El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Análisis de Assassin's Creed Revelations para Xbox 360

Las aventuras de Ezio concluyen por todo lo alto en una entrega imprescindible para los seguidores de la serie con algunos momentos memorables.


La saga Assassin’s Creed llega a un aparente punto y aparte con la culminación de las historias de Ezio Auditore, su protagonista desde la segunda entrega, en una aventura que le lleva a Constantinopla, el puente entre Europa y Asia, y que le hará repetir algunas de las hazañas de su ilustre antecesor Altair, protagonista del juego fundacional de la saga. Con la última epopeya de un Ezio ya entrado en años que se ha embarcado hacia el este para descubrir los secretos de su orden, Ubisoft parece terminar la trayectoria de la serie por el Renacimiento en Revelations, cerrando un ciclo al desvelar los secretos de las historias de Ezio, Desmond y Altair, y atando los cabos sueltos de anteriores entregas.




link: http://www.youtube.com/watch?v=TvCO0t7yd8k


Los seguidores de la saga, por lo tanto, no deberían perderse este título, que mantiene elementos de sus antecesores evolucionándolos, añade novedades divertidas y se guarda una serie de sorpresas que gustarán mucho. Además, el cambio de ambientación le sienta muy bien. La ciudad de Constantinopla tiene un toque exótico, a medio camino entre el primer Assassin’s Creed y los posteriores, como es de esperar por su carácter histórico de encrucijada de caminos y culturas. En 1511, un Ezio ya con casi cincuenta años llega a la futura Estambul, conquistada casi seis décadas atrás por los turcos, para enfrentarse de nuevo a sus tradicionales enemigos, los templarios, personificados en una especie de resto irredentista del Imperio Bizantino que lucha para retomar el control de la ciudad. Curiosamente, los malos son los bizantinos, algo extraño si tenemos en cuenta el carácter apocalíptico con el que la historia occidental ha tratado la caída de Constantinopla. Pero no vamos a desvelar más de la historia del juego.

El puente entre Europa y Asia

Como os contábamos, Assassin’s Creed: Revelations es una continuación natural de la saga que evoluciona gran parte de sus elementos y añade algunas cosas nuevas. Seguimos teniendo un mundo abierto a nuestra disposición que va sumando algunas zonas extra a medida que avanza el juego, y en esta Constantinopla bajo el Imperio Otomano volvemos a poder hacer muchas cosas aparte de seguir la historia principal de Ezio, es decir, los "inicios de recuerdo". En este sentido, Revelations mantiene las novedades de la anterior entrega, La Hermandad, permitiéndonos liberar las diferentes zonas de la ciudad y luego rehabilitar sus comercios para que nos reporten ingresos en el banco, también cuenta con pasadizos para saltar rápidamente de una parte a otra (aunque desbloqueados desde el principio, sin tener que "comprarlos", y una abrumadora cantidad de misiones secundarias que llevar a cabo.



Análisis de Assassin's Creed Revelations para Xbox 360



Este mar de iconos diferentes sobre el mapa de la ciudad que se añadió en la Hermandad sigue presente, guiándonos hacia las misiones de la historia e indicándonos dónde están los edificios que podemos comprar, las misiones secundarias que nos proponen los Mercenarios, Ladrones y Gitanos, los tesoros y secretos que hayamos visto pero que no hayamos cogido en ese momento (algo que es de gran ayuda), las atalayas, sedes de asesinos y demás lugares de la ciudad de Constantinopla que le dan a Assassin’s Creed ese plus de duración y de inmersión en el mundo del juego.



Conquista la ciudad…

La ciudad está dividida en dos partes, una en Europa y otra en Asia, separadas por el estrecho del Bósforo, que podremos cruzar tanto en barca como a través de los túneles subterráneos de la ciudad. La parte del norte, la zona del Gálata, es la más pequeña y el bastión inicial de los asesinos en la antigua Estambul. La zona del sur, la Constantinopla clásica, está inicialmente bajo el control de los templarios, dominio que tendremos que reclamar para los asesinos realizando incursiones en las que matar al capitán templario y luego escalar a una torre para asumir el control para nuestra facción. Este añadido de La Hermandad sigue presente, teniendo que identificar al Capitán Templario y matarlo antes de que huya, para luego escabullirnos de los cabreados soldados del fallecido líder y subir a la torre para que la zona sea nuestra y así podamos restaurar los comercios cercanos. Aparte de los templarios, la ciudad también está llena de soldados del Imperio, indicados por un icono naranja en contraposición al rojo templario, que a veces también nos estorbarán, pero que también pelearán contra los templarios en ocasiones.



