Plan Nacional de recuperación del Ferrocarril




Plan Nacional de recuperación del Ferrocarril





En el marco del plan de recuperación del Ferrocarril Belgrano Cargas en Santa Fe, en 20 días se licitará la renovación de vías por más de 500 millones de pesos. Ya hay dos tramos que se están modernizando.







obras








A días que la presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner anunciara el llamado a licitación en el mes entrante de la renovación de varios kilómetros de vías ferroviarias en el marco de un plan integral de recuperación de ramales del Belgrano Cargas, de a poco comienza conocerse el alcance que esas futuras obras tendrán en la provincia. Según se desprende de los detalles publicados hace algunas horas en la página web de la Administración de Infraestructura Ferroviaria (Adif), en Santa Fe se renovarán en total casi 125 kilómetros de vías en tres tramos distintos por un monto millonario: más de 500 millones de pesos. Esto se suma a los 90 kilómetros que ya habían comenzado a remozarse el año pasado. Desde la ONG Amigos del Riel, entidad que desde hace años reivindica y defiende el transporte por vías y de tracción eléctrica, destacaron la importancia del plan a nivel nacional y explicaron que la provincia y la zona portuaria de Rosario y su área metropolitana es una de las más beneficiadas por los anuncios. En tanto, desde el gobierno provincial fueron más cautos: si bien desde la Casa Gris rescataron que todas las obras son “bienvenidas”, aprovecharon la ocasión pata volver a pedir para que se avance con el plan Circunvalar.






El pasado 17 de mayo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció una segunda etapa de un plan de recuperación del ferrocarril Belgrano Cargas. Según anunciaron medios nacionales, el proyecto integral a nivel nacional a largo plazo contempla la construcción de 3.200 kilómetros de vías en reemplazo de parte de la traza existente, que no está en condiciones de ser utilizada. Ese día se destacó que lo que se viene, de concretarse, se tratará de la mayor inversión ferroviaria en los últimos sesenta años: tendrá un costo de 5.800 millones de dólares, que según el plan serán financiados por el Tesoro Nacional, la Corporación Andina de Fomento, el Banco Mundial y el Banco de Desarrollo de China. Con el total de las obras terminadas se podrá transportar diez millones de toneladas de granos, hidrocarburos, minerales y otras cargas, que en la actualidad son movidas por camiones.






Pero todo eso formará parte de un futuro más lejano. En concreto, hace diez días lo que se presentó fue el llamado a licitación a mediados del mes entrante para otro tramo de la monumental obra. Y, en ese marco, parte de los avances que se vienen involucran directamente a la provincia de Santa Fe. Es que la inversión más importante se llevará a cabo sobre el corredor T, que une la provincia de Salta con los puertos de Barranqueras y Avia Teraí con los puertos de Rosario y su zona metropolitana. La longitud de esta traza troncal es de 1.645 kilómetros y actualmente traslada apenas 600 mil toneladas anuales por su baja confiabilidad y magra velocidad. La idea es que con la obra acabada se pueda trasladar y depositar en los muelles de la región 8 millones de toneladas de carga anuales –lo mismo que se transportaba hasta 25 años atrás– en su gran mayoría granos. Pero ahora la inversión total requerida para ello suma 7.000 millones de pesos.






De ese total, en concreto, 2.332 millones se llamarán a licitación el 22 y 23 de junio próximos, de acuerdo con información que brinda la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en su página web. Eso se conoció en las últimas horas. Las obras en el Belgrano Cargas incluyen “la renovación de vías con materiales nuevos” en tres tramos (de un total de 17) de la provincia de Santa Fe. Por un lado, está previsto que eso se lleve a cabo en la línea C, entre Petronila y La Lucila, y también entre esta última localidad y Santurce, todo en el norte provincial. Entre esos dos trechos se remozarán casi 85 kilómetros de vías para lo cual se invertirán cerca de 350 millones de pesos. La tercera línea que saldrá a licitación es un trayecto de poco más de 38 kilómetros que se ubica entre Monje y Timbúes por una cifra de 162 millones de pesos. Así, en total, con esta mejora se modernizarán en Santa Fe casi 125 kilómetros de vías por un monto de más de 500 millones de pesos. Pero hay más: el pasado 17 de mayo también se anunció la “rehabilitación” de un tramo de 360 kilómetros de la línea C que también incluye a la provincia; entre Pozo Hondo, Bandera y Tostado. Lo números reflejan lo costoso que es invertir en ramales: sólo por un kilómetro de vías hay que “poner” alrededor de 4 millones de pesos.







