La increíble historia de vida de Tom Hanks


La increíble historia de vida de Tom Hanks

Oscar

HANKS LLAMA DOS VECES La vida de Tom Hanks no es ciencia ficción. Es la increíble historia de ascenso de un muchacho tímido de padres divorciados. Con ‘El amor llama dos veces’, actualmente en cartelera, vuelve a la comedia.

Por: Redacción de El País

Temas: Entretenimiento Tom Hanks

La sencillez del famoso. A pesar de tocar el cielo con las manos, Tom Hanks conserva la sencillez de cuando solo era un estudiante de teatro en Okland, California. Sus éxitos lo pasean por las alfombras rojas de Venecia, Hollywood, Cannes y Londres. Ha sido el invitado especial de prestigiosos entrevistadores de televisión como Oprah Winfrey, David Letterman o Chiquinquirá Delgado (en Univisión).

Sin embargo, él no tiene inconvenientes en salir a promocionar sus películas como si fuera un desconocido. Por ejemplo, fue personalmente a México para el estreno de ‘ El amor llama dos veces’. Así es Hanks.
Rita Wilson, la socia perfecta

Esposa, actriz y productora Tom Hanks y Rita Wilson llevan 26 años juntos, incluidos los tres de noviazgo, antes de casarse en 1988. Es actriz y a menudo actúa junto a su esposo en producciones como ‘De la Tierra a la Luna, Apollo XIII’, ‘That Thing You Do!’, o en la nueva comedia ‘El amor llama dos veces’, donde interpreta a una funcionaria bancaria.

Y aunque la mayoría de sus papeles son secundarios, ella es una destacada productora de cine y televisión. La suya no sólo es considerada una de las parejas más estables sino de las más lucrativas de Hollywood. Rita tiene la misma edad de Tom y nació en Los Ángeles.

“Él da el ciento por ciento a diario. Es feliz. Está boyante. Está presente”. Esto dice la actriz Julia Roberts sobre Tom Hanks, coprotagonista y director de la comedia romántica ‘El amor llama dos veces’. Un título en el que el californiano de 55 años se triplica en los roles de productor, actor y director.

Trabajar con Hanks parece ser una delicia: hace muchos requerimientos, pero los actores se sorprenden de que él realice todos sus roles casi sin esfuerzo.

Como si no supiera que es el dos veces ganador del premio Oscar y de un Globo de Oro, entre muchos, Hanks y su elenco interactúan de tú a tú.

Algunos estaban en una escena con él y olvidaban que era el director y lo trataban como un compañero más. Hasta que Tom gritaba ‘corte’ y miraba un monitor para ver cómo había quedado la toma.

“Él confía en sus actores, nos da mucha libertad, lo que es muy raro”, dijo Taraji Henson (quien interpreta a B’ella en el filme).

Para las escenas de las clases de oratoria con Julia Roberts (quien interpreta a la profesora Mercedes Tainot) y a las que asiste Tom Hanks (en el papel de Larry Crowne), este último dio a los actores una tarea fiel a su estilo de improvisación: escoger un tema y hablar del mismo por varios minutos.

Como productor, se ocupa de minucias como elegir la vieja moto que usa Larry cuando se queda sin trabajo. “Hay una gran diferencia entre ir a la universidad en su gran camioneta con radio y aire acondicionado y hacerlo en una ruidosa moto que bota aceite”, explica Hanks.

“Debes tener casco. Si hace frío te da frío, si hace calor sientes calor, así que Larry tiene una experiencia táctil y es cuando su vida empieza a cambiar”, añade.

Hanks contó que “casualmente andaba buscando locaciones para grabar cuando vi la moto perfecta, usada”.
Hanks le dejó nota de su puño y letra (con autógrafo incluido) al dueño de la moto, explicándole que necesitaba el aparato para una película que estaba grabando, y dejó un número telefónico.

El hombre estaba escéptico, pero luego de buscar las palabras ‘Tom Hanks’ y ‘Larry Crowne’ en Google, llamó pensando que era víctima de una broma. Al final, su Yamaha Riva 180 de 1983 salió en la película.

Sergio Ramírez, crítico de cine, reconoce que Hanks es de los más destacados actores de Hollywood, pero por la misma razón no cree que haya sido una buena elección esta nueva película.

“No sé si sea el momento de volver a la comedia. Y como director, creo que no ha encontrado su nicho. Hanks es un gran actor de comedia, pero no creo que sea un gran director de comedia; se necesita tiempo para saber qué potencial tiene”, dice.

El también crítico de cine Sergio Tobón le reconoce su dedicación a la producción de series para televisión y cine. “Pero la crítica no ha sido muy benevolente con esta comedia”, comenta.

“En Nueva York sucedió algo muy curioso: una pareja salió quejándose de la sala y Hanks les ofreció disculpas y les devolvió el dinero de las entradas”, concluye Tobón.