Creed



La novedad en esta parte tan interesante del juego está en que ahora los templarios intentarán, de vez en cuando, retomar el control de algunas de estas guaridas, pasando al minijuego de "defensa de distrito". Se trata de un breve minijuego de estrategia, que se ha desarrollado con la colaboración del estudio Massive de Ubisoft (responsable de títulos del género como World in Conflict), en el que tendremos que hacer frente a oleadas de enemigos desde los tejados del barrio, mientras se acercan a nuestra guarida, usando también barricadas, artillería y el propio fusil oculto de Ezio para repeler el ataque. Es un minijuego divertido, con sus extras al superar cada batalla, y el reto de lograr la sincronización máxima en cada una de ellas.

…pero mantén la discreción

El desencadenante de estas "defensas de guarida" es el emblemático indicador de notoriedad de Ezio, que en esta entrega cobra más importancia. Si se llena al máximo o cerca del máximo, los guardias de la ciudad, tanto los templarios como los imperiales, nos reconocerán y nos perseguirán. Pasado un tiempo con el indicador lleno, se producirá un ataque templario y volveremos a estar de incógnito. Este ataque templario no es inmediato, sino que queda pendiente de resolver hasta que nosotros tengamos a bien volver a pasarnos por la guarida, pero mientras tanto ésta estará rodeada de tropas templarias y será bastante difícil pasearse cerca sin resultar molestados o tiroteados. Por lo tanto, si queremos progresar por el juego sin problemas y rápidamente, dejando los extras para más tarde, tendremos que tener mucho cuidado de mantener bajo nuestro indicador de notoriedad, que no solo sube cuando cometamos asesinatos de guardias por la ciudad, sino también al restaurar comercios. Sobornar a los heraldos cuando nuestro nivel de notoriedad es bajo o medio será más frecuente que en entregas anteriores, y si nos pasamos de la raya y aumentamos demasiado nuestra notoriedad, un oficial nos buscará por la ciudad acompañado de un par de soldados, y al acabar con él reduciremos nuestro nivel de notoriedad en un 50%.



analisis




Una novedad en este sentido son los "acechadores templarios". Se trata de agentes de incógnito que nos atacarán repentinamente cuando tengamos un nivel de notoriedad alto, cambiando la música del juego unos segundos antes para advertirnos de que algo malo va a pasar. Nos apuñalarán por la espalda si no somos rápidos al contraatacar, al estilo de lo que ocurre en los modos multijugador. La presencia de los acechadores le da algo más de variedad a caminar por la ciudad entre la gente, y a veces incluso nos sorprenderán en medio de una misión, echándolo todo al traste si nuestro requisito era permanecer sin ser detectado.



El gancho le da a Ezio más habilidad para moverse

La defensa de distrito y el nuevo sistema de notoriedad son novedades curiosas, pero obviamente las más llamativas son el gancho y las bombas. El gancho lo recibiremos muy poco después de comenzar nuestra aventura, y nos permite hacer algunas cosas nuevas. En primer lugar, ahora Ezio tendrá más capacidad de salto, ya que en aquellos saltos en los que nos quedemos por los pelos podremos usar el gancho (pulsando el botón) y llegar al saliente de turno, escalar más rápido, al poder saltar y agarrarnos con el gancho, o evitar caer al vació al aferrarnos con él a un bordillo. Esto se aprovecha especialmente bien en las lámparas colgantes y objetos similares. En La Hermandad, con estas lámparas lo que hacíamos era balancearnos hacia delante y girar hacia un lado, como tomando "curvas en el aire" a toda velocidad. En Revelations esto sigue pudiendo hacerse, pero si usamos el gancho lo que haremos será aprovechar la lámpara colgante para propulsarnos hacia delante. De hecho, algunas de las secuencias plataformeras del juego están diseñadas para que podamos avanzar de cualquiera de las dos formas (siendo la "clásica" la más lenta).




link: http://www.youtube.com/watch?v=VPrYeQyiIrQ




El gancho también nos da otra habilidad divertida: la posibilidad de deslizarnos por tirolinas, una de esas cosas molonas que nunca dejaremos de hacer siempre que veamos la ocasión. Con el descenso por tirolinas vamos mucho más rápido que saltando de tejado en tejado, y además de lo divertido que resulta hacerlo, podremos ejecutar asesinatos desde la tirolina. También vuelve la posibilidad de usar paracaídas para deslizarnos por los cielos de la ciudad. Es una forma un tanto extravagante de viajar, y los paracaídas se gastan y hay que comprar nuevos en el sastre; el único problema que hemos visto es que para desplegar un paracaídas se usa el mismo botón que para asesinar, lo que puede darnos algún disgusto cuando estemos intentando matar a un enemigo desde las alturas.

