El amor y los celos están íntimamente relacionados, ya que quien ama permanece habitualmente en estado de alerta hacia la otra persona. Los celos en pequeñas dosis son saludables e incluso pueden calificarse de románticos pero cuando son excesivos pueden resultar enfermizos y llegar a causar irremediable dolor. Como en muchos de los problemas psicológicos, los celos son el inicio y el desencadenante de una situación personal y familiar insostenible.

los celos ¿Enfermedad o mucho amor?

El principal problema es que aunque sí se puede alcanzar un cierto control, su curación es muy difícil. Una vía para dominar los celos es hablar abiertamente de ellos con la persona que se los provoca y, en su caso, con el especialista. Es fácil que en toda relación se produzcan celos por temor a perder al ser querido, pero hay que ser capaz de controlarlos para lograr ser feliz, pues la persona celosa difícilmente puede serlo, ya que sus deseos por controlar a su pareja de forma continua, y el sospechar de todos sus actos, le imposibilita conseguir esa felicidad.

Debajo de esta problemática encontramos:

Una baja autoestima (aunque parezca lo contrario).
Dificultad para valorarse a sí mismo.
Pérdidas afectivas en la infancia ocasionadas por padres poco valorativos de las virtudes de los hijos, muy exigentes y muy críticos.
Patrones afectivos mal aprendidos o modelos poco útiles para seguir.

enfermedad


Baja autoestima

Los especialistas consideran que los celos surgen en aquellas personas inseguras que no confían en que su pareja sea capaz de quererle y de serle fiel. Cuando una persona tiene la autoestima por los suelos, le resulta difícil llegar a creer que alguien pueda fijarse en ella, por lo que empiezan las dudas y se llegan a ver traiciones donde realmente no las hay.

El historial de críticas y minusvaloración que arrastra una persona celosa, hace que no sepa apreciar lo que los demás hacen por él, y que lo interprete como si no fuese para él, como si debe de haber otro motivo para que se actúe así, motivo que habitualmente se encuentra en un posible amante que hay que ocultar, y todas las conductas que realice su pareja serán reinterpretadas por el celoso hacia ese punto.

El problema está en la pérdida de autoestima que ha sufrido esta persona y que le hace verse como poco merecedor de cariño o aprecio. En su pensamiento sólo hay ideas del tipo:

"No valgo para nada"
"Nadie puede quererme porque soy un perdedor"
"Por qué me quiere mi pareja si no valgo para nada"
"Seguro que me está engañando"

Creatividad de la mente

La mente es una de las "máquinas" más creativas que existen y que actúa de forma automática. Cuando una persona permite que los celos se manifiesten en su forma de ser y comportarse, su carácter se ve dominado por ciertas ideas falsas o verdaderas. La persona empieza a ver cosas que no son ciertas, llegando a acusar a otras personas sin tener pruebas. El celoso con ánimo de controlar todos los pasos de su pareja para que no le sea infiel, consigue mantener a ésta como en una cárcel, e incluso los detalles buenos que su pareja pueda tener con él, serán mal interpretados y llevados al extremo.

Los celos son, como hemos dicho, la falta de confianza en uno mismo y en la pareja. Se trata de una actitud obsesiva que encadena situaciones innecesarias que se pueden evitar bajo un adecuado análisis. En muchos casos, la persona celosa actúa impulsivamente, de forma inadecuada con la pareja, y una vez que se ha dado cuenta del error que ha cometido se arrepiente y se disculpa. No obstante, el tiempo va pasando y el error se vuelve a cometer, lo que sin duda llega a deteriorar una relación.

o


Agresividad verbal o física

Cada vez que el celoso interprete que le están engañando, reaccionará de manera agresiva, ya sea verbal o físicamente, con críticas a su pareja, recriminaciones, obligaciones, etc. que sólo él será capaz de entender debido a su incoherencia y que los demás verán como un abuso de poder y una falta de respeto, con lo que las discusiones se sucederán una y otra vez.

los


Como su actitud se fomentó desde la edad infantil, esta se equipara a la de un niño pequeño, con rabietas, gritos, agresividad, incomprensión e irracionalidad.

Esta problemática es más profunda de lo que parece en un primer momento, pues no se trata de un individuo cabezón que sólo piensa en él, sino que subyace un verdadero problema emocional que necesita tratamiento y reaprendizaje.
¿Qué hacer contra los celos?

