SANDRA AVILA AVILA BELTRA; TERESA LA MEXICANA HISTORIA DE FICCION O MERA COINCIDENCIA

La ficción se cumplió con la realidad, la novela La Reina del Sur, del escritor español Arturo Pérez-Reverte, se convirtió en una realidad, pues en su obra aparece una narcotraficante llamada Teresa Mendoza, personaje altamente parecido a Sandra La Reina del Pacífico Ávila Beltrán, una sinaloense de 46 años sobre la que pesan cargos de tráfico de drogas y crimen organizado en México.


la verdadera historia de la reina del sur

La Reina del Sur, era ficción, pero la ficción se basaba en un contexto real, en una realidad que está aquí, que día a día se vive, se lucha, los cárteles de la droga en México, mantienen su hegemonía delincuencial y sus socios colombianos han cedido terreno ante el poderío economito y humano de los grandes capos.

La Reina del Pacifico, vivía en un mundo subyugante de lujo y poder, siempre acompañada de los grandes barones del narcotráfico. Sandra Ávila, logro hermanar, conjuntar los diversos intereses, siempre comunes, del trasiego de las drogas, conformando a la Federación, una unión de 5 de los 9 cárteles del narcotráfico en México y Colombia.

Operadora y lavadora de miles de millones de dólares, producto de la venta de cocaína y otras drogas, Ávila Beltrán, se descubrió ante sus socios como una mujer fuerte, calculadora, decidida, tenaz, seductora y muy enamorada del hombre en turno.

La Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA por sus siglas en ingles) y la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), mantuvo una investigación de 5 años sobre La Reina del Pacifico, con los datos que socios de Ismael El Mayo Zambada García, Ignacio El Nacho Coronel Villarreal, Diego Don Diego Montoya Sánchez, Edgar La Barbie Valdez Villarreal y los hermanos Arturo El Barbas y Héctor Beltrán Leyva, habían revelado.

Finalmente el pasado 28 de septiembre fue detenida Sandra Ávila Beltrán, considerada una líder histórica en el trasiego de cocaína de Sudamérica a México, su madre, María Luisa Beltrán Félix, es prima del capo Miguel Ángel Félix Gallardo, tío de los hermanos Arellano Félix del cártel de Tijuana.

Su éxito: Las relaciones públicas

La Reina del Pacifico, era la encargada de hacer las relaciones públicas para la organización criminal de Archibaldo Joaquín El Chapo Guzmán Loera, El Mayo Zambada García, El Nacho Coronel Villarreal, del cártel de Sinaloa y Don Diego Montoya Sánchez, líder del cártel colombiano del Norte del Valle, recientemente detenido, su función consistía en operar la logística para la introducción de cocaína a Estados Unidos y Europa procedente de Colombia por los cárteles mexicanos.

Sus actividades, contactos y su influencia en el mundo de las drogas, fueron los motivos para que a Sandra Ávila Beltrán, la nombraran La Reina del Pacifico, pues dominaba la zona marítima desde Colombia hasta Estados Unidos, desde su sede en Guadalajara.

Sandra proviene de una familia dedicada al narcotráfico desde hace tres décadas: los Beltrán Félix y Beltrán Leyva. En 1986, se casó con el ex comandante de la desaparecida Policía Judicial Federal (PJF) hoy AFI, Luis Fuentes Jiménez, ahí fue donde conoció a El Nacho Coronel Villarreal, hermano del capo de Durango, Magdaleno Coronel Villarreal.

Al enviudar en 1987, Ávila Beltrán, empezó a trabajar con los hermanos Coronel Villarreal, Resultó ser buena para los números y para movilizar grandes cantidades de dinero provenientes del narco, sin sofisticaciones financieras, viajaba con frecuencia de México a Estados Unidos con millones de dólares en maletas.

