El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

5 cosas que odiamos de nuestros compañeros de oficina

5 cosas que odiamos de nuestros compañeros de oficina

Pasamos gran parte de nuestro día y la convivencia puede hacerse muy complicada. Acá armamos un top five de conflictos con tus colegas ¿Cuál es el que más te molesta?




La competencia por musicalizar la oficina

Es, tal vez, uno de los puntos de enfrentamiento más importantes en la oficina. Cada uno tiene su propio gusto musical en general y en particular para trabajar. Y si bien hay algunos compañeros que son considerados y ponen el volumen bajo, porque entienden que no todo el mundo puede congeniar con sus gustos, hay otros que se entusiasman y se olvidan que están en una oficina.
Pero si escuchar música fuerte es algo molesto, esto siempre se puede agravar. Nos puede tocar el entusiasta que canta todas y cada una de las canciones que pone. También está aquel que siempre pone el mismo compiladito con temas de la radio que si a la primera escuchada era simpático, a la quinta vez q lo repite las ganas de recurrir a un fulminante o a descofigurarle los parlantes de la computadora. Por último tenemos al ansioso que no deja terminar un tema q empieza a cambiar (a este también lo podemos encontrar en fiestas hogareñas) cada dos por tres. Este no sólo puede llegar a molestar por la música, sino también por los reiterados cambios de ritmo y cortes.
La única solución para esto son los auriculares; o hacen una vaquita entre todos los compañeros y le compran unos auriculares al DJ de la oficina, o te compras unos vos y te aislás del mundo.

La pelea por la temperatura perfecta

Este punto sólo se aplica al verano (en invierno el grado de conflictividad se reduce sensiblemente) y se da en función del uso del aire acondicionado. La verdad es que tanto el frío como el calor son dos sensaciones absolutamente subjetivas y la disputa por acondicionar el ambiente casi se vuelve en una lucha personal. En general este enfrentamiento se suele dar entre la planta masculina y la femenina (?). Los primeros sienten intolerable tener el aire acondicionado por arriba de los 16° (aún cuando en invierno, si hace menos de 20 piden calefacción). Por su parte, las mujeres, casi de forma instintiva, siempre sienten frío. Así haga 43° a la sombra y estén todas las ventanas cerradas, el único aire acondicionado eficiente es el que está apagado.
La única solución a esto es, por un lado, exigirle al staff femenino un saquito como uniforme obligatorio sólo durante el verano. Por otro, el sector masculino debería manejarse dentro de la lógica y no pedir una temperatura menor a la que soportaría en invierno. Así, todos felices.

La compulsión por adornar todo

Todos tenemos a algún compañer@ que hace de su puesto de trabajo un dormitorio de adolescente o, peor, la casa de alguna tía solterona que viaja todos los años a los lugares más kitsch del mundo. Cómo si fueran pequeños homeros que necesitan alicientes visuales para visuales para que su trabajo se sienta menos agobiante, llenan todo su alrededor de posters, calcos, figuritas, muñequitos, peluches y demás chucherías. Si bien esto puede ser simpático o atractivo en algunas circunstancias, en otras puede ser una suerte de asalto visual o invasión al espacio vital de algún compañero.
Lamentablemente contra esto no tenemos mejor solución que saber poner los límites a tiempo; si no se toman medidas rápidamente, un día llegarás a la oficina y pasarás a ser un adorno más.

El cotorreo oficinista

Si hay algo más pesado que el propio trabajo, esto es tener que hacerlo con el soundtrack de algún compañero de trabajo contando sus anécdotas sobre la única vez q fue a jugar al tenis. O peor aún, tener que hablar por teléfono con algún cliente con la voz de alguna compañera de escritorio contando sobre la última vez que fue al ginecólogo de fondo. Y es que para algunas personas el trabajo es uno de los ámbitos de socialización más importantes y aprovechan cualquier momento para relatar cuantas veces sea necesario (en cualquier circunstancia y sin miramientos) todo lo referido al poco tiempo que pasan fuera de la oficina.
También están aquellos que sufren el síndrome del celular y hablan por teléfono como si estuvieran en el living de su casa. Así es como tenemos que disfrutar de todas las historias de aquel compañero de trabajo del que sólo nos interesa que presente el excel en tiempo y forma para poder irnos a tiempo.
Lamentablemente acá no tenemos ninguna solución a mano más que retomar el punto uno y comprar auriculares.

La escatología severa


Esta cualidad poco apreciada en los compañeros de trabajo se puede presentar de diferentes formas y momentos. Ya sea durante el almuerzo, post almuerzo, a primera mañana; en el baño, en el comedor o simplemente en el mismo puesto de trabajo. Las formas de manifestarse, ya dijimos, son varias: olores que salen de una camisa amarillenta, falta de higiene personal, un verano duro o una mala noche. No vamos a ahondar en este tema porque creemos que se explica por sí mismo. Lo único que podemos agregar es que es una de las peores circunstancias a tolerar dentro de una oficina.

link: http://www.youtube.com/watch?v=http://youtu.be/50EXoALySQg

Fuentes de Información - 5 cosas que odiamos de nuestros compañeros de oficina

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 503 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - 5 cosas que odiamos de nuestros compañeros de oficina