JOVEN DENUNCIÓ HABER SIDO SECUESTRADA


La leyenda de la Trafic blanca se instaló en Varela
El misterio de la Trafic blanca
Se trata del primer y único testimonio que evidencia una historia que se cuenta desde antaño en el Conurbano profundo, pero que nunca logró corroborarse.

Se trata de la renombrada “Trafic blanca”, que según la voz popular, es conducida por una banda dedicada al tráfico de órganos o a la trata de personas. Una paranoia que transitó siempre alrededor del mito y la leyenda urbana, y que en la voz de una varelense de 13 años, comenzó a mutar en realidad.
En el barrio Monte Cudine de Florencio Varela, la menor aseguró haber sido raptada en un vehículo como el que señala el conocido rumor cuando se dirigía a clases al Instituto Modelo Emmanuel, luego de dejar a su hermano menor en la escuela N° 22, muy cercanas entre sí.
ARREMETIDA
Su testimonio es verdaderamente dramático y fue logrado por el periodista “Tato” Fernández de El Radar. Según le confió la chica al periodista en una entrevista dos hombres la tomaron por atrás de sorpresa y le taparon la boca con fuerza. No sé de donde salieron de repente , señaló la joven, que permaneció todo el tiempo junto a su madre.
“Me arrojaron adentro de una Trafic blanca, me pincharon el brazo con una jeringa, me llamaron por mi nombre y me dijeron que ellos sabían donde vivía, cómo se llamaba mi mamá y mi papá , agregó. De acuerdo a su relato en todo momento los secuestradores le dijeron que “no me hiciera la loca, porque me podía ir mal”.
ESCAPE
Con los brazos para atrás, la chica fue sometida a los empujones y luego le amarraron con precintos ambas muñecas. “Me tiraron en el piso de la camioneta, yo lloraba; cerraron y se fueron para adelante, vi que había alguien tapado por una manta, con las manos también precintadas, escuche que discutían, luego dijeron ahí viene y se bajaron, golpee la puerta, como pude la abrí, salte y corrí, corrí, corrí hasta llegar a mi casa”, precisó al Radar.
AUXILIO
La adolescente se mostró muy atemorizada. Lloraba y a medida que transcurría su relató se angustiaba cada vez más. “Tuve mucho miedo, estaba sola. Mi mamá se va a trabajar todos los días a las 5 de la mañana, el celular estaba en el bolsillo de mi mochila, que tenía en mi espalda, como pude lo saque lo puse en el piso, es un celular táctil, lo apreté con mi pera, sabía que el ultimo llamado lo había hecho a mi mama y llame, y me atendió, no me entendía, hasta que cortó”.
La crónica del caso concluyó con la asistencia del sus vecinos, que vieron a la adolescente entrar en un esta de shock a su casa. De inmediato llamaron a la policía mientras su madre iba en camino. Pero eso no es todo: la víctima permaneció internada tres días en el hospital de la zona tras el ataque, a raíz de una fuerte descompensación física.
EN LA COMISARIA NO LE CREEN Ante las cámaras del periodista, recalcó que “la policía no me cree, pero no miento, lo único que quiero es que no vuelvan, saben mucho de mí y de mi familia, les quiero decir a las chicas que vean esta nota que se cuiden mucho”.
En tanto, la mamá de la chica expresó: “nosotros queremos que esto se haga público, porque sabemos que están al acecho, no me puedo callar.
¿SIN ASIDERO?
La denuncia sobre el caso fue realizada en la comisaría tercera de Florencio Varela y en las fiscalías descentralizadas, desde donde investigan el hecho aunque no hay avances en la causa. Nadie vio la camioneta, ni aportó más datos a la presentación original.
El misterio sigue siendo enorme en torno a los casos, que se reportan entre la opinión pública en Lanús, Lavallol, Avellaneda, y contribuye a la psicosis social. Desde la policía y distintos foros de seguridad regionales, desmienten la veracidad de este tipo de hechos ante la falta de evidencias ciertas. Sin embargo, el testimonio de la varelense podría ser la excepción.

Dos desapariciones y la misma búsqueda
El caso de la chica en Monte Cudine, podría emparentarse con la búsqueda de dos jóvenes desaparecidas hace poco tiempo atrás. Una de ellas es Belén Maidana de 14 años, quien desapareció el 14 de abril último cuando se dirigía a la escuela 86 de Quilmes.
La otra adolescente buscada es Melisa Cacheda, de 15 años quien desde 23 enero está ausente de su casa. Ambas familias buscan a las adolescentes sin rastro alguno.
Fuente: http://www.infosurdiario.com.ar/diario/noticia/18820.html