Uno de los dos hermanos de origen ruso prófugos de la Justicia por el crimen de su madre, en noviembre del año pasado en su casa del partido bonaerense de Moreno, fue encontrado muerto en un hotel de la ciudad de La Paz, en Bolivia.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que se trata del menor de los hermanos prófugos, Serguei Tchestnykh (18), quien se hallaba prófugo desde diciembre pasado acusado del crimen de su madre Ludmila Kasian (56), acribillada de tres balazos en su dormitorio.

Según los investigadores, Serguei fue hallado muerto el jueves de la semana pasada pero su cadáver fue reconocido en las últimas horas por su padre, quien viajó especialmente hacia La Paz.

Los pesquisas determinaron, en base a los datos aportados por la Justicia de Bolivia, que el joven tenía planeado para el jueves mismo un encuentro, junto a su hermano Illia (28), con el cónsul ruso en Bolivia.

Los primeros estudios forenses determinaron que Serguei murió asfixiado por su propio vómito, aunque las sospechas apuntan a que tuvo una sobredosis, por lo que se esperan los resultados de los estudios complementarios.

El fiscal de Delitos Complejos mercedino, Juan Ignacio Bidone, había solicitado en diciembre pasado la captura de Ilia Tchestnykh y su hermano Serguei por el crimen de su madre Ludmila Kasian (56).

Las fuentes judiciales confirmaron que las capturas de los dos hermanos se libraron luego de un peritaje balístico que determinó que los proyectiles que mataron a Kasian fueron disparados con una pistola que estaba oculta dentro de una CPU en la casa de la víctima.

Se trata de una pistola 9 milímetros que estaba dentro del gabinete de la computadora pegada con cinta adhesiva a la estructura metálica.

Esta pistola había sido denunciada por Ilia como el único elemento de valor del que se apropió el supuesto asesino de su madre y que fue secuestrada por los pesquisas.

Según las fuentes, tras la orden del fiscal Bidone- el mismo que investiga el triple crimen de General Rodríguez de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cometido en agosto de 2008-, brigadas policiales buscaron a los dos hermanos, pero éstos ya se habían fugado hacia Bolivia.

Los investigadores sospechan que el crimen de Kasian ocurrió en medio de una discusión familiar en la que los sospechosos responsabilizaban a la madre de la desaparición de su única hermana Vera Tchestnykh (26), quien permanece desaparecida desde mayo del año pasado.

Valeri Tchestnykh, su esposa Ludmila Kasian y sus cuatro hijos llegaron a Argentina en 1999 escapando de la guerra en Chechenia y se instalaron en Moreno, en una casa situada en la calle General Hornos entre Samaniego y Víctor Hugo, del barrio El Ensueño, en la localidad de Cuartel V.

Fuente: http://www.ellitoral.com/index.php/id_um/67742-aparecio-muerto-en-bolivia-un-joven-ruso-que-residia-en-argentina