Sexo oral libre, la nueva moda juvenil a la hora del "debut"



Dicen que el sexo oral es parte de la iniciación. Las adolescentes se filman, se fotografían y se suben a Internet. Hay casos de famosas y no famosas en pleno acto sexual bucal.
Dicen que es cómodo, rápido y fácil.
¿Nuevo rito de iniciación o la manera más eficaz para tener sexo al instante y en cualquier lado?
Muchos videos caseros circulan por Internet. Videos, claro, de adolescentes y felaciones varias. De costado, de frente y hasta de espalda, aparecen y se dan de baja todo el tiempo. Las chicas no suelen negarse ante el pedido masculino. Pero hay otra cosa. Hoy, el sexo oral parece estar de moda entre los jóvenes. Rápido, sencillo y sin compromiso; todo termina rápido y sin casi desvestirse.

Naty, la adolescente chilena de un colegio religioso quye se hizo conocida con su video “Wena Naty”, se hizo famosa gracias a YouTube por el video en el que “atiende” a su amigo. A ella no le importó. La echaron de la escuela, sólo a ella, pero se lució en la Web. Wanda Nara también lo hizo; se mostró, la vieron millones de personas, y mucho no se quejó. Es que parece no tener nada de malo en estos tiempos y ahora las jóvenes parecen implementarlo más que nunca.

“Es posible que se disputen roles de poder entre hombres y mujeres en la fellatio”, opina en la revista Noticias el sexólogo Adrián Sapetti. Y agrega: “El hombre se vuelve un títere de la mujer, allí se pone en cuestión el falocentrismo masculino”.

Para el psicoanalista Andrés Rascovsky, el juego -cuenta Noticias- suma un factor más: pretender esquivar el riesgo de enfermedades venéreas y de embarazos, a la vez que reduce para las chicas la angustia de la pérdida de la virginidad. “La fantasía de que evitar la penetración conserva la virginidad omite el riesgo de contagio de HIV”, sostiene.

Plazas, colectivos, estadios de fútbol, parques, cumpleaños de 15, boliches… en cualquier lugar se puede practicar sexo oral. No es complicado ni merece atención previa. No hay que cuidar otros frentes porque ése es el único que se atiende.

La licenciada en Ciencias de la Comunicación Social y especialista en jóvenes Laura Rombolá también opina en la nota de la revista Noticias: “La competencia por ver cuál hace más petes en una noche de boliche no implica ni sumisión ni poder: al no permitirse elegir a alguien completo con quien estar, todos pierden la libertad para su inicio sexual”

¿El sexo oral está de moda? Para el psicoanalista Daniel Schumukler, el vínculo entre las palabras “pete” y “chupete” no es casual. “El ‘pete’ funciona como una especie de ansiolítico: los varones obtienen un placer físico inmediato, mientras que la mujer, dejándose ver por todos, disfruta de la consecuencia, la fantasía de convertirse en una súbita sex symbol y desafiar todos los límites”, explica.

Cultura del exceso y diversión llevada al máximo posible. Así se impuso esta nueva y clásica versión de sexo callejero rápido y al paso, tratando de romper límites y de llegar cada vez más lejos.