2. Enamorado dos veces

Tom Hanks tenía sólo 5 años de edad cuando se separaron sus padres: Janet Hanks, trabajadora de un hospital, y Amos Hanks.

Tom quedó al cuidado de su padre, un cocinero que cambiaba de trabajo a menudo. Por ello, rodó por seis colegios hasta que se graduó siendo un chico tímido, limitación que desahogó en el teatro estudiantil.

Formado en teatro en la Universidad de California, fue a Nueva York, donde su vida giró del anonimato al reconocimiento.

En 1978 se casó con Samantha Lewes y tuvieron dos hijos: Colin Hanks, hoy también actor, y Elisabeth Ann.

Pero como el amor llama dos veces, en 1985, mientras filmaba ‘Voluntarios’ conoció a Rita Wilson, actriz y productora, y se divorció de Samantha (quien falleció en 2002). Tres años después se casó con Rita, una unión que lleva más de 23 años estable en el corazón del espectáculo. Libre de escándalos, sin infidelidades ni drogas, sólo se sabe que tienen dos hijos: Chester Marlon, de 18 años, y Truman Theodore de 13.

El año de su boda con Rita coincide con la comedia ‘Big’ y Hanks se crece en la pantalla... y en la meca del cine. Pero el cotizado comediante de Hollywood, siempre con un reto bajo la manga, dejó el set de hacer reír por el cine con contenido social.

Ni los premios Oscar por ‘Philadelphia’ y ‘Forrest Gump’ distrajeron al ‘nerd’ de Hollywood.

En 1995, se lanzó como productor de la serie ‘De la Tierra a la Luna’, de HBO, una ambiciosa antología dramática de doce horas que exploraba el programa espacial norteamericano Apolo XIII.

No sólo ayudó a hacer realidad el programa del mayor sueño de la humanidad, sino que dirigió el primer episodio, escribió y actuó (astronauta Jim Lovell) en el capítulo final.

De entonces data su relación con otro ícono del cine americano, Steven Spielberg, quien lo fichó para protagonizar ‘Salvando al soldado Ryan’ (1997). Largometraje que le dio otra nominación al Oscar como mejor actor, y aunque no lo ganó, la película acaparó cinco estatuillas doradas y fue un éxito mundial.

Amante nostálgico de la música de los años 70, en 1996 Hanks escribe el guión, actúa y dirige ‘The Wonders’, nombre de una banda ficticia de rock de Erie, Pennsylvania, que alcanza la fama en 1964.

La llama ‘That Thing You Do!’ y sin ser cantante, Hanks tuvo éxito musical: la banda llegó al Top 10 en las listas de música y logró una nominación al premio Oscar como mejor canción original.

El descarnado drama de Sam Mendes, ‘Camino a la perdición’; la comedia ‘Atrápame si puedes’, donde comparte protagonismo con Leonardo DiCaprio; la extraña comedia de los hermanos Coen ‘El Quinteto de la muerte’, donde es un profesor que reune a una banda de incompetentes ladrones para robar un barco; el impotente inmigrante de Europa Oriental atrapado en el aeropuerto JFK por una convulsión política en su país, en ‘La terminal’, son las más recientes y buenas actuaciones que muestran a Hanks un tanto desvalido e infortunado.

Condición que sólo le va en la ciencia ficción, porque desde que Tom salió de Cleveland hacia Nueva York, sabía para dónde iba: una carrera en constante ascenso, en la que títulos como ‘El amor llama dos veces’ –realización independiente y de poco presupuesto– son solo un divertimiento para el ‘nerd’ de Hollywood.

De la risa al llanto

Muchos se preguntan cómo el tímido Thomas Jeffrey Hanks, que empezó interpretando a Chéjov y a Shakespeare, descolló como actor, productor y ahora director de cine.

El hecho es que este canceriano nacido el 9 de julio de 1956 en Concord, California, ostenta el récord histórico de ser uno de los cuatro intérpretes que ha ganado dos premios Oscar consecutivos a mejor actor principal, por ‘Philadelphia’ y ‘Forrest Gump’, un caso único en la segunda mitad del Siglo XX.

Luego del éxito como el profesor criptólogo Robert Langdon en la polémica ‘El Código de Da Vinci’, repitió ese rol en el filme ‘Ángeles y Demonios’, que lo erigió como el segundo actor mejor pagado en la historia del cine con US$50 millones.

Tom, como lo llamaban sus padres y sus dos hermanos, empezó a tomar clases de teatro después del colegio en Oakland. Y cuando se graduó. premiado como el mejor actor del instituto, ingresó a la Universidad de California, en Sacramento, donde hizo bien la tarea con los clásicos.

Todo empezó con un pequeño papel en ‘El jardín de los cerezos’, de Anton Chéjov, que vio Vincent Dowling, director residente del Great Lakes Shakespeare Festival, de Cleveland.

