Este hombre tuvo sexo con un delfin

Este hombre tuvo sexo con un delfin...


Malcolm Brenner, de 60 años, escribió “Wet Goddess,”, un nuevo libro sobre como un hombre mantuvo relaciones sexuales con un delfín, por nueve meses.

El autor afirma que comenzó su relación con un delfín llamado Dolly en 1970, cuando tenía unos 20 años. Brenner fue un estudiante de segundo año en el New College de Florida, en Sarasota. Un escritor contrató a Brenner para tomar fotografías, para un libro para niños sobre el espectáculo de los delfines en un parque de atracciones en las cercanías de Nokomis. Se le dio libre acceso al parque y se lo introdujo en el personal.

Brenner cree, que el delfín le cortejaba. En un principio, “era más agresiva”, dijo Brenner, que vive en Punta Gorda, Florida, “Ella se pegaba contra mí. Pero con el tiempo, Dolly se convirtió en más delicada”, afirmó.

“Me di cuenta que era extraordinariamente erótico”, dijo Brenner. ”Es tan peligroso como estar con un tigre o un oso. Este es un animal que podría matarte en dos segundos, si así lo quisiera”.

Después de unos nueve meses, el parque de atracciones Floridaland fue vendido para convertirse en vivienda. Su novia de la universidad fue enviada a un oceanario de Gulfport, Misisipí, mientras que el se inscribió en el Evergreen State College en Washington.

“Yo tenía toda la intención de ir a visitar a los delfines cuando llegué de vuelta al sur, pero no funcionó de esa manera”, dijo Brenner. ”Aprendí el camino difícil que los delfines son bienes muebles, y mucho más emocionalmente vulnerable de lo que había imaginado”.

Brenner dijo que Dolly murió nueve meses después de la última vez que la vio.

Ahora parece que la relación de Brenner con el delfin, no han violado ninguna ley. Florida sólo aprobó una ley que prohíbe la bestialidad en este año, después de dos intentos fallidos.

Pero el Dr. Denise Herzing del Wild Dolphin Project, que investiga la comunicación entre los delfines y los humanos, dijo que un libro engrandeciendo una relación sexual humano-delfín podría enviar un mensaje peligroso.

“Tener relaciones sexuales con otras especies no es apropiado para la salud y el bienestar de los animales”, dijo. ”Pone la propia salud de los delfines y la configuración del comportamiento social en riesgo”.

Pero Brenner insiste en que su relación no perjudica a los delfines.

“Para algunas personas es difícil imaginar que no estaba abusando de los animales”, dijo Brenner.”Ellos no ven la interacción con los delfines. Ellos no estaban allí. Estas criaturas, básicamente, tienen libre albedrío”.

Brenner señala que algunos investigadores han argumentado que los delfines deben ser considerados “personas no humanas”, debido a su inteligencia.

“¿Es repulsivo una relación donde ambos sienten y expresan el amor por los demás?” Brenner se pregunta: ”Yo sé de lo que estoy hablando, porque después de que hicimos el amor, el delfín puso su hocico en mi hombro, me abrazó con sus aletas y nos miramos a los ojos por un minuto”.

“Este no era un perro tratando de jorobar en mi pierna. Esta era un delfin hembra de 400 libras, nacido salvaje. Era una criatura increíble”.

“Como conscientes de sí mismo, los mamíferos, como los delfines son capaces de tener profundos lazos emocionales con otros delfines y, al parecer, con seres humanos seleccionados”, dijo Brenner. ”Un delfín puede morir de soledad, de tristeza, de ansiedad por separación”.

Como prueba de sus afirmaciones, señala Brenner a la historia del ex entrenador, que se volvió activista por los derechos animales Richard O’Barry, quien dijo que vio de cerca la vida de los delfines en cautiverio y como se suicidaban en sus brazos.

Brenner en ese momento no estaba casado, pero dijo que sus dos ex esposas, sabía acerca de su aventura con Dolly. ”Ninguna de las dos se opuso”, dijo Brenner.

La hija de su primer matrimonio llegó a diseñar la portada del libro. Brenner, quien ahora es un escritor independiente y fotógrafo, comenzó a escribir Wet Goddess, en 1973.


Fuente: huffingtonpost.com

Opinen...