Peter capusotto,ultimo año,me cago en la leche

La TV dada vuelta

Peter capusotto,ultimo año,me cago en la leche

Es el humorista de esta generación. Su personaje Pomelo fue tapa de Rolling Stone y guiña desde cientos de remeras. Sus videos queman en You Tube, y es lo más visto del Canal 7 porteño. En esta entrevista con Los Andes, intenta explicar por qué dejó de ser actor para convertirse en ícono.

Mientras la televisión argentina baila por un sueño (¿o un señuelo?), el último héroe del zamarreado canal público se llama Bombita Rodríguez y canta cosas como ésta: “El sol del domingo ya salió / toda la familia va a pasear / quiero armar con vos una molotov / y a la oligarquía expropiaaaar... / sha la la la laa...”. Es el Palito Ortega montonero y milita por el socialismo nacional bailable.

Si no lo vio, vaya a Internet, donde lidera el rating que no mide Ibope: en YouTube, Bombita explota (¡cuac!). Y Fabián Crema, Nicolino Roche, Luis Almirante Brown, Beto Quantro, Pinky Lavié y, por supuesto.... Pomelo, que también se reproducen allí y en el blog capusotto.blogspot.com.

Son las mil y una encarnaciones de Diego Capusotto, elegido por los internautas como el sostén de la contracultura televisiva actual.

El hombre -el actor y el personaje- que pone patas para arriba la lógica de la distribución de los contenidos de tevé: por más que “Peter Capusotto y sus videos” sea el programa que más mida del Canal 7, su audiencia cautiva está en la red, en los fragmentos del ciclo embebidos en Internet que multiplican su rating no oficial (justamente para el canal oficial) y en el merchandising (ringtones, mochilas, remeras) que se vende en la botica virtual.

Lejos del VJ de peluca que presenta los videos en una escenografía lisérgica y delirante, Capusotto (Diego) reflexiona y se hace cargo de lo que disparó: “Me gusta que el programa circule, me gusta que la gente lo disfrute y me gusta que todos formemos parte de una banda por donde circulan ciertos códigos que nosotros tiramos como comunicadores y que mucha gente los toma y los decodifica a su manera”.

“Nosotros” son él y Pedro Saborido, el que le aportó el “Peter” al nombre del programa y el otro 50% de la dupla creativa que cranea todo.

Por eso, Capusotto habla en plural mientras desgrana el fenómeno y confirma que su decisión es correr al costado del establishment televisivo, para no perder “esencia”.

-¿Cómo te llevás con esta fama?

-Sin mucha neurosis, hace 15 años que estoy en televisión, he participado en programas que han sido una especie de ritual para mucha gente y éste es uno más. En realidad me detengo más a pensar en cómo el programa puede salir de la mejor manera que en esto de estar en los medios y ser un personaje público. Toda mi concentración la pongo en poder hacer lo que estamos haciendo en un medio donde es difícil hacerlo.

-¿Sos consciente de la repercusión que tiene “Peter Capusotto”?

-Sí, pero me parece que cuando apareció “Todo por $ 2” también provocó un fenómeno similar. Esto que empezó siendo una cosa muy chiquita, una pretensión más personal porque iba a ser solamente pasar videos, empezó a crecer y crecer… Mucha gente se lo ha apropiado y esto es lo que sucede cuando algo tiene algún tipo de brillo e intensidad que el programa lo tiene, como también lo tuvieron “Todo x $ 2” o “Cha Cha Cha”, que en su momento fue mirado con más desconfianza y después empezó a ser más reconocido. Pero este programa ha crecido no sólo porque lo ve más gente sino porque nosotros lo hacemos mejor que cuando empezamos.

-¿Tuvieron ofertas de otros canales?

