El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Sexo, verdades y mitos

QUE ES LO Q LES PASA, PROQ TIENEN UN PASS NO SE ABUSEN, SUS INTERESES NO SON LOS UNICOS IMPORTANTES, DEJENSE DE ROMPER LAS PELOTAS, HAY ESFUERZO DETRAS DE CADA COSA... SABES LA GENTE Q DEJO DE APORTAR POR LA SOBERBIA DE OTROS... CURTANSE YA ME CANSE.


Introducción
La Estructura de la Sexualidad
Dr. Juan Carlos Kusnetzoff

La estructura de la sexualidad es el espacio natural de la naturaleza "virgen" desnuda, donde habita el analfabeto, donde no hay lectura, ni letra, ni saber, ni porqués. Donde no hay secuencia, sino simultaneidad. No hay primero o después, sino "hay". Donde la existencia insiste y donde insiste la existencia. Donde todo se torna inconmensurable, como la historia, la eternidad, el infinito ... La sexualidad recupera la naturaleza, oscureciendo la letra, instaurando el quejido, el ahogo, el grito, la interjección gutural primaria, la sin razón de lo inefable, el mensaje placentero y reproductor del Bios, como mandato invisible que nos atraviesa, nos impulsa y nos fecunda.

PREGUNTAS FRECUENTES


1-¿Que posibilidades hay de que una mujer quede embarazada a mitad de su ciclo menstrual si a la hora de la relación sexual el semen solo tuvo contacto con la parte exterior de la vagina o sea sin penetración?

Hay pocas probabilidades, pero no hay manera de asegurar eso. Todos los días vemos embarazos no deseados - hoy mismo sale una noticia en la Nación, donde en Rosario el 75 % de los embarazos no han sido deseados, todos de adolescentes (!) - se impone el uso del preservativo con crema espermicida y "no jugar con fuego".

2-¿Qué se siente al tener un orgasmo? ¿Es normal que duela el abdomen inferior despues de haber tenido relaciones y a que se debe?

Es muy difícil por este medio decir que se siente. Es imposible trasmitirlo. No hay dolores posteriores, salvo por mala posición.

3-Hace dias estuve con mi novia y nos exitamos y empece a frotar su vagina y en cierto momento ella me pidio que introdujera mis dedos en su vagina, yo lo hice pero despues de hacerlo ella me dijo que solo tenía la sensación de mis dedos en su vagina pero me dijo que no sentia nada, que no le dolia, en fin que no tenía sensación alguna. Se que ella es virgen, bueno, eso me ha dicho ella, y al introducir mi dedo en su vagina pense que iba a sangrar o que le iba a doler o algo asi y paso todo lo contrario. Me tiene muy preocupado por que no se que le pasa a mi pareja y no se que hacer, pienso que ha de ser alguna disfuncion.
Y otra pregunta: ¿Puede afectar a mi novia el introducir mis dedos en su vagina? Tengo 20 y mi novia 19.


Hoy, prácticamente, no hay sangre. Es fácil explicar por que. Las mujeres tienen ruptura del himen, por hacer deportes, andar en bicicleta, hacer gimnasia, y mil cosas más. Es inútil buscar signos de virginidad en las mujeres hoy.

4-Tengo 28 años y no tengo experiencia sexual. Mi virginidad la perdi a los 21 años, pero esta no fue una relación ni placentera ni duradera. Esto quiere decir que tengo 7 años sin tener ningún tipo de relación sexual. En estos momentos tengo pareja y mi problema es que no se cómo actuar y si debo contarle todo esto que he dicho hasta ahora. Espero sugerencias y gracias por la atención prestada.

No tiene ninguna importancia si has tenido relaciones, placenteras o no y hace tanto tiempo ..... Si tu novio no acepta el hecho, cosa que dudo, no vale la pena seguir con él. Siempre es conveniente hablar, tanto los hombres como las mujeres del pasado. Hoy, siglo XXI, no tiene importancia alguna la experiencia sexual de ambos.

5-Me gustaria saber si el punto G existe en realidad, y donde se puede encontar en la mujer y en el hombre.

Se aconseja leer con detenimiento www.e-sexologia.com la parte de Disfunciones femeninas. LEER.
No existe el punto G en el hombre.

6-Tengo una pregunta muy comun; el haberme masturbado desde los 13 años me ha afectado a mi salud actual, pues tengo 28 años y he sufrido de varicocele, hemorroides, colon irritable, fatiga nerviosa. Tendra relacion alguna? La verdad es que después de una eyaculación mi estado general no es el mismo. Pienso que los seres humanos no somos máquinas sexuales, la eyaculación en el hombre afecta el equilibrio energético del organismo, aunque la sexologia lo niegue.

Respeto tu opinión, pero debo desilusionarte: ojalá todo lo que te ocurra se deba a la masturbación. Habremos encontrado la causa para patologías hoy imposibles de encuadrar en causas conocidas. Vos y yo, nos habremos hecho ricos y famosos como científicos. Lo siento. Tus escritos sobre la causa de las cosas que te ocurren, no pueden sostenerse frente a ningún científico serio del mundo.

7-Es un riesgo muy elevado el que uno tenga coito con una mujer, y uno no se cuide? Teniendo en cuenta que cuando se produce la eyaculación, no sucede dentro de la vagina, o sea que cuando se produce la eyaculación se retira el pene de la vagina, y la eyaculacion se produce afuera.

El riesgo que se corre, es igual que si eyacularas. Usar preservativo siempre. Siempre. Con crema espermicida, que se compra en cualquier farmacia.

8-¿Cuándo se le corta el frenillo a un hombre y porqué?

No siempre se corta el frenillo. Sólo en algunos casos, si se estira mucho. No tiene ninguna consecuencia importante.

9-¿Cuánto tiempo antes de la penetración se debe colocar el preservativo?