Dowling lo invitó a su compañía teatral, en la que debutó interpretando a Grumio en ‘La fierecilla domada’, de Shakespeare, y otros clásicos que le hicieron brillar entre la crítica de Cleveland. De allí se fue con su familia en 1979 a Nueva York.

Después de años de hacer teatro, logró debutar en la televisión, en la serie cómica ‘Bosom Buddies’, de la ABC (1980-1982). Le siguieron muchas otras que suman más de 25 películas en su trayectoria.

Sergio Ramírez, crítico de cine de la revista Gente, destaca que Hanks tiene una carrera tan larga, tan variada y tan meritoria, que hay mucho para escoger. “Tiene películas muy buenas como ‘Forrest Gump’, ‘La Terminal’, ‘Salvando al soldado Ryan’, ‘Camino a la perdición’ o ‘Atrápame si puedes’, pero también hay fiascos como una película de terror de cuyo nombre no me acuerdo”.

Se refiere al insípido papel secundario en ‘Sabe que estás sola’ (1980), que sin embargo le dio la boleta de entrada para protagonizar varias comedias. Según sus detractores, estos papeles lo encasillaron en el género de humor. Para sus fanáticos, los consagraron como “el rey de la comedia”.

Lo cierto es que unos y otros rieron a rabiar con ‘Big’ (1988), un éxito de taquilla en el que hacía de niño atrapado en un cuerpo de un adulto... de 1,85 mts. de estatura. Y dio la talla porque recibió el premio de la exigente crítica de Los Ángeles y una nominación al Oscar.

Sergio Tobón, también crítico de cine, admite que ese niño aplicado “Es un actor con recorrido, estuvo encasillado muchos años en el género de la comedia, pero logró desprenderse de ese esquema y entró al drama con ‘Philadelphia’ (1992), con la que ganó su primer Oscar”, dice, pero anota: “un premio inmerecido, además”.

“No es el papel con el que Hanks se debió haber ganado el Oscar. Ese premio debió ser para Daniel Day Lewis por su papel de ‘En nombre del padre’, pero la Academia de Hollywoood se conmovió con el rol del abogado homosexual contagiado de sida”, dice sobre ese primer paso de Hanks de lo intrascendente a lo trascendente, de pasar de delante de cámaras a detrás de ellas, quizás en su afán de demostrar que no era solo un éxito comercial de Hollywood.

Maestro de papeles íntimos y clásicos, que según Tobón alcanzan su máxima expresión en ‘Forrest Gump’, “con el que sí logró conquistar el segundo Oscar y ese público que no había quedado tan convencido de que él era el mejor actor por ‘Philadelphia’.

Hanks en ‘Forrest Gump’ sí hizo un papel mítico e histórico, para nunca olvidar”. De hecho, hoy es la cuarta película más taquillera de la historia.

No opina igual el actor y profesor de actuación Alfonso Ortiz. “Hanks se me hace un actor muy importante dentro del mundo hollywoodense, dice, pero no posee un gran registro actoral como un Robert De Niro, un John Malkovich, un Dustin Hoffman, un Al Pacino, que tienen una gran capacidad interpretativa asombrosa. Incluso hay otros hasta más jóvenes, como Di Caprio o Johnny Depp, que lo superan en capacidad”.

Ortiz admite que el trabajo de Hanks es respetable, “pero es muy lineal. Sus papeles son muy parecidos, su cambio psicológico y emocional no es tan fuerte como el de monstruos como Marlon Brando. O De Niro, que siempre hace de hampón, pero el malo de ‘Cabo de Miedo’ no es el mismo hampón de ‘El Padrino II’, por ejemplo. De diez películas de De Niro, me gustan ocho, pero de diez películas de Hanks me gustan dos”, enfatiza Ortiz.

Pero el actor y director de la Escuela de Actuación Estudio de Actores, John Mario Rivera (El Rey de la Estafa), destaca que Tom Hanks es un actor que siempre toma como referencia para los alumnos “porque trabaja muy bien la actuación interna, es decir, aquella que está centrada en el análisis profundo y psicológico de todos sus personajes”.

Rivera añade que en el trabajo de Hanks se aplica la frase de “menos es más”, según la cual, entre menos movimiento mayor será el estado de concentración, de carga interna, psicológica.

“Todos sus personajes son profundos, sabe manejar muy bien los silencios, algo muy importante para un actor, como lo hizo en ‘Náufrago’”, dice Rivera.

Protagónico que lo acercó a otro Oscar por la transformación psicológica, física y hasta cognitiva que hizo, destaca Tobón. “Le dio un realismo tan dramático, que es otra de sus mejores actuaciones: con eso de bajar 22 kilos de peso, dejarse crecer el pelo y la barba e interactuar con un balón, demostró que es un actor de primera línea y amplia categoría”, concluye Tobón



http://www.elpais.com.co/elpais/entretenimiento/increible-historia-vida-tom-hanks

entretenimiento