El propietario de un crematorio en Arizona, perdió su licencia después de haber admitido que apilaba los cadáveres en cajas dentro de furgonetas y camiones, porque no tenía espacio en su refrigerador.

Apilaba cadáveres en cajas porque no tenía espacio

Frank Lambert, propietario de Crematorios en el Estado Arizona, fue capturado por amontonar cadáveres donde podía, después que varias personas denunciaron que de las furgonetas salía un horrible hedor.

Durante una investigación realizada por funcionarios del Estado, Lambert dijo que 49 de 74 cuerpos a su cuidado, se pudrieron por el calor sofocante de hasta tres días.

“Estamos consternados por completo”, dijo la Junta de Directores de Funerarias y embalsamadores, ”Estamos sorprendidos y avergonzados porque ésta no es la forma de tratar un muerto”.

La ley estatal dice que si un crematorio no puede incinerar los restos humanos de inmediato, tienen que almacenarlos en un refrigerador a 38 grados.

Caja

Un equipo de la televisión local, dejó al descubierto los cuerpos almacenados en furgonetas durante la noche y, en otro caso, en una camión lleno de cadáveres.

Testigos dijeron a que habían visto gusanos que pululan por el suelo del crematorio.

La junta dijo que Lambert ha cometido 19 violaciónes y revocó la licencia del crematorio, así como la licencia de Lambert para realizar cremaciones. También se le ordenó pagar una multa de $ 3,000 dólares.
[/align]