La Reina del Pacifico, siempre fue seductora y sus encantos lograron enamorar a Gonzalo Chano Araujo, El Mayo Zambada García, El Nacho Coronel Villarreal, José Gil lugarteniente de los hermanos Amado El Señor de los Cielos y Vicente El Viceroy Carrillo Fuentes, su ultimo amante fue El Tigre Espinosa Ramírez.

Sin embargo la entrada de Sandra Ávila, a las grandes ligas del narco la marcó Juan Diego Espinoza, a quien conoció a través del Nacho Coronel.

Se enamoraron y establecieron su residencia en el fraccionamiento Puerta de Hierro, en Guadalajara, Jalisco, por estar ubicada estratégicamente cerca del Pacífico. Su cuñado Mauricio El Mauro Espinoza Salazar, viajaba personalmente al puerto de Manzanillo, Colima, para supervisar las descargas de droga.

El Tigre, en uno de sus viajes a Colombia, llevó a La Reina del Pacifico, para presentarla a Don Diego Montoya, el carisma de Sandra y sus conexiones con varios jefes del narcotráfico en México resultaron atractivas y fundamentales para iniciar la federación de narcos, ella quedó comisionada a las operaciones financieras.


Cuenta con el apoyo de

Mayo Zambada
mexico

el chapo guzman
droga

el nacho
pacifico


los hermanos valencia

hermano


los hermanos beltran leiva

Sandra



De amante a jefa

Su nombre tomó relevancia en diciembre del 2001, cuando se decomisó en el puerto de Manzanillo un embarque de 10 toneladas de cocaína en el buque atunero El Macel, que Ávila Beltrán operaba, junto con El Tigre.

De acuerdo al boletín de prensa 171/01 del 22 de diciembre de 2001, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), sus elementos a bordo de un buque patrulla oceánica realizó el aseguramiento de cerca de cuatro toneladas de cocaína que transportaba el buque atunero Macel de matrícula 02001-193335 con registro de Ensenada, Baja California, frente a las costas de Manzanillo, Colima.

Posteriormente la misma Semar señalaba en otro boletín que la cantidad de cocaína incautada no era de 4 toneladas, sino de 9.5. El cargamento tenía como destino Ensenada, Baja California, la embarcación, su capitán Miguel Loera Vázquez, y tripulación, sabían de la carga, los datos contenidos en el expediente 131/01, revelan la forma en que opero este cargamento y la protección con la que contó desde su salida en Colombia hasta su llegada frente a costas mexicanas.

Como pantalla y para justificar sus ingresos, La Reina del Pacífico abrió dos clínicas de bronceado en Providencia y Jardines de San Ignacio, en Sonora, llamadas Electric Beach, que eran atendidas por familiares de El Tigre. En Puerto Vallarta también tenían un local de baños sauna.

Sus intenciones eran convertirse en corredora de bienes raíces, tenía la intención de desarrollar un fraccionamiento al Norte de la ciudad. A su arribo a Hermosillo, ya como amante de Juan Diego Espinosa, buscó a sus posibles socios.

Primero adquirió una residencia en Los Arrayanes, del fraccionamiento residencial Los Sabinos, casa que después rentó a Carlos Alberto Quintero Vera, quien demostró no tener nexos con la organización delictiva.

Sandra Ávila Beltrán, se convirtió en pocos años en una de las mujeres más buscadas por la PGR, por su relación con los grandes capos del narco, a quienes sirvió como transportadora de los pagos por el contrabando. En abril del 2002, el inquilino no volvió a saber de Ávila Beltrán, a quien conocía como María Luisa Ávila Beltrán, uno de los alias de la mujer.

Tras cinco meses de no encontrar a quién pagar la renta, éste quedó como depositario del predio, meses antes había contratado a un corredor de bienes raíces para que adquiriera un terreno donde poder edificar viviendas.

El contratista le ofreció el predio que conforman 225 lotes urbanizados en el fraccionamiento Alto Valle, y crearon la empresa Consorcio Inmobiliario Promotores, cuyas oficinas se ubicaron en la calle Nayarit número 131, de la colonia San Benito.

