¿Político o actor porno?

Los escándalos sexuales alrededor de reconocidos políticos siguen estando en la primera página de los medios en todo el mundo.

Después de los sonados casos del Director Gerente del FMI, Dominique Strauss-Khan; de Arnold Schwarzenegger; y del excandidato demócrata John Edwards, ahora es el representante Anthony Weiner el que tiene que renunciar a su cargo por asuntos calientes.

Weiner hizo uso indebido de su twitter para enviar fotos en paños menores a algunas de sus seguidoras y eso le costó su carrera política, aunque podría abrirle la de actor.

Resulta que ahora el dueño de una reconocida revista porno le ofreció trabajo, con el 20 por ciento más de lo que ganaba como congresista y pagándole los gastos de traslado a una nueva ciudad en Estados Unidos. En la doble moral es que se mueven los intereses gringos.