La respuesta directa, es: cuanto antes. Pero esto es -habitualmente- difícil, de llevar a cabo. Es mucho mejor, apenas se tenga la erección. Sabemos -porque es una de las consultas corrientes- que numerosos jóvenes temen usar el preservativo, porque pierden la erección apenas intentan colocarlo. Es verdad. No hay modos de ocultar que el preservativo es un obstáculo pero, por el momento, no tenemos nada igual o mejor para la prevención de todas las afecciones sexuales, incluído, por supuesto, el SIDA. La mejor manera de que no sucedan problemas con la erección es ir acostumbrándose -poco a poco- a su uso. Se debe hablar previamente con la pareja, incorporar la cajita con el preservativo en los juegos previos, por momentos tenerlo él, por momentos ella, aprender lentamente a abrirlo entre ambos, colocarlo en conjunto él y ella y así, sucesivamente. De manera alguna se puede pretender que de entrada o con una práctica de una o dos veces, todo funcione a la perfección. En esta materia, la magia no existe. Sin embargo, chicas y chicos, sobre todo éstos últimos, tienen una visión apocalíptica, pretendiendo no perder la erección nunca, suponen que ¨ella los rechazará¨, o suelen decir: ¨no quiero pasar vergüenza¨.

10- Intentos repetidos de hacer el amor y el pene no responde.

Sexo, verdades y mitos
Extraído de "Humor Erotic" de Roger Sánchez Ed.Vanguardia. Managua Nicaragua (1986) pag. 9

Es un problema muy común en la gente jóven (y no tan jóven también). El fantasma de la palabra ¨impotencia¨, comienza a rondar amenazante y ya el chico no tiene paz. Se pretende tener un problema físico, orgánico, a toda costa. En casi el 99 % de los casos, problema orgánicos no existen, pese a lo cual, profesionales inescrupulosos o aprovechadores, hacen gastar mucho dinero a los jóvenes con análisis carísimos o procedimientos que están de más. Si los jóvenes tienen erección cuando se masturban, cuando se despiertan a la madrugada o a la mañana, con una frecuencia de una vez por semana ( más) o tienen erección mientras suceden los llamados juegos previos a la penetración, inclusive cuando están vestidos, no existen problemas físicos, hormonales, neurológicos, o circulatorios preocupantes. Obviamente, no tener problemas orgánicos no significa que el problema es ¨mental¨, o ¨imaginario¨ o ¨estar loco¨ -todos miedos muy comunes en la gente en general y en los jóvenes en particular- y por lo tanto, habrá que atender al chico y su ansiedad, con detalle y cariño. La administración hoy, de sustancias locales, o inhibidores selectivos de la fosfodiesterasa en comprimidos, soluciona en poco tiempo el problema.

11-Los hombres homosexuales, ¿Desearían ser o comportarse como mujeres?

Sexo, verdades y mitos
La filosofía en el dormitorio. (1947)
Obra de Rene Magritte
Extraído de "Fantasías Eróticas"
Editorial "La Máscara".
Valencia (España) 1999 pág. 203


Categóricamente, no. La inmensa mayoría de los varones homosexuales, responden sexualmente como hombres y -salvo en la elección de pareja sexual- se comportan como cualquier hombre. No tienen relevancia alguna los conceptos ¨activo¨ o ¨pasivo¨. Incluso existen parejas constituidas firmemente homosexuales, que no tienen relación de penetración. No es eso lo que define la homosexualidad ni la tan mentada ¨actividad¨ o ¨pasividad¨. Es la elección del sexo de la pareja con la cual se comparten caricias, abrazos y orgasmos. Y lo que decimos para las parejas homosexuales de varones, vale también para las parejas de mujeres homosexuales.

12-Hacer el amor .... ¿Puede producir dolor?

Sexo, verdades y mitos

El temor a tener dolor la o las primeras veces en que se practica la relación sexual, es uno de los miedos más comunes en los jóvenes y en particular en las chicas. Puede que la primera vez exista alguna molestia o dificultad, con alguna gota de sangre por ruptura del himen. Pero poco más que eso. Esta molestia desaparece en las veces subsiguientes. Aquí la lubricación natural, juega importante papel y eso sucede si se alcanzan niveles de excitación altos. Si no hay suficiente lubricación, las paredes de la vagina pueden irritarse y entonces las molestias aumentar considerablemente. Se trata de evitar el uso de la tan popular vaselina. Es un derivado del petróleo, que cuesta luego limpiar, mancha, e impide la natural "respiración" de los poros. Se debe usar aceite mineral, de los que se usan para los bebes, o para tomar sol en el verano. En cualquier supermercado o farmacia, los venden. En algunas chicas -muy pocas en verdad- la molestia puede transformarse en dolor que llega a la evitación del contacto sexual. En esos pocos casos, conviene consultar con un profesional especialista en ginecología, quien seguramente, resolverá el impedimento rápidamente.

13-Orgasmo clitorideano, vs. Orgasmo vaginal.
Éste último... ¿Es el "verdadero", el "maduro"?


Sexo, verdades y mitos
La parte del clítoris que no se ve (1, cuerpo y 2, ramas crurales) cumple una función fundamental en la excitación sexual femenina y en el logro del orgasmo. Tanto como su parte visible, el glande (3).

