La compañía alemana Siemens tiene cerca de 400.000 empleados en todo el mundo, es una de las multinacionales más grandes de Europa y del mundo. En concordancia con la decisión política del Gobierno de Alemania -a través de su parlamento- de erradicar por completo la energía nuclear del país para el año 2020; el director general de la empresa Peter Löscher, ha anunciado que: “En adelante, no vamos a implicarnos en la gestión, construcción o financiamiento de centrales nucleares. Es un capítulo cerrado para nosotros”.

Hace un par de años atrás, el mismo directivo anunciaba los planes de Siemens para construir 400 reactores nucleares alrededor del mundo hasta el año 2030. Estos proyectos quedan ahora descartados, como resultado de las decisiones del Gobierno Alemán en cuanto a energía nuclear. Todo esto tiene su origen en el accidente de la central japonesa de Fukushima, que provoca grandes dudas acerca de la seguridad de esta forma de obtención de energía.

Según expresó Löscher en una entrevista publicada en el semanario Der Spiegel, desde ahora Siemens fabricará equipos convencionales como turbinas de vapor y otros, que pueden utilizarse para propósitos nucleares, pero también para centrales de carbón o gas.

Con esta acción, Siemens, junto al Gobierno de Alemania, se pone en la vanguardia tecnológica formulando abiertamente que la energía nuclear ya es obsoleta. La apuesta ahora viene por las energías renovables, sector en el que Siemens volcará todo su esfuerzo. Los analistas creen que esto puede ser el comienzo de una “reacción en cadena” que poco a poco terminará con la energía nuclear. El detonante ya explotó: El terrible accidente de la central de Fukushima podría ser el origen del fin de la energía nuclear.



Sin embargo nuestros descabellados gobernantes en Argentina, dan via libre a la energia atomica y tambien a la megamineria.