Su socio desconocía por completo las actividades ilícitas a las que se dedicaba. La describe como una mujer bonita, delgada, estatura normal, quien se peinaba diferente y se pintaba el cabello varias veces, en Culiacán, tenía una residencia que le heredó su primer esposo, el comandante de la PJF, José Luis Fuentes Ávila, quien fue ejecutado.

También estuvo casada con el comandante del desaparecido Instituto Nacional para el Combate a las Drogas, Rodolfo López Amavizca, ejecutado por un comando armado en un hotel de Hermosillo donde convalecía, de esa relación se desprende que La Reina del Pacífico, ya se encontraba en Sonora, desde donde contrataba a mujeres para llevar grandes cantidades de dólares a Colombia, producto de los cargamentos que operaba El Tigre.

Sandra Ávila Beltrán usa como alias las siguientes identidades: Sandra Ávila López, Sandra Luz Arroyo Ochoa, Carla Orozco Lizárraga, Andrea Medina Reyes y María Ávila Beltrán.

Acumula poder

Ávila Beltrán, inició una federación de prominentes capos mexicanos para importar cargamentos de droga de Colombia, en octubre de 2002, la PGR puso al descubierto una organización internacional de narcotraficantes de origen colombiano que operaba en México.

A partir de 2001 las autoridades comenzaron a rastrear las actividades del grupo de mexicanos y colombianos.

En el 2001, la Semar intercepta en Manzanillo al buque atunero Macel, que transportaba 9.5 toneladas de cocaína y arrestan a los 19 tripulantes.

En el 2002, en el AICM, detienen a la colombiana Liliana Bustamante con más de 1 millón de dólares, esposa de Álvaro Espinoza, medio hermano de El Tigre, ese mismo año la PGR informa del decomiso de 234 predios, casas, vehículos, una empresa y joyas en Hermosillo, Sonora. y Zapopan y Guadalajara, Jalisco, valuados en 21 millones 672 mil 825 pesos, propiedad de Sandra Ávila Beltrán.

En septiembre es capturado en Colombia Mauricio El Mauro Espinoza Ramírez, quien es solicitado en extradición por Estados Unidos, por el delito de narcotráfico.

En octubre la PGR informa de la detención de 22 elementos de seguridad que formaban parte de una red de informantes infiltrados al servicio de los miembros de la Federación de capos.

Ya en 2003 y como parte de la Operación Trifecta operada por los Estados Unidos y México, son detenidos 244 cómplices de la federación, entre ellos Manuel Medina Campas, operador del Mayo Zambada.

En 2004 elementos de la AFI, detienen en Zapopan a José Gil El Jogil Caro Quintero, sobrino de Rafael Caro Quintero, al salir de la estética Electric Beach, propiedad de Sandra Ávila.

En 2005 encuentran ejecutado y encobijado a Alfonso Ávila Beltrán, hermano de La Reina del Pacifico, y a Ricardo Alcántara Martínez, un amigo de éste en Tlaquepaque Jalisco.

En 2007 las autoridades colombianas capturan al narcotraficante Diego Don Diego Montoya, uno de los 10 hombres más buscados por el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en ingles) y socio del Chapo Guzmán Loera.

Habrá violencia

Los reacomodos que originaran la captura de La Reina del Pacifico y su amante El Tigre, ya son esperados, las ejecuciones por el chivatazo a la AFI y la Policía Federal Preventiva (PFP), que permitieron la captura son dos señales de que Sandra Ávila y Juan Diego Ramírez, intentaron brincar las trancas.

Los capos El Chapo Guzmán, El Mayo Zambada, El Azul Esparragoza, El Nacho Coronel, los hermanos El Barbas y Héctor Beltrán Leyva, así como el jefe de sicarios La Barbie Valdez, ya se reunieron en Sinaloa y el Distrito Federal, para evaluar las acciones que tomaran y elegir a un nuevo jefe de las relaciones públicas de la Federación con los cárteles colombianos y la guerrilla en Colombia y México, sus socios en el trasiego de la droga.