...ajusticiado por el pueblo que él mismo reprimió.

Gadafi murió como Mussolini

La caída de los tiranos


La muerte de Muamar Gadafi, viéndolo tendido en el suelo, descamisado, ensangrentado y humillado; recuerda bastante a aquella otra del dictador y Secretario General del Partido Comunista Rumano, Nicolas Ceaucescu, hace veintidós años atrás, ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 25 de diciembre de 1989. Dos hechos para la historia que permanecerán en la retina de libios y de rumanos durante años.

Dos finales similares para ambos dictadores que gobernaron con mano de hierro sus países y cuya tiranía provocó que el pueblo se levantase contra ellos. Ceaucescu fue condenado haciendo frente a numerosos cargos de genocidio, acaparamiento del poder del Estado y malversación de fondos públicos.

La sentencia se ejecutó de inmediato. El pueblo rumano, harto de 25 años de una de las dictaduras más represivas que se recuerdan, no quiso esperar ni 24 horas y le ajustició el mismo día de Navidad, tras una rebelión popular que dejó cerca de un millar de muertos.

Gadafi no tendrá la oportunidad de sentarse ante los tribunales. Nueve meses después de que comenzase la Revolución Libia, el dictador fue asesinado por los rebeldes tras una operación de la OTAN. Gadafi había permanecido escondido en Sirte, su ciudad natal, pero ayer su convoy fue localizado por la Alianza Atlántica. Uno de sus aviones no tripulados bombardeó la caravana en la que se encontraba el líder libio.

El dictador salió huyendo y se escondió en unos túneles de debajo de la carretera, donde fue localizado por los rebeldes. Éstos lo atraparon, lo zarandearon y le dispararon en las piernas, la cabeza y el estómago. Posteriormente, su cadáver fue trasladado a Misrata por razones de seguridad donde pudo ser ampliamente fotografiado con los teléfonos móviles de los rebeldes.

--


Gadafi siempre dijo que no se rendiría y que no se marcharía del país, por eso, su final ha sido muy diferente al del dictador tunecino Zine al Abidine Ben Alí o al del egipcio Hosni Mubarak. Ben Alí huyó del país rumbo a Arabia Saudí tras la revuelta popular tunecina que exigió su dimisión. Un tribunal le condenó en rebeldía a 35 años de cárcel tras ser declarado culpable de robo y posesión ilegal de grandes sumas de dinero y joyas.

El régimen de Mubarak tardó 18 días en caer. Ahora, desde una camilla, el ex dictador egipcio se enfrenta a un juicio por corrupción y asesinato.

Gadafi, Ben Alí, Mubarak... tiranos que han ido cayendo poco a poco, como también lo hizo Sadam Husein que fue ejecutado en la horca tras ser condenado a muerte en 2006. El ex dictador iraquí fue acusado de crímenes contra la humanidad por la muerte y tortura de 148 iraquíes chiíes en la localidad de Duyail, en 1982.

Sadam rechazó que le cubrieran su cabeza antes de que le pusieran en la horca y leyó las frases del Corán antes de morir.

Una muerte similar a la de Mussolini, que murió ahorcado y fue colgado cabeza abajo en la piazzale Loreto de Milán junto a su última amante, Clara Petacci, el 28 de abril de 1945.
.

RamiFede3 dijo:

Creo que no tiene nada que ver empezar a hablar sobre si él hizo cosas buenas por Libia, o sobre la OTAN, Estados Unidos, el petroleo, o quién financió a los rebeldes libios.

Hitler, Mussolini, Franco, Bush, Stalin, Sadam Hussein, Mao, Pol Pot... tambien hicieron cosas buenas por sus países y había gente que los adoraba, pero eran todos realmente malvados. Muchos pueblos que se levantaron en armas contra sus gobiernos fueron financiados por otro gobierno u organizacion, porque por sí solos no tenían los recursos.

Para ser mas directo: lo que me molesta de muchas personas, es que hablan de Derechos Humanos; de juicio y castigo; de memoria, justia y verdad, y después salen a defender a dictadores, represores, torturadores y genocidas, solo porque les gustan sus politicas.

Hablar de razones y fines, es política e ideología y ahora no es lo que importa, porque el humanismo es neutral.


.