Lo que se está haciendo








carga









En rigor, como etapa inicial, durante el año 2009 se lanzaron cinco licitaciones para la renovación total de 205 kilómetros de vías del corredor T, por un total de 768 millones de pesos. Las obras comprenden cinco tramos que se localizan a lo largo de donde surca el Belgrano: en Chaco, Santiago del Estero y Santa Fe; se iniciaron el año pasado y se encuentran avanzadas a nivel general en un 25 por ciento en promedio, según el gobierno nacional. En Santa Fe son dos los trechos que en este momento están en ejecución. Uno, sobre la línea C, con cerca de 43 kilómetros de extensión, entre las estaciones Naré y Villa Saralegui. Y el otro, de 47 kilómetros, en el ramal F.1 entre las estaciones Coronda y Monje. “Vemos que se van viendo lugares nuevos, se está trabajando. Hay que irse para verlo a Barrancas, ahí esté el obrador principal”, explicó Rolando Maggi, titular de Amigos del Riel





Dejando los tecnicismos de lado, y para que se comprenda, el especialista explicó que “lo que se está renovando son los durmientes de quebracho”, a los que cambian por hormigón. “Sobre eso se monta la vía, que es siempre de acero. Esto permite tener cargas más pesadas y aumentar la velocidad de traslado”, explicó Maggi. La dimensión de los materiales se hizo en previsión de una carga máxima por eje de 22
toneladas y una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora.





En la organización tienen una visión favorable y optimista en torno de las políticas nacionales que se
vienen llevando en busca de la recuperación del ferrocarril, sobre todo en Santa Fe. Para Maggi, la provincia se ve especialmente favorecida por este plan. “El ferrocarril debe tener un lugar sustantivo para la producción. Esto es una decisión económica. Es claramente una mejora en los costos para la exportación. Y es un tema que hay que resolver. Es salir a ser más competitivos en el mercado internacional”, sostuvo.








Según explica el titular de Amigos de Riel, en principio las renovaciones en la provincia son sólo para transporte de carga. Pero no suprime la posibilidad de que con el tiempo puedan darse otras inversiones para reactivar el de pasajeros. “No hay que descartarlo”, dice Maggi, y aporta al instante que en algunas provincias, como Córdoba, Chaco y Salta, “sí se está pretendiendo operar en servicios de pasajeros”. “Lo importante es que ahora hay un plan nacional de recuperación del ferrocarril, que se está ejecutando. En esta magnitud hace por lo menos 30 años que no sucedía”, indicó.





En tanto, en el gobierno provincial prefieren ser algo más cautelosos a la hora de describir y evaluar el estado de situación y las futuras inversiones. “Como noticia para la provincia todo arreglo es bienvenido. Aunque hace falta más para que esto funcione correctamente. Si no la complementamos con las obras necesarias del plan Circunvalar no se resuelve lo de fondo”, sostuvo en contacto con este diario el secretario de Servicios Públicos de la provincia, Antonio Boggiano.






El plan Circunvalar, básicamente, es una estrategia de reordenamiento del transporte de cargas terrestre y tiene por fin adecuar y modernizar la red ferroviaria y sus accesos a las terminales industriales y portuarias de la región. La obra ferroviaria de mayor fuste ideada consiste en la construcción de un corredor en forma de anillo de 87,5 kilómetros de longitud entre la localidad de Alvear y Puerto General San Martín. Esto, de concretarse, funcionará como punto de convergencia de los 10 ramales ferroviarios que actualmente confluyen en la ciudad. De este modo, todos los trenes de carga circularán por el corredor circunvalar y sólo podrán acceder a la zona urbana los trenes de pasajeros que funcionan actualmente o que lo hagan en el futuro






millones











Fuente:http://www.elciudadanoweb.com/?p=221377