Esta chica contó en Twitter la triste historia de su vida y luego se suicidó

En 144 posteos y durante seis horas narró su drama en la red social

Esta chica se suicidó después de contar su historia por tw

historia

M ás de 500 seguidores en Twitter tenía Ashley Billasano el lunes 7 de noviembre cuando decidió contarles a todos sus peores experiencias en la vida para luego suicidarse.

Ese día, la joven de 18 años residente de Texas, estuvo seis horas tuiteando en la red social y posteó un total de 144 tuits en los que expresaba cómo su vida cambió después de que un pariente abusara de ella a los 14 años y la forzara a meterse en la prostitución.

Billasano, apodada Billy por sus amigos, contó sobre esa primera experiencia traumática en su cuenta: “Fui al baño y cerré la puerta. Tomé una hoja de afeitar e hice lo que tenía que hacer para olvidar. Después de esa noche nunca volví a ser la misma”.

Lo que más marcó a Ashley y la llevó hasta la muerte, según expresó esa fatídica noche, fue que a pesar de relatar su desgracia a una profesora, quien se contactó con la policía, no obtuvo la respuesta que quería.

“Las semanas pasaron y luego recibí una llamada. Ellos dijeron que lo sentían, pero no había suficiente evidencia y corté”, posteó Ashley. “Ahí fue cuando cambié. No me importó más y las personas que fui conociendo tampoco me dieron motivos para esto”.

Tiffany Ruiz Leskinen, su mamá, contó más detalles sobre la situación que habría provocado la muerte de la adolescente. “El detective le dijo que le costaba creerle”, dijo al diario “Houston Chronicle”. Y añadió: “Aquí hay alguien que fue abusado y forzado a mantenerse en silencio por tanto tiempo y a la única persona que acude por ayuda dice que quizás no le creyó”. Su amiga Ashly Escamilla también lamentó el hecho. “Esto no fue al azar. Ella lo planeó por alguna razón. Ella decidió que iba a hacer esto para llamar la atención, si no conseguía hacer justicia”, afirmó.

Craig David, el jefe de la policía de Fort Bend, confirmó que la joven acudió a la justicia para intentar obtener alguna respuesta de las autoridades. “Tengo entendido que hizo unas acusaciones de abuso sexual un año atrás en el condado de Williamson, cerca de Austin”, dijo a Fox News. El jefe de policía agregó que tras ser revisado por varias autoridades “no hubo ninguna sentencia dictada”.

El último mensaje que Ashley escribió en Twitter fue: “Hay que tomar dos, espero hacerlo bien”. Las autoridades no han querido revelar detalles sobre su muerte, pero se sabe que al poco tiempo falleció por asfixia. Ninguno de sus seguidores pudo hacer nada por detener sus intenciones.

Me encantaría oír lo que tienen que decir, pero ya no estaré por aquí