La mayoría de los usuarios italianos los tiene instalados. En España, ya hay conectados unos 160.000 y, para 2015, habrá 13 millones. La prueba piloto en Latinoamérica arrancará este año en Brasil y, si se cumplen los planes en juego, en un plazo de cuatro años estarían desembarcando en la Argentina.

Se trata de medidores eléctricos inteligentes que el grupo Endesa está habilitando en España y que, en el mediano plazo, quiere llevar al mercado argentino de la mano de su controlada Edesur.


La inserción de los medidores digitales promete cambiar por completo la actual prestación del servicio eléctrico. Al Gobierno y a las empresas distribuidoras les permitirá aplicar y facturar tarifas diferenciales según las horas del día. Por ejemplo, para determinados clientes se pueden fijar tarifas más baratas en las horas valle y más caras en los horarios picos.

Y a los usuarios les facilitará el control de la energía que consumen en forma casi inmediata con la información proveniente de los nuevos equipos.

El plan de “telegestión” que lleva adelante Endesa contempla una inversión de 1.600 millones de euros para actualizar su red ibérica y sustituir los medidores de todos sus clientes domiciliarios de Cataluña, Aragón, Andalucía, Extremadura, Baleares e Islas Canarias.

Con los nuevos aparatos, la lectura de los consumos se hace en forma automática desde los centros de control, al igual que los cortes y las reconexiones de servicios. Además, se pueden detectar “online” los fraudes y robos de energía y acoplar con rapidez a cualquier modificación regulatoria que afecte la prestación del servicio.

Actualmente los medidores de última generación tienen un costo de 140 euros que deberán afrontar los 13 millones de usuarios españoles de Endesa por distintos mecanismos tarifarios.

En Latinoamérica – donde Endesa atiende a 12 millones de usuarios – la primera experiencia de sustitución de medidores está prevista para este año en el estado brasileño de Ceará.

Si pasa el examen, se extenderá al resto de Brasil y a los países de la región donde pisa fuerte en distribución eléctrica: la Argentina, Chile, Colombia y Perú.

Otro proyecto que Endesa está desplegando para exportar a Latinoamérica en los próximos años tiene que ver con la “movilidad eléctrica”. Con el fin de abastecer a los “autos eléctricos” que van ingresando al mercado español, ya habilitó 45 puntos urbanos de recargas, dos de los cuales se encuentran anexados a cabinas de teléfonos públicos.

fuente:http://www.clarin.com/politica/Edesur-planea-traer-medidores-digitales_0_480552120.html