Por medio de sus abogados afirmaron que el delito que se les imputa no está incluido en la ley de propiedad intelectual. "La ley penal está llena de silencios, y en materia penal el silencio es libertad", indicaron.

Manolo y Herni se defienden despues de un fallo en su contra plata


Los responsables del sitio Taringa! emitieron un comunicado, por medio de sus abogados, en el que cuestionan el fallo de la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que los procesó y le impuso un embargo a la firma por 200 mil pesos, al considerarlos “partícipes necesarios” del delito de violación a la propiedad intelectual por permitir que a través de su sitio diferentes usuarios suban y descarguen material protegido por esa ley.

“Adviértase que si bien los autores del hecho finalmente serían aquéllos que subieron la obra al website y los que ‘la bajan’, lo cierto es que el encuentro de ambos obedece a la utilización de la página […], siendo sus responsables al menos partícipes necesarios de la maniobra y además claros conocedores de su ilicitud, por lo que el convenio que exhiben para pretender exonerarse de responsabilidad no podrá ser tenido en cuenta”, dice el fallo.

Taringa se defendió en un comunicado al decir que “ninguna de las conductas que se les atribuye a los administradores del sitio coincide con la norma penal elegida que sanciona a quien: ´edite, venda o reproduzca por cualquier medio o instrumento una obra inédita o publicada sin autorización de su autor o derechos habientes…´”

“Entender que la acción (o la omisión) llevada adelante por los responsables del sitio es un delito incluido en el inc 1 del art. 72 de la ley 11.723, no es otra cosa que la creación pretoriana de un nuevo delito por la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, órgano constitucionalmente inhabilitado para el dictado de normas de alcance general, facultad reservada en forma exclusiva para el Poder Legislativo Nacional, como garantía de la división de poderes y resguardo del estado republicano de derecho”, continúa el escrito, que agrega que “la ley penal está llena de silencios, y en materia penal el silencio es libertad.”

Los abogados también critican el cuestionamiento al sistema de denuncias de Taringa! por parte de la Cámara, y comparan la forma de reporte a la utilizada por las fuerzas policiales. “La insuficiencia (por cierto no acreditada) que asignan al sistema de denuncias con que cuenta el sitio, no puede interpretarse como una manifestación de voluntad. Si utilizáramos este argumento con la misma lógica para otros casos, podría concluirse que la policía, que tiene un sistema de recepción de denuncias burocrático, no evita el robo de automotores que a diario ocurre en la Ciudad, entonces la policía colabora con los ladrones facilitando el robo de automotores”, afirman.

Los defensores también apuntan a la existencia previa de la copia de las obras cuyos links fueron colgados en el sitio. “No puede afirmarse la existencia de una participación necesaria cuando el resultado (la copia de las obras) no sólo se hubiera producido de cualquier forma sin la existencia del sitio administrado por los imputados, sino que en la mayoría de los casos el delito preexiste a la supuesta “participación” de los imputados. Es más, aún admitiéndose hipotéticamente la participación de los imputados, ésta jamás podría calificarse como necesaria dado que el ingreso al sitio no era condición indispensable para el acceso a la obra plagiaria, cuya ubicación podría conocerse sin transitar por el sitio de los imputados, y de igual forma obtenerse una copia”, dice el comunicado.

Taringa! tiene en su haber unas 5.600.000 visitas y más de 20 mil posts diarios. Sus propietarios fueron procesados por ser considerados “partícipes necesarios” del delito de violación de propiedad intelectual por permitir que a través del sitio se suba y descargue material protegido por esa ley.

En 2009, la Cámara del Libro, las editoriales Astrea, La Ley, Rubinsal y Asociados, Ediciones de la Flor, Ediciones La Rocca, Editorial Universidad, Gradi S.A. promovieron una denuncia contra Taringa! y otros sitios por una supuesta infracción a la ley 11.723. La denuncia no prosperó y se pudo seguir su curso por un recurso de apelación.