-Sí... Esto empezó en Canal 7, que no está tan vinculado a la obsesión por el rating, y después como vieron que podía funcionar nos llamaron de Canal 13 y de América. Pero nosotros decidimos quedarnos acá, porque estamos cómodos y hemos tenido un buen trato, y por una cuestión casi de lealtad también. Nuestra idea no es que el programa tenga que pasar inmediatamente de 2 puntos a 10, sino que tiene que seguir funcionando en su esencia. Y mientras más nos alejemos de esa obsesión por el rating mejor va a salir el programa.

-¿Sintieron que iban a perder esencia si se iban?

-Lo más probable es que eso sucediese o quizás no, y ante la duda yo prefiero quedarme donde me siento más cómodo.

-¿Trabajando en la tevé se puede sostener una conducta?

-Es un medio que permite comunicarse con la gente y en la medida en que eso que uno hace sea genuino puede ser interesante. En la televisión hay cosas interesantes y hay una gran cantidad de cosas descartables. Yo tengo la edad suficiente para elegir lo que ver y no dejarme llevar por el establishment sobre lo que hay que ver…

-También has elegido lo que hacer en la tele…

-Claro. Pero si no aprendiste esto en la vida estás cerrado. Y si le creés demasiado a la televisión y a los medios también vas a tener una visión distorsionada de la realidad. La televisión es un electrodoméstico más pero también puede ser algo que te pueda conmover. Y nosotros estando dentro de la tele preferimos estar de este lado en vez de ser un programa que mientras esté en el aire la gente esté cocinando.

La Pomelomanía

Si el mundo de Capusotto en la tele es el del revés, vamos a seguirle la corriente y continuar la entrevista por la última pregunta. ¿Hasta cuándo piensan hacer el programa? “La idea es hacerlo hasta fin de año, porque después yo tengo ganas de hacer algo de teatro, tal vez agarrar esta idea y llevarla al teatro, no sé todavía... Pero en la medida que podamos aparecer cada tanto va a estar bueno, si tenemos que hacerlo todo el año se va a empezar a agotar”.

Ahora, de vuelta al principio, al origen de la idea: “Nos llamaron de Rock & Pop TV para hacer un programa de videos y a mí se me ocurrió pasar videos de otra época que hoy no se pasan, como gusto personal, no pensé si iba a funcionar. Simplemente me quería dar un gusto. Y Marcelo Iconomidis, un amigo mío, colecciona esos videos y tenía como yo el sueño de ver en televisión esas bandas.

Después se nos ocurre con Pedro armar el lenguaje humorístico sobre ciertas cuestiones e íconos del rock y parodiar un poco ese mundo, un mundo que conocemos porque nos hemos criado formando parte de él".

Pedro es Saborido, la voz en off de los "informes" y el autor de las sesudas sentencias que Peter intercala entre cada sketch. Pero no es un recién llegado al medio: fue el guionista de “Todo x $ 2” y acá además de escribir, produce y participa de la edición. “En el programa con Pedro es mitad y mitad claramente: entre los dos se nos ocurren personajes, él después los guiona, yo puedo agregarles algo, y al final los actúo con mi alter ego, Peter Capusotto, que se encarga de presentar las secciones”, cuenta Diego.

Saborido también es el agente de prensa del programa, porque Capusotto no tiene celular ni mucho menos mail.

-Vos que no usás computadoras, ¿qué pensás de la gente que venera el programa en Internet?

-Son los signos de los tiempos, en los cuales yo soy una especie de portavoz, junto con Pedro, de lo que hacemos. Y después la cosa tiene como su vuelo libre. Evidentemente hay gente que en vez de seguirlo por televisión lo sigue por otros caminos porque a esa hora no está, porque lo puede ver por otro lado, alguno lo grabará... pero ya no me pertenece. Esta bien que circule de la manera que sea, salvo que alguien se lo apropie maliciosamente y ahí puedo enojarme.

-Entonces no sos de meterte a Internet a ver el programa...

