Historias de conductores borrachos

Desde el padre que le robó el auto de juguete a su hijo hasta el hombre que cayó pasado de copas a su examen de conducir. Estas son las anécdotas más extrañas de ebrios al volante.

Historias de conductores borrachos


Beber y conducir siempre es una mala combinación. Estas son algunas de las historias más insólitas de borrachos al volante que dan prueba de ello.

1. Familia Copas
En el sur de Canterbury, Nueva Zelanda, una familia marcó un extraño record etílico. Una noche, el hijo adolescente fue trasladado a la comisaría por conducir ebrio. Desde allí llamó a su madre para que lo fuera a buscar, pero la mujer había sido arrestada por conducir ebria. Así que buscó auxilio llamando a su esposo… ¡que también estaba detenido por conducir ebrio!

2. Mea culpa
Wisconsin, Estados Unidos. María Strey llama al 911 para reportar a un conductor borracho. Un espíritu cívico ejemplar, sobre todo teniendo en cuenta que la que zigzagueaba por la autopista era ella. La policía la encontró balanceándose de lado a lado, incapaz de realizar la prueba con el alcoholímetro.

3. El alcoholímetro está borracho
El estudiante de Ohio James Miller fue detenido después de ser visto conduciendo alegremente en contra mano. Un proceso de rutina, si no fuera porque Miller estaba disfrazado de alcoholímetro humano, y su traje mostraba leyendas como “el alma de la fiesta” y “sotalmente sobrio”.

4. Conductor insaciable
Para algunos, es imposible calmar la sed. Es el caso de Paul Sneddon, quien, en estado de ebriedad, volcó su auto y quedó atrapado en el coche. Mientras esperaba ser rescatado decidió utilizar ese tiempo muerto para tomarse la última lata de cerveza que había sobrevivido al accidente. Se le prohibió conducir por 10 meses y fue multado con un total de $1100 dólares.

5. Un jefe de 10
En China, diez empleados debieron empujar el auto de su jefe 8 kilómetros, desde el restaurante donde había tenido lugar una fiesta corporativa hasta su casa, porque estaba demasiado ebrio para conducir. Zhang Fei, el jefe en cuestión, estaba al volante cuando los detuvo la policía. Todos fueron liberados rápidamente, ya que se consideró, de acuerdo a la ley de ese país, que mientras el motor estuviese apagado, no había infracción.

6. El peor alumno
El rumano Florin I desperdició su oportunidad de recuperar su carnet de conducir cuando tomó el examen teórico borracho. El hombre, que había sido suspendido por dos años por conducir alcoholizado, dijo que estaba muy nervioso y necesitaba "algo para aumentar su confianza”.

7. La madre descarriada
Heather Choulos, de 32 años, fue acusada de incitar a la delincuencia a un menor después de pedirle a su hijo de 13 años que manejara su Roger, a su regreso de una cena. La mujer y su pareja habían bebido de más en la reunión y se instalaron en el asiento trasero, dejando al adolescente a cargo del volante. Fueron encontrados por la policía estacionados en el medio de una avenida.

8. Afición a los juguetes
El alcohol desinhibe. Preguntenle a Paul Hutton, de 40 años. Fue detenido por la policía mientras conducía un coche eléctrico de Barbie (que se mueve a 6.44 km/h), cerca de su casa en Essex, Gran Bretaña. Así se reveló su extraña afición, ya que no era la primera vez que robaba el rodado de su pequeña hija, en estado de ebriedad. Una vez sobrio, admitió ser un "completo imbécil".

Y vos? Tenés la tuya?

6 comentarios - Historias de conductores borrachos

@laganga
laganga es alto piloto uando esta ebrio
borrachos
@nick6 -1
esto me causo mucha risa
historias
@santirekapo90
jaja buenas historias! yo tengo una!

en mi pueblo cuando es navidad los polis se empedan mas que los civiles
@marianore +1
dice que habia un perro, llego otro y habian dos.