

Los teléfonos celulares se comunican vía radiofrecuencia (el RF), una forma de baja frecuencia de la radiación que es utilizada también en microondas y radios AM/FM. Mientras que la radiación de alta frecuencia (la clase se utiliza en radiografías) puede causar cáncer en dosis altas, los riesgos de esta forma más atenuada son poco claros.

La fuente principal de RF del teléfono celular es su antena, que es la que manda señales a la estación receptora más cercana. Cuanto más lejos se encuentra esta estación, el teléfono debe emitir más radiación para comunicarse. Las personas que viven en zonas más alejadas serían las más afectadas, ya que reciben mayores dosis de radiación RF.

¿Qué partes del cuerpo pueden ser afectadas durante el uso telefónico celular?
Ya que los teléfonos celulares son utilizados cerca de la cabeza, es posible que la energía de las radiofrecuencias (RF) producida por estos dispositivos afecte el tejido del cerebro y el sistema nervioso de la cabeza causando

tumores malignos cerebrales tales como gliomas (los cánceres del cerebro que empieza en las células gliales, que es las células que rodean y sostienen neuronas), así como tumores benignos, tumor neurinoma del acústico (los tumores que surgen en las células del nervio de la audición) y meningiomas (los tumores que ocurren en la meninges, que son las membranas que recubren y protegen el cerebro y la médula espinal).

Problemas para cuantificar los posibles daños
Evaluar los peligros para la salud que puede tener el uso de teléfonos celulares es más complicado de lo que parece. Estos aparatos han estado en uso por apenas una década; los tumores pueden tomar dos veces ese tiempo para desarrollarse. Los actuales dispositivos de manos libres, que aminoran una exposición del RF de persona permitiéndolos mantener la antena de teléfono lejos de su cabeza, sólo han sido comunes durante unos pocos años. Estos dispositivos permiten exponer menos la cabeza a las radiofrecuencias.

Los datos en los niños que utilizan teléfonos celulares son aún más escasos. Sin embargo, muchos investigadores creen que los usuarios más jóvenes de teléfonos celulares pueden correr un riesgo más alto porque sus sistemas nerviosos no se encuentran desarrollados completamente y sus cráneos no son tan gruesos como ésos de adultos.

Estudios realizados y en curso
Varios estudios no han encontrado correlación entre el uso de teléfono celular y distintos tipos de tumores cerebrales, aunque la mayor parte estos enfocaron únicamente personas que habían estado utilizando teléfonos celulares por tres a cinco años.

El uso a largo plazo del teléfono celular puede ser otra historia. Un puñado de pequeños estudios ha indicado que utilizar un teléfono celular por una hora cada día sobre un período de 10 años puede aumentar el riesgo de desarrollar un tumor cerebral raro y que esos tumores son más probables de estar en el lado de la cabeza que se utiliza para hablar por teléfono.

Para disminuír los posibles daños

- Mantener conversaciones cortas, reservando las charlas más largas para teléfonos convencionales

- Optar por un teléfono celular que dirija la antena lejos de la cabeza

- Reducir el uso de teléfono celular en edificios y coches, ya que eso requiere una señal más fuerte (o si usted habla mucho de su coche, instala Con una antena externa



fuente:
http://www.buenafuente.com/destacada-salud/salud-cuan-seguros-son-los-telefonos-celulares.htmlcelulares efectos en la salud