Extraído de Nuestra sexualidad. Julia Pomiés.
Editorial Aique. Buenos Aires (1998) pág. 112


Deberíamos saber todos que los orgasmos femeninos todos, -absolutamente todos- son con intervención directa del clítoris. Y que no tiene ninguna importancia, si son conseguidos por penetración vaginal, por roce del dedo (propio o ajeno) o por algún objeto como un vibrador, por ejemplo. La historia de la madurez o inmadurez del orgasmo, es una historia de comienzos de siglo XX, y estamos entrando en los comienzos del siglo XXI. Debemos saber que muchos jóvenes -de ambos sexos- se hacen demasiados problemas por éste tema, e ignoran que aún con la penetración peneana, si no existiera el clítoris, la mujer no sentiría ni excitación sexual. La vagina como órgano en sí, carece de terminaciones nerviosas y, por lo tanto, mal puede sentir algo. Todas las sensaciones vaginales, son ¨prestadas¨ por el clítoris vecino, que hace de órgano auxiliar cuando se produce la excitación sexual. En esos momentos, se puede tocar en la zona del techo del conducto vaginal, porque al hincharse, tiende a ¨invadir¨ la vagina. Ese es el famoso ¨Punto G¨, que, como se ha dicho mil veces, no es sino el clítoris interno. Es el clítoris y no la vagina entonces la que se toca por fuera o por dentro de la vagina, o con los dedos o con el cuerpo peneano, que al rozarlo repetidas veces, aumenta la excitación sexual, alcanzando el orgasmo femenino. Insistimos: que se alcance con la mano, o con el pene introducido, no hace a la mujer o a la pareja mas o menos "maduro", "normal" o "diferente". Tampoco tiene importancia el momento en que se alcanza, que puede ser antes, durante o después de la penetración. Numerosas parejas se sienten infelices porque creen que deben tener orgasmo simultáneo y consultan por diversas ¨disfunciones sexuales¨. El llamado "orgasmo simultáneo", produce numerosos factores de roce comunicacional, malos entendidos y creencias en patologías inexistentes. Es similar a sentarse en la mesa y comer con la otra persona, e incorporar la comida "simultáneamente", masticar "simultáneamente", tragar "simultáneamente", etc., etc. El orgasmo masculino y femenino, repito, sucede antes, durante o después del otro...

14-El no me acaricia. Para él, tocar, acariciar, acercarse físicamente, es para tener relaciones sexuales.

Es una pregunta que merece una respuesta directa.
Los hombres no estamos preparados para otra cosa que, en términos sexuales, sea excitarse para penetrar y eyacular. Puede parecer frontal y demasiado crudo, pero respetando excepciones, en general, es así. Es obvio que estoy generalizando y puedo ser injusto. La cultura, la educación que hemos recibido, privilegió el contacto con una mujer sólo para tener excitación sexual. Y que de esa excitación -para peor- se concluya con una relación sexual completa, es decir, con penetración. Una desgraciada definición tradicional, ha hecho sinónimo el concepto "hacer el amor", con el acto sexual en sí. Hacer el amor no se hace en la cama; o por lo menos no exclusivamente. Verlo así, es reducir un fenómeno que tiene extensión espacial (caricias en el living, miradas en la cocina, gestos y gentilezas telefónicas) y extensión temporal (palabras dulces ayer, promesas y cumplidos hoy). Los varones creemos que si no hay seguimiento en la relación sexual y su cumplimiento efectivo, no vale la pena acariciar o decir una palabra amable. Importante y difundido error. La inmensa mayoría de las mujeres, no ambicionan tener dentro del conducto vaginal un pene durante mas de una hora. Ese es un sueño masculino y no femenino. La inmensa mayoría de las mujeres desea que el compañero tenga erecta el alma. Y se la erecte a ella. Si ésto no se consigue, es difícil que los tejidos se hinchen y los líquidos se segreguen. Propongo que en vez de "hacer el amor", se "construya el amor". Me parece mas adecuado y que incluye la variable del tiempo, tan necesaria. Los varones carecemos de conocimiento efectivo en materia sexual. Es un error muy difundido, pensar lo contrario. Y mucho mas grave es pretender que sepa, cuando -debemos todos saber- el hombre sabe muy poco y disimula mucho. El famoso machismo le impone que debe saber. De allí que mi fórmula consiste en construir el amor. Para construir algo, se tiene que tener una o varias ideas y un plano, no necesariamente escrito o dibujado. Intercambiar ideas sobre él y si es necesario, hacerle todas las modificaciones que se quiera. Concretamente: "a mí me gusta que me toques de ésta manera, y en éste (señalando) y éste lugar; primero un rato éste y luego éste otro…." . Las mujeres deben meditar un poquito sobre el pene. Es un órgano que sobresale. Está a la vista y al alcance fácil del tacto. Tiene una superficie relativamente grande para su función. Cuando una mujer lo toca, generalmente el propietario del órgano se siente bien y el órgano sufre algunas conocidas transformaciones visibles y tactables. El varón es prácticamente lo único que sabe de sí mismo en relación a la sexualidad, porque desde pequeño, él ha experimentado tocándose y acariciándose (claro es que, le han dicho una sarta de pavadas intimidatorias que lo ha inhibido de por vida, pero ese es motivo de otro artículo). Los varones creemos -erradamente- que el genital femenino y su tipo particular de reacción, es mas o menos lo mismo. Es trabajo femenino exclusivo informar, enseñar pacientemente e insistir con los compañeros, que en la naturaleza no existen dos cosas iguales. Que Dios no hace fotocopias. Que el clítoris es un órgano de dimensiones similares al pene, sólo que los 7/8 (siete octavos, sí!!) se encuentran ocultos, dentro del genital femenino. Sólo 1/8 emerge en la parte superior de la entrada del conducto vaginal. El resto, se encuentra oculto tras los tejidos vulvares y sobresale en el techo del conducto vaginal. Y que se puede acceder al clítoris, por lo tanto, de diversas maneras. O tocando la parte sensible que emerge, o acariciando el interior del comienzo vaginal, en particular su parte superior, o tironeando ligeramente los labios mayores o menores, porque de tal modo, se toca indirectamente el clítoris. O todo junto. Dependerá de las costumbres, los estilos personales, y la capacidad de apertura (no del genital y sí de las neuronas que comandan todo). Además, así como para que el coche nos conduzca, necesitamos una serie de pasos secuenciales -arranque eléctrico con batería, tiempo de espera de temperatura óptima, embriague y colocación de primera marcha, inyección débil inicial de combustible mediante el pedal de acelerador, salida de la inercia inicial y pasaje progresivo a marchas mas livianas y acelerantes- igual cosa ocurre con la sexualidad humana. El clítoris es probablemente uno de los últimos lugares a abordar, estando primero besar, esperar, acariciar, volver a besar, acariciar, comprobar, evaluar, volver a acariciar, etc. etc. Insisto: es una construcción. No hay maquetas pre-hechas. Y cada construcción es provisoria, en manera alguna es definitiva o para siempre.