-No, no... Yo me entero lo que provoca el programa pero no quiero detenerme demasiado ahí, porque se empieza a dispersar todo y porque no quiero hacer una mirada rectora sobre lo que produce el programa y decir quién está equivocado o no. Prefiero que el programa circule libremente y que la gente haga su propia lectura. No quiero dispersar el objetivo, que es un poco divertirse personalmente y después que eso sea un disparador para que la gente lo haga.

-El año pasado el personaje de Pomelo fue furor, pero parece que ahora lo enterraron. ¿Es el hit de la banda que se les volvió en contra?

-No, el lunes que viene (por mañana) aparece de nuevo. Lo que hacemos con Pomelo es que aparezca de vez en cuando, para que el programa no sea Pomelo-dependiente, de que empiece a ser ganado por la histeria de lo que supuestamente funciona, porque si no, no seríamos coherentes con lo que nosotros pensamos de los medios. Es decir, no queremos que nos pase lo que ocurriría si fuéramos a otro canal: “-Mirá, Pomelo tiene que estar en todo el programa, porque es lo que más pega...”, y nosotros no queremos depender de Pomelo. Preferimos que aparezcan otras criaturas que sean igual o más de importantes para la gente.

-¿Y qué te ocurre cuando ves a un pibe con la remera de Pomelo y no la de Luca Prodan?

-No quiero comparar porque me parece que Luca es bastante más importante que Pomelo. Pero también el pibe que se pone la remera de Pomelo puede entender el código de lo que es una estrella de rock exacerbada, hasta casi crítica. A mí no me molesta, y los pibes saben que Pomelo no es una estrella de rock, ni siquiera canta ni tiene una canción, es un dibujito animado, un bobina, que yo lo hago porque me gusta hacer esos personajes... A Pomelo todo le sale mal, es un icono de la frustración. Es un grito balbuceante de un estúpido que quiere ser estrella.

-¿Se vendió Pomelo cuando apareció en River con Soda Stereo?

-Pomelo se vende siempre (risas), con tal que hablen de él...

Perón, el primer rockero

Mucho antes que Los Simpson, Peter Capusotto también se metió con Perón, aunque parece que en San Vicente y la CGT no se enteraron. Para Peter, el rock siempre fue peronista, y lo demostró con tapes del viejo Juan Domingo en los que el doblaje cambió los discursos de justicia social y tercera posición por el recitado de letras de rock de Los Redondos o Los Tipitos, entre otros. Una relectura notable de la liturgia política del fundador del PJ, que al final era rockero nomás.

-¿Dónde quedó la parodia del peronismo del año pasado?

-Bueno, Bombita Rodríguez tiene que ver un poco con eso. Pero todo va a volver a estar en el programa a medida que lo necesitemos.

-¿Y no se te enojó ningún peronista orgánico?

-No, nunca... Sabemos que hay peronistas inteligentes y peronistas ortodoxos (risas)... Los ortodoxos no se han enojado, por lo menos nadie me ha venido a decir nada.

-¿Y los músicos? Es sabido que Juanse (Ratones Paranoicos) se enojó porque pensó que Pomelo era él...

-No, no me importa mucho hablar del tema de Juanse... A los músicos que conozco les gusta el programa, lo siguen y se cagan de risa, porque los músicos tienen sentido del humor también.

-¿Tenés pensada alguna visita a Mendoza?

-En el supuesto caso que arme algo teatral por supuesto que sí. En Mendoza y en Rosario es donde más gente hemos metido. Si armara una especie de "Peter Capusotto de gira" para un teatro, Mendoza está seguro, pero no sé cuándo.


Espero comentarios.Salu2!!!

diego

6 comentarios - Peter capusotto,ultimo año,me cago en la leche

@renguero8
esto lo lei la semana pasada, lo lei en el diario los andes de mendoza. Pone la fuente t la olvidaste
@Lestatw
#3 - Calimocho20 | 06.06.2008 18:34:00 dijo:



pero si la puse a la fuente,no ves el dibujito bolooo





JAJAJAJA, TIENE RAZON XD



Gracias por la nota, muy buena loco.