Una serie de recomendaciones pueden ayudar a la persona celosa, pero siempre que ella desee con todas sus fuerzas acabar con esta actitud obsesiva. Las personas celosas deben identificar si existen realmente razones para sentir celos. En caso de que existan motivos para expresarse de tal forma, éstos se deben expresar inmediatamente a la otra persona, con la finalidad de evitar malos entendidos y un deterioro en la relación.

mucho

También es recomendable hacer una lista de las ideas o celos, escribiendo junto a cada uno las razones que le hacen pensar en ellos y las pruebas que tiene para que sean ciertos sus pensamientos. Asimismo, se debe eliminar la palabra "celos" de su vocabulario porque hace referencia a una actitud no deseada. En lugar de decir "soy celoso" es mejor decir "actúo celosamente", ya que de esta manera se hace referencia a un hecho concreto y no a la propia identidad de la persona.

Cuando aparece un arrebato, lo mejor que podemos hacer es mantenernos calmados y serenos, preguntarle qué es lo que le ha molestado y cómo podemos mejorar. Así, se sentirá poseedor de la verdad y se relajará. Si nos enfrentamos a él, sólo empeoraremos la situación.

Buscaremos actividades gratificantes para los dos miembros de la pareja, a fin de relajar los ánimos y fomentar la buena comunicación y los buenos momentos, ya que si entramos en la dinámica de sólo discusión, estamos perdidos.

La realización de actividades gratificantes ayudará a mantener a la pareja unida y a elevar la valía y la autoestima del celoso, al hacer cosas útiles que le relajan y disminuyen su ansiedad.

Si su actitud es pasiva, las ideas negativas serán mucho más recurrentes, ya que la mente no estará distraída y el problema se incrementará.

Si la situación está desbordada y sin control, lo mejor será acudir a un terapeuta que intervenga en el reaprendizaje de nuevas conductas más adaptativas y de nuevos pensamientos más racionales.

Se establecerá un planning de tareas a realizar durante la semana, de refuerzos obtenidos y de castigos por los malos comportamientos, con el fin de mantener y fomentar la conducta sana y extinguir la conflictiva.
Asimismo, se estudiarán los pensamientos distorsionados para desmontarlos y sustituirlos por otros más racionales y maduros, se delimitará el horario en el que se puede discutir y en el que se tiene que disfrutar, para que se sienta obligado a cumplirlo y que la situación no empeore.

Debido a que muchos de sus razonamientos son erróneos y exagerados por su nivel de ansiedad, si se obliga a la persona a retenerlos y no decirlos hasta que llegue su “horario de celos”, muchos habrán desaparecido o se habrán mitigado, con lo que nos evitamos muchos enfrentamientos innecesarios.

amor?


Cuando los celos son enfermizos

¿Quién no ha estado alguna vez celoso? ¡Pero no es necesario ser promiscuo! Además de un sentimiento habitual en una pareja, existe una verdadera enfermedad de posesión amorosa. ¡A veces la vida en pareja se convierte en un verdadero infierno! ¿Pero cuáles son las causas de estas crisis? De lectura obligada antes de hostigar a tu pareja. A veces, la vida en pareja puede convertirse en una auténtica pesadilla. La causa: ¡los celos!


Los celos patológicos existen tanto en el hombre como en la mujer. Sin embargo, es más aguda en el caso de los hombres. Este sentimiento no siempre es permanente: asistimos a grandes disputas, provocadas por acontecimientos anodinos. Sin embargo, a menudo el celoso se arrepiente enseguida de su comportamiento y crisis. De hecho, se pueden distinguir varios elementos que caracterizan unos celos patológicos: es una enfermedad crónica (que puede durar muchos años) y a menudo va acompañada por actos agresivos.
De lo existencial a lo psicótico

Los celos pueden mostrarse de tres formas principales, de la más anodina a la más patológica.



Los celos existenciales: En cierto modo es beneficiosa para el celoso (¡depende de la persona!). La persona puede servirse de esta experiencia para conocerse mejor y desarrollar su personalidad.
Los celos neuróticos: Se trata de celos compulsivos. La persona no puede impedirlo, no controla este sentimiento. Además, es obsesiva: sólo piensa en eso. Sin embargo, no llega a un extremo violento, lo cual sí puede ocurrir en los celos psicóticos.
Los celos psicóticos: Esta forma suele aparecer, en general, en personalidades paranoicas, caracterizadas por una desconfianza, susceptibilidad, orgullo. En estos casos, los celos son un auténtico acoso y puede tener episodios de violencia. Son celos verdaderamente patológicos.