15-Ella no toma iniciativa en relación a la vida sexual. Ella siempre espera que yo comience.

Las mujeres toman la iniciativa pero en silencio. Ellas esperan que él de un "paso al frente". Ésto suele impacientar y por momentos desesperar a los hombres. En general, los hombres se sienten controlados, como si las reglas de juego las tuvieran que efectuar las mujeres. Como es habitual en éstos casos, la falta de iniciativa es vivida por los hombres, como falta de interés o de amor, lo que suele provocar discusiones y hasta disfunciones sexuales. Se deberá tener en cuenta, que una cosa es la falta de iniciativa y nada más. Una vez comenzado el juego sexual, la compañera "juega el juego" con intensidad y entusiasmo. Pero no siempre es así. En muchos otros casos, falta la iniciativa femenina y siguen faltando después las caricias, los estímulos sexuales necesarios. Se produce una comunicación de una vía sola. Ésto desalienta al hombre, lo va "agotando". Se debe tomar en consideración que los varones -a medida que se van poniendo mas y mas adultos- requieren estímulos específicos intensos y sostenidos. Muchos problemas eréctiles se resuelven con dedicación de estímulos adecuados por parte de la compañera. Es obvio -por conocido- que la mujer necesita estímulos adecuados, genitales y casi siempre de largo tiempo. Pero no es tan conocido el tema del hombre, que llegando a determinadas edades (casi siempre luego de los 45), requiere estímulos específicos. Parejas que han vivido largo tiempo juntos, por cualquier circunstancia banal o crisis que se presentan, pasan algún lapso de tiempo sin tener relaciones sexuales. Cuando reanudan la vida erótica, se sorprenden que las reacciones no son iguales, la lubricación no aparece o la erección no es tan firme. Se requieren estímulos. Vuelvo a repetir: se requieren estímulos. Si hasta ese momento, la mujer no necesitó o no tenía por costumbre acariciar en los genitales a su compañero, porque éste, de solo pensar en ella "ya estaba listo", de ahora en más, no será así. Hasta los 30 años, la gente tiene la vista perfecta. Luego, hay un sector de la población que necesita suplementar el ojo y requiere anteojos. La vida es así y no deberíamos sorprendernos. Sin embargo, en materia sexual, hombres y mujeres, por falta de práctica, de hablar sinceramente, de ausencia de preguntas, el sentido común, no les funciona. Hay mujeres que desean y disfrutan del sexo oral. Pero no lo practican a su vez a sus compañeros. Y a fe cierta que el sexo oral, es una de las cosas que mas excitan a los varones. Muchas mujeres se niegan a ello, porque piensan que es desagradable o algo sucio. En otras ocasiones, temen que les eyaculen en la boca y que pueden ahogarse, o tener náuseas. Muchas mujeres piensan que "hacer eso", es de prostitutas, o no es de mujer decente. Las mujeres deberían pensar que el pene es el órgano más sensible y más vulnerable de un hombre. Los varones tendemos a depositar casi todo allí: nuestra autoestima, nuestra valentía, nuestro concepto de hombría, etc. Errado, pero -lamentablemente- es así. Los varones no requerimos sexo oral porque somos perversos o deseamos simplemente ver mujeres sumisas a nuestros pies. Simplemente, como cualquier ser humano, necesitamos ser aceptados. Es casi un símbolo -al igual del sexo oral a la mujer- de la entrega en intimidad.

16-Frecuencia de las relaciones sexuales. ¿Qué es lo normal?

Es uno de los cuestionamientos más frecuentes. Las personas están a la búsqueda permanente de que alguien les diga un número, para poder así ubicarse y saber si son "normales" o no.
Primero tendríamos que saber, que es "nomal", que se entiende por normalidad. El concepto puede ser estadístico: normalidad es lo que hace la mayoría. En ese caso, la búsqueda ansiosa de un número, de un porcentaje, podrá permitir al usuario, encajarse en la tan mentada "normalidad", o no. Pero lo que la mayor parte de las personas entiende por normalidad, se encuentra en el diccionario: allí se dice que lo normal, es ..... lo normal (¡!), la norma aceptada, (nuevamente por la mayoría), lo que remite al concepto, a las variaciones lógicas de la época, del lugar geográfico y los momentos diferentes para cada persona, para cada grupo social, para diferentes pensamientos, concepciones y costumbres.
Lo que es normal para un argentino, puede no serlo para un norteamericano o un tailandés.
Lo que fue normal en el medioevo, puede no serlo dos o tres siglos después. Lo que es normal en medio de una capital cosmopolita y con personas anónimas como Buenos Aires, puede no serlo en un pueblito del interior del país, cargado de mitos y preconceptos, donde todos se conocen.
Habitualmente la pregunta sobre la frecuencia de las relaciones sexuales, hecha a un profesional, da como respuesta habitual un número, cargado de preconceptos emocionales donde los problemas y características personales predominan. La respuesta habitual queda librada al sentido común de los profesionales y las personas que consultan.
Los varones suelen estar preocupados por la frecuencia. Es origen, muchas veces, de discusiones tensionantes en el seno de la pareja. Generalmente, los varones sienten que no tienen una vida sexual "como deberían". Las mujeres, suelen opinar en contrario.
Para ilustrar este problema, Woodie Allen, el genial director y actor, lo inmortalizó en su film "Annie Hall".
Concurre al Sexólogo la pareja. El profesional pregunta:
- ¿Con qué frecuencia tienen relaciones sexuales?
Annie Hall responde:
- Puhh ...! ¡Una barbaridad...!: Tres veces por semana.
Woodie Allen responde:
- Casi nunca: tres veces por semana.

