Un pequeño pueblo de La Pampa, Loventuel, fue sacudido por una denuncia de tres maestros de la escuela hogar: acusaron a dos no docentes, uno de ellos el esposo de la directora, por abuso sexual y malos tratos contra alumnos y alumnas.
El caso conmociona a la zona y a la provincia. Con 88 casas y unos 170 habitantes, Loventuel es un paraje del oeste pampeano, ubicado a unos 150 kilómetros al noroeste de Santa Rosa.
La escuela hogar Nº 56 tiene 55 alumnos, de los cuales 35 viven en el internado. Los chicos van de los 7 a los 14 años. Algunos, los fines de semana vuelven a su casa. Pero otros suelen pasar más tiempo sin ver a su familia.
Tres maestros, Angel Carrizo, Dora Alicia Santillán y María de los Angeles Muñoz denunciaron lo que no podían callar más: el abuso que sufrían los chicos de la escuela por parte de dos no docentes.
“Hay abuso a niños y niñas, los propios alumnos nos comentan”, dijo el maestro Angel Carrizo. El denunciante no reveló cuántas serían las víctimas de los abusos.
Los maestros decidieron contar todo a los medios después de realizar la denuncia ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas a comienzos de junio.
Después, el fiscal Juan Carlos Carola le dio vista a la fiscal penal Alejandra Moyano. Los tres maestros ya ratificaron la denuncia en el fuero penal.
Pero las acusaciones no terminaron allí. Carrizo acusó a la directora de la escuela Ana María Garro de “tapar todo”. También apuntó a la coordinadora educativa, Marcela Borthiry, de presionar para que no se denunciara el hecho.
“Un no docente me mandó una carta documento. Amenazaba que si hacía la denuncia me hacía juicio”, explicó Carrizo.
En rigor, el maestro pidió hablar con la coordinadora para revelarle las confesiones de los chicos. Y pidió que se tomaran medidas. “Pero no hizo nada. Me empezaron a perseguir”, dijo Carrizo junto a las otras dos maestras. Ahora se conoció que quien envió la carta documento a Carrizo es Luis Coria, chofer, encargado de la cocina de la escuela y esposo de la directora Garro.
Una veintena de padres se reunieron con la coordinadora para pedirle un cambio de autoridades de la escuela y una investigación a fondo. “Pero se decidió a hacer lobby para que no pase nada”, dijo un padre al diario La Pampa.
El Ministerio de Educación de La Pampa informó que Coria y el portero Florencio Tello fueron apartados de sus funciones. “Es en forma preventiva”, dijeron fuentes de esa cartera.
Después de las vacaciones de invierno los maestros denunciantes no volvieron a clase. Y ahora la directora está de licencia. En los próximos días los chicos y chicas comenzarían a dar testimonios de los abusos en la investigación penal.