Inflación



la Argentina quedó otra vez entre los peores del mundo


Con 24% en 2010, estará segunda detrás de Venezuela. Supera a Guinea y Eritrea.


La suba de precios que registrará este año la Argentina la ubica en un lugar indecoroso . Escoltará a Venezuela en el top ten mundial de la inflación , pero compartirá esa lista con varios de los países más pobres del mundo , cuyas economías apenas superan la línea de subsistencia y los ingresos per cápita son de los más bajos del mundo. En esa lista aparecen, por ejemplo países Guinea, Congo, Eritrea o Sierra Leona .
Con una inflación estimada en torno al 24% para este año –nadie toma seriamente el 10/11% que registrará el INDEC al cabo de 2010– la Argentina es uno de los 19 países que este año registrarán una inflación de dos dígitos .
Casi todo el grupo que acompañan a Venezuela y Argentina son países pobres o muy pobres. Para el caso argentino, tal como el año pasado, se tomó la inflación que registra la consultora Miguel Bein & Asociados. Hay mediciones privadas que dan una inflación aún mayor.
La performance de la Argentina empeoró este año . En 2009 había resultado el tercer país de más alta inflación, cuando en medio de la crisis mundial registró una suba de precios del 15%. Este año, con la actividad económica a todo vapor, la inflación se disparó 9 puntos más arriba.
Lo notable, para el caso argentino, es que además de tener inflación alta es el único país que oficialmente la niega . Desde el punto de vista estadístico, el INDEC insiste en ver la mitad o un tercio de lo que ven los privados.
Desde el punto de vista político, los dos funcionarios con responsabilidad directa sobre el tema, el ministro Amado Boudou y la titular del Banco Central de la República Argentina, Mercedes Marcó del Pont , relativizan la gravedad del tema y, además, cuestionan severamente a quienes ponen el tema en la picota.
Boudou será recordado como el ministro de economía que aseguró que la inflación en la Argentina es solo un problema de los más ricos.
Pero tal vez más grave es lo de Marcó del Pont , que directamente considera que las políticas monetarias que aplica desde el Banco Central no tienen nada que ver con la suba de los precios .
Y más grave aún es el hecho de que la inflación es más alta todavía en los productos básicos que consumen los sectores de menores ingresos. Todas las mediciones privadas aseguran que la inflación de alimentos es el doble de la inflación promedio, acercándose al 40 por ciento anual .
Con la mira puesta en generar el mayor crecimiento económico posible, el Gobierno sigue aferrado a la política de tipo de cambio alto . Esto lleva al Banco Central a comprar más dólares, una estrategia que se vio agudizada este año por la necesidad de reponer las reservas que se utilizan para pagar los vencimientos de los bonos en dólares. Esto significa una emisión indiscriminada de pesos que desbordó a mitad de año el programa monetario, lo que obligó a una corrección de las metas monetarias que, cerca de fin de año, volverán a ser superadas.
Lo cierto es que en este contexto las políticas sociales pierden impacto . El poder de compra de la Asignación Universal por Hijo se reduce mes a mes.
El estallido de los últimos días en Soldati tal vez sea, en parte, emergente de cómo impacta la inflación en los más pobres.




El ranking de los peores



Ranking de los países con mayor inflación