Luego de reinaugurar el Instituto Leloir en Buenos Aires, la Presidenta resbaló y se golpeó contra una reja, lo que le produjo un pequeño corte en el rostro. Fue trasladada a un hospital por precaución.



Fue trasladada a un hospital por precaución


(Corría riesgo de que le salgan las tripitas)



La presidenta Cristina Fernández sufrió esta tarde un golpe en el rostro luego de participar en un acto en el Instituto Leloir en esta ciudad, mientras que el gobierno todavía no suministró información oficial a más de una hora de haber ocurrido ese episodio.

La jefa de Estado fue conducida en una silla de ruedas hasta una ambulancia que la trasladó desde el lugar del acto a una clínica privada de Capital Federal y se le colocó un cuello ortopédico por prevención, según se supo de manera extraoficial.

Susto para los K, Cristina se golpeó la cabeza
Cristina Fernández, antes del accidente.

Quien dio detalles del accidente fue el director ejecutivo de la Fundación Buenos Aires Sida, Alex Freyre, uno de los testigos del incidente.

La Presidenta tuvo "un pequeño corte en el rostro" al resbalarse y golpearse "con una reja" y ahora "está bien", aseguró Freyre a través de Twitter.

Ese directivo explicó por esa misma vía: "Cristina está bien. Fue un susto que nos desesperó. La llevaron al primer piso. Se resbaló y fue con la reja el golpe".

Puntualizó que fue "un pequeño corte en el rostro. Creo que fue al saludar a alguien, vimos como la llevaba seguridad con un pañuelo con sangre en la frente".

El gobierno aún dio información oficial sobre su estado de salud.

Según las personas que estaban en el lugar, que no pudieron determinar la forma en que se produjo el percance, sólo vieron que al bajar de una escalinata la jefa del Estado trastabillo y se golpeó contra una reja, tal como precisó Freyre.

Esos mismos testigos vieron que la mandataria se tomó la cara con un pañuelo que se manchó con sangre aparentemente por un corte en la ceja y se trasladó por sus propios medios a un sector del Instituto donde la atendieron los médicos.

Algunas versiones indican que, por precaución, la Presidenta fue trasladada a la clínica Otamendi para realizarse una resonancia magnética a fin de descartar problemas posteriores y que desde allí se la trasladará a la Residencia de Olivos.