La experiencia clínica muestra, que numerosas parejas adultas, de muchos años de vida en común, llegan a tener un acuerdo de una o dos veces por semana. Este número suele incrementarse durante las vacaciones y disminuye en relación con las ocupaciones de ambos, el estrés y el cansancio lógico que produce la actividad laboral, la ocurrencia de afecciones comunes como resfríos, gripes, catarros o indisposiciones varias.
Cuando la frecuencia disminuye significativamente, muchas mujeres suelen reclamar, pensando que el compañero "tiene otra", o "ya no la quiere como antes".
Es muy común que frente a cualquier inconveniente de tipo sexual - problemas eréctiles, problemas eyaculatorios, falta de Deseo o anorgasmia- disminuya la frecuencia, lo que termina agravando más aún la problemática sexual. La gente suele creer, que si espera "sentada en el umbral de la casa, verá pasar -como por arte de magia- el carro de la curación". El ejercicio de la sexualidad, es como un entrenamiento cualquiera, que procede por "ensayo y error" alimentado por la frecuencia de la relación.
Es natural que durante los tiempos de la juventud, quizá desde los 16 a los 26 años de edad, según los casos, las dificultades de tener encuentros íntimos -problemas de vivienda, disminución de los ingresos económicos- haga que los jóvenes necesiten tener actividad sexual intensa y no puedan llevarla a cabo. Por lo que la pregunta sobre la normalidad, en éstas edades, deberá estar muy relativizada.
En la otra punta, en los años de cincuenta, sesenta o más edad, para ambos sexos, se impone, también, una frecuencia sostenida sin interrupciones durante todo el tiempo. En éstas edades, la ausencia de relaciones sexuales, influye notablemente en la fisiología. Se deberá tener en cuenta, que la sexualidad humana, es lo más parecido a la batería de un coche: "anda mejor, cuanto más se la anda".


MITOS


El alcohol es un estimulante sexual?

Es muy frecuente escuchar que "unas copitas de más", estimulan el Deseo y animan a las personas a acercarse y a desempeñarse mejor sexualmente. Es indudable el efecto desinhibidor que el alcohol tiene, Actúa sobre la corteza cerebral, disuelve prejuicios y monotonías y libera los centros inferiores del cerebro, donde radican los centros neurovegetativos y del Deseo sexual. Sin embargo, deberemos señalar, que el alcohol tiene esos efectos, pero ingerido en escasa cantidad y por un breve lapso de tiempo. Cuando supera determinados límites de dosis, el efecto es totalmente contrario, perturbando el Deseo sexual, impidiendo una buena erección, produciendo trastornos eyaculatorios y en las mujeres, perturbando la capacidad orgásmica. El peligro del consumo repetido, es muy conocido. Muchas mujeres y hombres, hoy alcohólicos, comenzaron consumiendo alcohol para estimularse, desinhibirse y atreverse al contacto primero social y luego sexual. La repetición reiterada del procedimiento, termina lesionando los centros superiores y el hígado. El consumo del alcohol, ya no fue un medio, sino un fin en sí mismo.

La marihuana es un afrodisíaco?

A semejanza de lo que ocurre con el alcohol, muchas otras sustancias, disuelven las inhibiciones que provocan directa o indirectamente, disfunciones sexuales. Entre otras, la cocaína, el LSD, el opio y la morfina. Tal vez la más conocida de todas, sea la marihuana, denominada en portugués, "maconha". Su efecto de estimulación, suele ser indirecto, en particular, al principio de su consumo. La droga distorsiona la percepción del tiempo y puede producir la ilusión de que el orgasmo se está prolongando. Además, la marihuana vuelve al usuario muy sugestionable. Por lo tanto, si le atribuye a la droga, efectos afrodisíacos, con certeza, va a tener esos efectos, en particular, durante las primeras veces del consumo. Sin embargo, al igual que la mayoría de las drogas, como afrodisíaco, es un verdadero fracaso. Además, su consumo reiterado, produce dificultades eréctiles y del Deseo sexual en ambos sexos, pudiendo provocar hiperprolactinemia (una hormona segregada por la hipófisis) cuya consecuencia más objetiva, sería la de estimular el crecimiento de las glándulas mamarias de los hombres y de las mujeres (ginecomastia), acompañada muchas veces, de dolor.

Mitos sobre la eyaculación femenina.

En los últimos años del siglo, ha habido un creciente interés en el tema. Lo cierto es, que en la medida que aumenta la excitación sexual, aparecen gotas como de "sudor" en la mucosa vaginal. La vagina carece de glándulas; lo que aparece en forma de líquido, es producto de un "trasudado", es decir, en la medida que aumenta la vasodilatación, las arterias que bordean la vagina dejan aparecer en la superficie vaginal, el líquido similar al sudor, constituído por plasma y células de descamación. Es más. Esta aparición de líquido, por producirse por vasodilatación, es el equivalente a la erección en la mujer. Es una señal prematura que aparece cuando la mujer se encuentra excitada sexualmente y no indica la necesidad de penetración por parte del varón. Algunos trabajos científicos, se han publicado con casos aislados de mujeres que experimentaron fenómenos de tipo eyaculatorio. Éstos investigadores aseguran que encontraron evidencias de que "algunas mujeres eyaculan un líquido que contiene el producto de lo que denominan "la próstata femenina", refiriéndose con eso, al sistema de glándulillas parauretrales, incluyendo las glándulas de Skene. Algunos de esos autores, refieren que la eyaculación femenina se produce cuando se estimula el "punto G", que se encuentra en el techo del conducto vaginal, y que no es sino, el clítoris en su parte interna.

