Siria recibió en los últimos días firmes expresiones de apoyo internacional, en particular de China, que refuerzan su posición ante el hostigamiento mediático, político y económico de Estados Unidos, la Unión Europea y algunos países árabes.

En su visita a Damasco este jueves, el representante especial de Beijing al Oriente Medio, Wu Sike, reiteró el respaldo de China al gobierno sirio, el rechazo a la intromisión extranjera en sus asuntos internos, y el deseo de establecer unos nexos bilaterales de asociación estratégica.

El diplomático se reunió con el vicepresidente Farouk al-Sharaa y también con el canciller Walid al-Maollen, quienes lo actualizaron sobre los acontecimientos en el país y los pasos emprendidos por el Gobierno del presidente Bashar al-Assad para impulsar un proceso nacional de reformas, que ya se vienen implementando.

La visita de apoyo del enviado chino tuvo la relevancia de que sucedió un día después que una delegación de la Liga Árabe, de la cual intentaron suspender a Siria, se reuniera con al-Assad en Damasco para tratar una iniciativa de esa organización para promover el diálogo con la oposición.

Sike manifestó a Al-Sharaa la firme posición de China respecto a los acontecimientos en Siria, y alabó los pasos dados por el Gobierno para aplicar reformas democráticas, al tiempo que enfatizó el rechazo de Beijing a cualquier forma de interferencia foránea en los asuntos internos sirios.

En la reunión con el canciller Al-Moallen, el representante chino reiteró, además, el interés de Beijing de una Siria estable y segura, lo cual es esencial -indicó- para la estabilidad del Oriente Medio.

A su vez, Sike afirmó que China continuará la cooperación y las coordinaciones con Damasco en los foros internacionales, reafirmando su postura contra todo tipo de intento de intromisión extranjera.

Al mismo tiempo, expresó el deseo de Beijing de elevar la colaboración entre los dos países, a fin de alcanzar lo que llamó una asociación estratégica.

Por otro lado, en Moscú el canciller ruso, Sergey Lavrov, recibió al viceministro sirio del Exterior y Asuntos de Expatriados, Fayssal Mikdad, a quien manifestó el respaldo de Rusia al programa de reformas de Damasco, según reportaron las agencias sirias de noticia SANA y Cham Press.

Lavrov lo consideró un "esfuerzo importante y significante" en busca de solucionar los problemas internos en Siria y avanzar en el desarrollo democrático de la sociedad, a través de lo que las autoridades del Estado levantino han concebido como diálogo integral nacional.

Mikdad describió a su anfitrión las dificultades que encara su país debido a la intensa campaña mediática y sanciones económicas de Occidente, y ambos pasaron revista a la situación en la región árabe.

Lavrov manifestó la satisfacción de Moscú por sus relaciones con Damasco y las coordinaciones entre sus dos gobiernos en la arena internacional, y por la atmósfera positiva y cordial que prevaleció durante el encuentro entre el presidente al-Assad y el comité ministerial de la Liga Árabe.

La visita del representante especial chino a Damasco y la de Fayssal a Moscú tuvieron lugar en torno a la reunión entre los enviados de la Liga Árabe (LA), encabezados por el primer ministro y canciller de Catar, Hamad bin Jassim al-Thani, y el secretario general de esa organización, Nabil al-Arab.

Luego que algunos miembros trataron infructuosamente de expulsar a Siria de la LA el pasado día 16 y, entonces, optaron por presionarla exigiéndole que entablara un diálogo con la oposición en menos de 15 días, se crearon muchas expectativas sobre la visita de la comitiva a Damasco, en especial en Occidente.

Sin embargo, el encuentro transcurrió de forma positiva bajo en un ambiente cordial y atmósfera positiva, según manifestaron las dos partes que llegaron, informaron, a acuerdos sobre varios puntos.

Al-Thani, incluso, expresó a la prensa que existió "un compromiso por el gobierno sirio de lograr una solución junto con el Comité Árabe, por lo tanto acordamos volver a reunirnos el 30 de octubre", para dar tiempo a estudiar propuestas hechas por el presidente Al-Assad y analizar otros puntos, dijo.

Los detalles de la discusión optaron por mantenerlos en secreto, hasta tanto concluyan las conversaciones.

Mientras, en Brasilia, el director del Departamento para el Oriente Medio de la cancillería de Brasil, Carlos Martins Ceglia, reiteró la postura de ese país latinoamericano de rechazo a toda intromisión extranjera en los asuntos internos de Siria.

Se lo transmitió al embajador sirio Mohammad Khaddour, a quien dijo que esa es la visión de la presidente Dilma Rousseff, y que prevalece en el seno del llamado Grupo IBSA que integran, además, India y Suráfrica.

Afirmó que es de interés de esa asociación trilateral ayudar a Siria a salir de la crisis a través de la cooperación.

De hecho, el ministro de Agricultura sirio, Riad Hijad, enfatizó la importancia de desarrollar la cooperación entre su país y Suráfrica, en particular en la investigación agrícola, las tecnologías y el intercambio de experiencia, al recibir al embajador de ese país africano el miércoles último.