Una mujer sobrevive tras pasar casi dos meses perdida en un bosque de Nevada

La turista canadiense, de 56 años, se alimentó de nieve y perdió hasta 14 kilos. Su marido sigue desaparecido

Una mujer sobrevive tras pasar casi dos meses en un bosque


Es una de esas historias imposibles que terminan con final feliz, al menos para uno de los protagonistas. La turista canadiense Rita Chrétien, de 56 años, y su marido, Albert, de 58, desaparecieron hace siete semanas cuando ambos se dirigían en su furgoneta hacia Las Vegas. Nada se supo de ellos hasta que el pasado viernes la mujer fue encontrada con vida en una zona boscosa del estado de Nevada. Rita consiguió sobrevivir sola en el bosque durante casi dos meses, alimentándose incluso de nieve. Ha perdido entre 9 y 14 kilos y el día antes de ser encontrada por unos cazadores pensó que le llegaba su hora final, pero ha sido hospitalizada y se encuentra en estado estable. Sin embargo, aún no hay señales del marido.

La fortaleza de esta mujer de Penticton (Columbia Británica) no puede ponerse en duda. La pareja se perdió en el bosque durante un viaje a Las Vegas. Unos días después, según ha contado la propia Rita, el marido decidió ir a pie a buscar ayuda con un GPS y la dejó sola. Esa fue la última vez que lo vio. La turista canadiense aguantó al principio comiendo los «snacks» que la pareja llevaba en la furgoneta, pero cuando se acabaron tuvo que alimentarse de nieve, según ha relatado su propio hijo, Raymond Chretien. Para pasar el rato, se dedicó a leer unos libros que llevaba consigo. El pasado pasado jueves, se sintió sin fuerzas y creyó que le llegaba el fin. «Había una indicación muy clara», dijo Raymond. «Ella se preparaba el jueves para estar con su Salvador o ser rescatada».Un día después unos cazadores localizaron su camioneta en un camino maderero remoto del condado de Elko y dieron con la mujer, asombrosamente, viva.

«Nunca habíamos visto nada igual»
Rita Chrétien se encuentra en condición estable en el St. Luke's Magic Valley Medical Center en Twin Falls, Idaho, donde su médico confirmó que, en efecto, había estado muy cerca del final. «Estamos familiarizados con el hambre en nuestro trabajo, pero nunca habíamos visto nada semejante. Ella, obviamente, tenía una gran mentalidad de supervivencia».

La paciente sigue ahora una dieta de líquidos y todavía está muy débil. Había perdido entre 9 y 14 kilos desde que se perdió. Cuando llegó al hospital, estaba tranquila y era capaz de comunicarse sin problemas. «Estamos muy optimistas de que tendrá una buena recuperación», dice su médico.

No se sabe nada del marido.
Las carreteras de la zona son una «telaraña» y el terreno muy accidentado, y el equipo de rescate que sigue en su búsqueda no está seguro de la dirección que pudo tomar Albert después de dejar a su esposa. Por si fuera poco, la lluvia y el viento están dificultando la búsqueda. La mala visibilidad impide utilizar aviones y los caminos están impracticables.