¿Cómo tratar los celos?

En caso de celos patológicos, la consulta con un psicólogo o un psiquiatra es fundamental. En algunos casos, una terapia de pareja también puede ser útil. Sin embargo, puede exigir algunas planificaciones: evita, por ejemplo, un terapeuta del sexo opuesto de la persona celosa. Los celos patológicos pueden vencerse, lo cual te permitirá recuperar una vida de pareja normal. Es posible amar sin arruinarte la vida… ¡y la de tu pareja!


Casos
Recuerdo que hace algunos meses en mi clase ética nos pusieron 2 casos de parejas, y el objetivo de la clase fue intercambiar las opiniones de cada quién, la clase fue interesante pero a ver que opinan ustedes, (ubíquense en el contexto de un universitario)

Caso 1
María le confesó a Juan que alguna vez salió con su maestro de literatura, en ese momento Juan sólo se limitó a decir que se sentía un poco celoso, pero que estaba bien, sin embargo maría notó que Juan estaba raro (seco) y le preguntó que, que le pasaba, Juan le confesó que la verdad si le afectó un poco esto, y le dijo que el sentía que estaba mal salir con un maestro, consecuentemente comenzó el siguiente diálogo:
María- Qué tiene de malo salir con un maestro, sabes muy bien que tú no eres mi primer pareja, ni mi primer novio, ¿que diferencia hay entre un maestro y otra persona?
Juan- No lo sé, simplemente me afecta, a mi no me gusta sentirme así, pero no puedo evitarlo. (En un tono de voz tranquilo)
María- vamos dime lo que sientes, creo que lo mejor de nuestra relación es que tenemos una muy buena comunicación.
Juan- No lo sé, se que tú eres una niña decente y que este no es tu caso, pero creo que la niñas que salen con maestros son… pues malas niñas, creo que me he dejado llevar por aquel esteriotipo y es por eso que me sentí mal.

María se ofendió y le hizo saber a Juan que la lastimó, Juan lleva a María a su casa. Ese mismo día Juan le habla por teléfono y le pide una disculpa, que simplemente se dejó llevar por un esteriotipo, y le aclaro que en ningún momento quiso decir que ella fuera una zorra.
Juan- me afectó un poco el que hayas salido con un maestro debido a un prejuicio que tenía antes, pero entendí que solo es un prejuicio, yo no quise decir que fuera zorra, sólo quise que entendieras él por qué de mis sentimientos.
María- Tú me ofendiste como nadie nunca lo había echo antes prácticamente me dijiste: eres una niña decente pero haces cosas que sólo hacen las zorras.
Juan- lo siento, sé que hice mal, entiendo que te sientas ofendida, pero ya entendí que no tiene nada de malo salir con un maestro, finalmente el es recién graduado de su carrera, y no hay diferencia entre salir con un maestro o cualquier otra persona.
María- No debiste habérmelo dicho, te pudiste haber dado cuenta de eso tu solo, no tuviste por qué ofenderme, y se me hace injusto que yo tenga que sufrir por tus prejuicios.

¿quién tiene razón?

Caso 2
Pepe es novio de Paola, pero un amigo de Paola anda tras de ella, Pepe confía en ella y aunque si le dan un poco de celos, estos nunca habían sido enfermizos, la situación se complicó cuando Paola y su amigo coincidieron con el mismo horario, y Paola al ser vecino de su amigo decidió que lo mejor era hacer ronda para no llevar 2 coches al campus, Pepe no dijo nada pero si le empezó a afectar y empezó a reprimir sus sentimientos.
Días después Pepe y Paola salieron a bailar se la estaban pasando bien, hasta que Paola fue al baño, ella tardaba mucho por lo que Pepe la fue a buscar y de dio cuanta de que otra vez estaba platicando con su amigo, Paola al ver a Pepe le dice, perdón por tardarme es que me lo encontré en el camino, Pepe contestó agresivo y le hecho en cara eso junto con lo del las rondas y terminaron peleados
¿quien tiene razón?


link: http://www.youtube.com/watch?v=QRVmKth7FNk&feature=related



link: http://www.youtube.com/watch?v=c6O1qECeS3o&feature=related



link: http://www.youtube.com/watch?v=10uTtBaakww&feature=related



los mejores gifs de taringa http://www.taringa.net/posts/animaciones/12241935/gift-los-mejores-de-taringa.html