El pene grande es importante para la gratificación y el placer de una mujer.

La creencia de que un pene grande es lo que proporciona la satisfacción sexual de una mujer, se encuentra muy extendida y es la responsable de disminuciones sensibles de la autoestima de la gente jóven, inhibiciones sociales importantes y angustias y preocupaciones que se extienden por años. Es difícil hacerle entender a un jóven, que las mujeres no se fijan en el tamaño o aspecto de los genitales. Que ellas valorizan mucho más, el modo, las diferentes maneras de acercarse, de ser acariciadas, de ser atendidas. Y además, que la satisfacción y el orgasmo de una mujer, no están relacionados con el tamaño o forma peneana, porque la vagina carece de terminaciones nerviosas. Toda la sensibilidad femenina, tiene que ver con el clítoris, que -a diferencia de lo que creen la mayoría de las personas- no es un -órgano pequeño que asoma su punta en la parte superior de la entrada de la vagina, sino que se extiende por dentro de los genitales femeninos, asomándose, haciéndo relieve cuando se encuentra lleno de sangre, en la excitación femenina, sobre el techo del conducto vaginal. Esa es la parte principal, que roza el pene cuando es introducido. La naturaleza es sabia y, como trato de explicarlo, penes cortos y delgados o penes largos y gruesos, terminan rozando esta parte sensible sobre la vagina, produciendo la excitación sexual y el orgasmo femenino. El tamaño peneano, está determinado por la herencia. Son muy escasos los hombres que presentan detención en el desarrollo peneano por una falla hormonal.

El tamaño del pene de un hombre, puede calcularse por el tamaño de sus manos o sus pies.

Sexo, verdades y mitos
Por término medio, el pene erectomide poco más de 15 cm de largo y 3,5 de diámetro. Los tamaños, generalmente, son hereditarios. Salvo en muy raros casos, las dimenciones no dificultan la cópula si se emplea la técnica apropiada.

El pene es un órgano cilíndrico, compuesto en su mayoría por tejido eréctil. Durante la excitación sexual este tejido se ingurgita de sangre, poniendo erecto y duro el pene. En el adulto, el pene promedio, en estado de flaccidez, tiene una extensión en longitud que oscila entre los 5 cm y los 10 cm. Algo más de 2,5 cm de diámetro y alrededor de 8 cm de circunferencia. Por supuesto, el tamaño varía de hombre en hombre y de situación en situación. En estado de erección, el pene promedio mide de 13 a 16 cm de longitud, con un diámetro de no más de 4 cm y alrededor de 10 a 11 cm de circunferencia. Nuevamente. El tamaño varía de hombre en hombre. Estando en estado de flaccidez, no será lo mismo medir el pene en ambientes templados o cálidos, que en ambientes húmedos y fríos. Los tejidos genitales tienden a encogerse con el frío, y a dilatarse con el calor. La obsesiva preocupación por el tamaño, lleva a los hombres jóvenes a consultar a especialistas en endocrinología o urología y abandonar prácticas deportivas, por el temor a ser vistos y comparados en vestuarios. Ignoran, la mayoría de las veces, que en esos ambientes, fríos de temperatura, se provoca una disminución significativa del tamaño. Además, los genitales son sensibles (diríamos que "tienen vergüenza" a la exposición frente a los demás, a la mirada de otros. Los jóvenes toman literalmente estos cambios, ignorando que son producto de situaciones absolutamente fisiológicas y normales. Hay muy poca relación entre el tamaño de un pene fláccido y su tamaño cuando está en estado de erección. Y existe aún una menor relación entre el tamaño del pene y el tamaño del cuerpo, o determinadas zonas de él, como son las manos o los pies.

La causa de la homosexualidad radica en la infancia.

La verdad, es que ignoramos con exactitud, la o las causas de la Homosexualidad. Sabemos, positivamente, que no reconoce causales orgánicas, o -como se cree popularmente- causales endócrinos. Existen numerosos investigadores en el mundo, intentando escurdriñar en la psicología y en la sociología del mundo "gay". Incluso existen promisorios datos provenientes de la genética, pero aún, no existe nada en concrreto. A seguir, exponemos algunas teorías sobre el origen de la Homosexualidad:

Aristóteles creía que los hombres homosexuales poseían un "nervio extra", descendiendo por la columna vertebral y terminando en el recto.

Antes del filósofo griego, médicos persas, atribuyeron la Homosexualidad, a la forma en que los jóvenes se masturbaban, si tomaban el pene firmemente, o no.

Freud atribuyó la Homosexualidad, a la identificación de los jóvenes con la madre, destacando la débil figura interior del Padre.


Teoría hereditaria:

Los teóricos "nativistas", argumentan que la homosexualidad es innata. Ellos señalan que la mayoría de los homosexuales crecen en una cultura que fomenta la heterosexualidad y que suelen ignorar sus tendencias homosexuales hasta que llegan a la pubertad y encuentran primero oportunidades para vínculos y expresiones homosexuales. Por lo tanto, sostienen estos teóricos, las tendencias homosexuales deben haber sido innatas y no aprendidas. La influencia de la sociedad, loque hace, es reforzar determinadas tendencias, que ya el individuo trae consigo. Diversos estudios indican que la inteligencia, intereses, características de personalidad y otros factores, eran frecuentemente muy parecidos en gemelos idénticos, independientemente de que se criaran o no, juntos. El propósito de los estudios de gemelos idénticos es demostrar que el comportamiento humano está íntimamente ligado a la estructura genética.

