Santiago del Estero, la Justicia investiga presunto abuso de una alumna en el Bachillerato Humanista

Busca establecer si hubo delito en los hechos denunciados por padres del establecimiento. Las autoridades educativas niegan el hecho, aunque admiten que se están ocupando de un caso “complejo”. Hoy habrá reunión de padres.


Prudencia y reserva total. Ambos cometidos caracterizarán al trabajo de un juez y una fiscal que desde ayer instruyen de oficio una investigación, en pos de determinar si realmente existió el hecho denunciado por padres del colegio quienes asuguraron que cuatro alumnos habrían obligado a una compañera a practicarles sexo oral, en el Instituto San Pedro Nolasco, Bachillerato Humanista Moderno.

Así lo confirmó ayer un vocero del Poder Judicial, explicando que la Justicia del Crimen girará en las próximas horas pedidos de informes a la institución, ubicada en 24 de Septiembre casi Urquiza, para pedirles un informe respecto de los supuestos hechos.

En ese sentido, vale destacar que el Bachillerato emitió un comunicado publicado ayer por EL LIBERAL, refrendado por la apoderada legal, contadora Erika Keller.

Según el mismo, el colegio niega que haya existido tal abuso, pero reconoce que se está “frente a hechos relacionados con la pubertad y el descubrimiento sexual, propio de esa etapa, complejos en su presentación, pero absolutamente distintos y alejados de los descriptos por los denunciantes”.

Abstrayéndose del clima oficial educativo, la Justicia solicitará también una reunión con los psicopedagogos que cumplen funciones en la institución. De ellos desea una conclusión básica sobre lo sucedido, ya que puertas adentro el tema desembocó en múltiples reuniones.

La prudencia, impronta dominante en la causa, apunta a proteger a los cinco menores, también a evitar que el caso obre como disparador adverso en la población educativa.

Sin embargo, tanto el juez como la fiscal desean trabajar y establecer lo sucedido.

Se sabe que el sexo oral habría sido consumado en un baño. Trascendió que hubo otros hechos individuales, pero que la menor no consintió lo grupal. Al parecer, reincidió porque uno de los compañeros la habría conminado a hacerlo, caso contrario haría público los encuentros

Allí se sustenta hoy el dilema legal: en establecer qué ocurrió y a partir de allí, siempre con oficios y medidas lejos de la prensa, citar a alumnos, padres y quizás hasta recurrir a una cámara Gesell en la búsqueda avanzada de la verdad real.

FUENTE:http://200.61.210.154/ampliada.php?ID=651