Teoría medio-ambiental:

Hay pruebas muy convincentes, de que la homosexualidad es el resultado de presiones ambientales y otros factores condicionantes. El individuo puede buscar expresiones homosexuales, por ejemplo, como resultado de un incidente homosexual casual, pero placentero, experimentado durante la infancia, o en virtud de haber convivido con otros individuos del mismo sexo durante lapsos prolongados (escuela de internos, o institución correccional) Algunas investigaciones, demostraron varias indicaciones de "indicios de la infancia", en relación directa con la conducta homosexual del adulto. Estos indicadores son: intereses en muñecas, intereses en la vestimenta del sexo opuesto, preferencia en juegos por la compañía de niñas en vez de niños, atribución por otros compañeros de juego de ser "mariquitas", o considerar afeminado al niño en diversos ambientes. Los hombres homosexuales adultos no sólo revelaron un número significativamente más alto de indicadores en la infancia que los heterosexuales, sino además, cuanto más intensa era la orientación sexual, tanto mayor era el número de indicadores expresados. Hace ya muchos miles de años que loscientíficos vienen estudiando el tema de la Homosexualidad. Aún no existen conclusiones ciertas y valederas, sobre que cosa determina o no, la orientación sexual de una persona. Todo lo que sabemos es, que la Homosexualidad tanto masculina como femenina, ha existido desde que la Historia (con mayúscula), comenzó a ser relatada por escrito. Durante diversos períodos de esa Historia, pareció que los estilos de vida homosexual, desaparecieron. Pero fueron sólo apariencias. En toda época y condición social o psicológica, existieron los homosexuales. Deberemos decir, que merecen el respeto y la atención dispensada a cualquier otro ser humano.

Mitos sobre la masturbación.

La masturbación frecuente conduce a la idiotez, o la locura (o a cualquier desgracia o mal imaginario) Probablemente, la forma más fructífera de responder a la máxima capacidad sexual del individuo, es mediante la autoestimulación. La masturbación es una palabra con mucho desprestigio en la sexología. Constituye un acto perfectamente normal en muchachos y muchachas, hombres y mujeres, que alcanza su máxima expresión, durante la juventud, pero que se mantiene, en general, durante toda la vida. Históricamente, se ha achacado a la masturbación una serie interminable e increíble de males, enfermedades o condiciones de salud, en particular, durante el siglo XIX y parte del comienzo del siglo XX. Ha sido objeto de grandes discusiones y en general, se ha esgrimido su uso, como "terrorismo ideológico". Las descripciones de la masturbación, se encuentran plagadas de ignorancia, argumentos falaces, supersticiones y vergüenza. Por lo tanto, sorprende poco que mucha gente, en especial los ingenuos hayan llegado a creer que la masturbación es una práctica dañina, anormal o infantil. Sólo bajo circunstancias extremadamente raras, puede considerarse a la masturbación como una anormalidad sexual, especialmente ya que la mayoría de los hombre y de la mujeres, la practican o la han practicado alguna vez en sus vidas. Los jóvenes viven obsesionados preguntando sobre la normalidad o anormalidad de la masturbación. Si le preguntamos a alguien de más de 35 ó 40 años de edad, pude jurar que nunca se masturbó, o que lo hizo hace ya mucho tiempo. Su práctica tiene un halo vergonzante, que no admite réplica cuando se confiesa. Lo cierto es, que la práctica de la masturbación se vuelve dañina o no conveniente, cuando -como cualquier otra práctica- se hace en forma exclusiva y dejando de lado otras actividades cotidianas o comunes. Si alguien practica un deporte cualquiera, eso no le llama la atención a nadie, pero si se practica durante ocho o diez horas por día, con exclusión del trabajo o el estudio o el contacto social con otras personas, el deporte se constituye en un impedimento. No es, repetimos, el deporte, sino la práctica y la frecuencia que se hace de él. Igual cosa sucede con la masturbación, que practicada con moderación y a modo de descarga del líquido seminal en exceso, no impide en absoluto que la persona siga trabajando, estudiando, o en contacto productivo con otras personas. Si es, prácticamente, lo único que realiza en el día, si permanece encerrado horas, si evita, de tal modo, el contacto social y productivo, estamos -como con cualquier actividad- frente a un panorama patológico.

La menopausia o histerectomia, terminan con la vida sexual de la mujer.

Las mujeres presentan pocos cambios en el patrón de su respuesta sexual a medida que envejecen. Existen ciertos cambios fisiológicos concomitantes con la menopausia y algunos de ellos pueden volver desagradable al coito; por ejemplo: adelgazamiento de las paredes vaginales, disminución de la lubricación durante la excitación sexual, la bóveda vaginal se vuelve menos distensible y más factible de lesionarse o de tener dolor y en algunas mujeres, se presenta dolor intenso causado por las contracciones uterinas durante el orgasmo. Todos éstos problemas, son dependientes de las deficiencias de hormonas estrogénicas, y pueden ser modificadas por la administración de hormonas, ya sea, por vía vaginal, por vía oral, o por los denominados "parches". Administrados con seguimiento gineco-hormonal estricto, y en baja dosis, no existen peligros de cáncer. La disminución estrogénica, comienza alrededor de los 40 años de una mujer, continuando progresivamente, en el transcurso de su vida. El apetito sexual de una mujer, no disminuye ni siquiera si le extirpan los dos ovarios quirúrgicamente. La histerectomía (extracción del útero), al igual que la menopausia, no terminan con el Deseo sexual de una mujer. Muchas mujeres experimentan aumento del Deseo sexual, porque ya la posibilidad de embarazos no existen.

Los humanos pueden padecer del sindrome del "pene cautivo" durante el coito.

Un mito sorprendente que se repite de generación en generación, lo constituye el sindrome del "pene cautivo"; es decir, que los seres humanos pueden quedar atrapados, sin poderse separar durante el coito. Esta noción, proviene de observar a ciertas especies de animales. La mayor parte de la gente jóven, afirma haber escuchado historias truculentas, de parejas que quedaron atrapadas durante la cópula, siendo necesarios auxilios de enfermería o médicos para poder liberarla. Es claro que la historia se narra como una novela, sucedida a un conocido de otro conocido, de alguien que nunca es identificado quien es, y que se estima de verdadero. Por supuesto que el cuadro de vaginismo existe, pero en la inmensa mayoría de los casos, impidiendo la penetración y en un alto porcentaje de casos, acompañado de dolor. Si algún espasmo intenso ocurriera durante el transcurso de la penetración, esto haría perder la dureza de la erección y el pene se deslizaría hacia el exterior fácilmente. En la literatura científica contemporánea, no existen casos verificados de "penes cautivos'.

Los orgásmos simultáneos son más placenteros que los orgasmos que los experimentados en forma separada, además, son necesarios para la compatibilidad sexual en el matrimonio.

Muchas parejas buscan la simultaneidad del orgasmo (que ambos tengan orgasmo al mismo tiempo). Naturalmente, que si ambos cónyuges prefieren el orgasmo al mismo tiempo y muchas parejas lo hacen, entonces deben buscar esta finalidad. No obstante, algunos aspectos de la respuesta sexual deben ser considerados antes de embarcarse en la prosecución -muchas veces meticulosa y obsesiva- para la obtención del orgasmo simultáneo. Es esencial y loable que en la actividad sexual, se haga el esfuerzo para dar al compañero/a el máximo de placer y de satisfacción. Si alguno de ellos está solo preocupado por su autogratificación o por su orgasmo, no se puede prestar atención completa al cónyuge. En forma semejante, si se dedica atención excesiva a la satisfacción del cónyuge, resultará imposible la concentración apropiada sobre la respuesta sexual propia. Además, hay que considerar siempre, que no todos los hombres son iguales ni todas las mujeres son iguales. La tendencia principal, es el sumergirse en el interior de la vagina lo más profundo que sea posible en el momento del orgasmo y mantenerse en esta posición por cierto tiempo, siguiendo después, uno o dos "empujones" deliberados. A la mujer, le suceden cosas similares y generalmente, procede con aceleración de los movimientos, tanto en forma atero-posterior, como laterales, con cierta cantidad de "empujones" y un aumento de la presión en la zona vulvar. Muchas veces, los movimientos y "empujones", se producen sincrónicamente, a manera de una danza. En otras, hay asincronía, producto o de la inhabilidad o del diferente grado de excitación. La búsqueda del orgasmo simultáneo, ha producido una serie interminable de problemas, debido a que no siempre, por las causales antedichas, es posible alcanzarlos. Las parejas se suelen quejar o de eyaculación precoz o rápida, o anorgasmia parcial, o insatisfacción general. Cuando se investiga minuciosamente, no hay nada de eso, sino simplemente, una búsqueda obsesiva de la simultaneidad orgásmica, que cuando no se obtiene, ese "fracaso" se identifica con los problemas antedichos,. En manera alguna depende de la simultaneidad orgásmica, la felicidad de la pareja o el éxito del matrimonio. Además, es posible que la simultaneidad se obtenga por un cierto período de tiempo, y luego tras ciertas viscicitudes propias de la vida, no puedan obtenerse con facilidad. Atribuir a la falta de orgasmo simultáneo, ciertos problemas de relación, es un despropósito, en lo mínimo, exagerado, en lo máximo, una atribución a un problema sexual, de otro tipo de problemas que provienen de otra parte.

La eyaculación y el orgasmo masculino, es el mismo fenómeno.

Quizá sea una coincidencia que la eyaculación y el orgasmo ocurran juntos. Por ejemplo, puede ocurrir eyaculación en algunos pacientes graves neurológicos como los parapléjicos, si la lesión de la médula espinal es alta y no ha dañado la zona nerviosa responsable directa de la emisión. Pero, sin embargo, la eyaculación del parapléjico, no va acompañada de la sensación subjetiva placentera del orgasmo. La sensación de orgasmo es la resultante de impulsos provenientes de la zona desencadenante de la médula espinal baja que llegan a la parte alta del cerebro. Tanto la erección como la eyaculación, pueden ocurrir sin estimulación física alguna. El ejemplo de esto, es la producción de eyaculaciones nocturnas (poluciones) y, por supuesto, la aparición de erecciones matinales o nocturnas. Por otra parte, pueden aparecer orgasmos sin eyaculación, como sucede en los intervenidos quirúrgicamente de la próstata. La eyaculación, en tales casos, es "retrógrada", es decir, se va hacia atrás, hacia la vejiga y se elimina luego con la emisión normal del contenido vesical. Se denominan estos casos, de "orgasmos secos".

[La excelencia de la performance atlética o los rendimientos deportivos, son reducidos o afectados por efectuar el coito en las horas anteriores a las competencias deportivas.

La cantidad promedio de eyaculación, es de 3 a 4 ml., una pequeña cucharita de café. En función de las proteínas y grasas contenidas en el semen, la eyaculación promedio representa quizá, un valor calórico menor de 36 calorías. Por lo tanto, es convincente la evidencia, que una eyaculación normal no puede en forma alguna "debilitar"a un hombre, como lo han afirmado muchos entrenadores, sin duda alguna, en un esfuerzo para introducir "terrorismo ideológico" con la finalidad de provocar que los atletas descansen temprano y vayan a la cama solos, horas antes de la competencia. Además es un mito -muy extendido por otra parte- que la mujer que deglute semen durante la ejecución del sexo oral, engorda o queda embarazada, o tiene alguna consecuencia de daño corporal.

Sexo, verdades y mitos

http://www.e-sexologia.com/

2 comentarios - Sexo, verdades y mitos

zxunami
del papa de andy? , muy extenso para mi
Los comentarios se encuentran cerrados