Las bombas nos dan nuevas opciones tácticas

La otra novedad del juego son las bombas, toda una sorpresa que suponemos que será un añadido puntual en Revelations y no algo que se vaya a quedar en la saga, vaya a la época que vaya en el futuro. La inclusión de las bombas ha hecho que los desarrolladores hayan destinado un botón, triángulo en el caso de PS3 e Y en el de Xbox 360, a las armas secundarias, abarcando las bombas y también los dardos envenenados, los cuchillos de lanzar y el cañón oculto de Ezio. La novedad, claro, son los tres tipos de bombas que podremos portar: de ataque, de distracción y tácticas.




link: http://www.youtube.com/watch?v=ZXl2eUgnpuY



Las bombas de ataque sirven para matar a enemigos, y nos serán muy útiles para acabar con guardias y para salir de alguna que otra situación; las de distracción sirven para llamar la atención de los enemigos y así poder realizar acciones a sus espaldas, y las tácticas nos ayudarán a librarnos de ellos, o a entorpecerles. Pero dentro de los tres tipos, hay bastante variedad. Podremos elegir cómo explota la bomba (por impacto, tras agotarse una mecha, por proximidad o pegándola a un enemigo), qué tipo de pólvora usamos para conseguir una explosión de un determinado tamaño u efecto, y qué hay en el interior de la bomba, quizás lo más importante. No es lo mismo una bomba táctica que suelte abrojos (clavos en el suelo), que una con sangre de cordero que haga que los enemigos se paralicen del miedo, pensando que algo les ha atacado. Hay una serie de ingredientes comunes, pero también muchos secretos que tendremos que descubrir y desbloquear, logrando una gran variedad de bombas, y que el que disfrute con este sistema tenga mucho que experimentar e investigar.



Lo interesante del sistema de bombas es lo profundo y versátil que resulta y, al mismo tiempo, lo poco obligatorio que es. Prácticamente podremos pasarnos el juego sin usar ni una sola bomba más allá de la típica misión de introducción a esta nueva posibilidad, por lo que aquellos a los que no les guste esta novedad simplemente pueden ignorarla y jugar como siempre han hecho. Es algo parecido a lo que pasó el año pasado con la novedad de la hermandad de asesinos: había dos o tres misiones en las que teníamos que usar por narices a nuestros sicarios, pero el resto podían solucionarse con las "habilidades clásicas" del asesino. Con las bombas ocurre lo mismo. El juego está plagado de cofres con ingredientes y de "zonas de elaboración" de bombas, incluso en los escenarios más insospechados, con el objetivo de darle al jugador siempre la opción de montar bombas y afrontar cada situación haciendo uso de ellas. Pero si no quiere saber nada de bombas, simplemente podrá hacer las cosas como las ha hecho siempre, usando la Hermandad o no, siendo sigiloso o yendo por la vida como un Rambo renacentista. En este sentido, es un gran acierto de Ubisoft el sumar variedad y posibilidades divertidas al juego, pero sin imponerlas.



xbox



La Hermandad se mantiene

Como comentábamos, el sistema de la Hermandad añadido en el juego anterior se mantiene en Revelations, contando con un sistema de reclutamiento y de gestión de asesinos similar, y teniendo esta vez una ligera influencia en la historia. Algunas misiones de reclutamiento serán estándar, liberar a un ciudadano atosigado por la autoridad, pero otras nos requerirán algo más, como ganar una carrera o usar algunas de nuestras habilidades. Esto le da variedad y algo más de significado al sistema, con el que podremos tener hasta tres barras de ayuda, usándolas de una en una o todas a la vez para que una lluvia de flechas caiga sobre nuestros enemigos.

Como en el juego anterior, no es obligatorio hacer uso de la Hermandad, pero nos será de gran ayuda en algunas misiones, y especialmente para acabar con los capitanes templarios que huyen en cuanto nos vean. Vuelve a contar con un sistema de misiones para que nuestros asesinos suban de nivel, liberen ciudades de todo el Mediterráneo, y nos traigan jugosas recompensas. Podremos conquistar ciudades para nuestra orden y aumentar allí nuestra influencia, y hacer que nos reporten dinero, entre otras cosas.

Lo que sí resulta interesante con la Hermandad en esta ocasión es que hay muchas misiones secundarias que iremos cumpliendo a medida que nuestros asesinos suban de nivel y los asignemos como subjefes de las diferentes zonas de la ciudad. Cada zona de la ciudad tiene una serie de misiones asociadas que son completamente opcionales, pero muy interesantes.




link: http://www.youtube.com/watch?v=YjJDG1WXWxE



Cambios en el sistema de combate y en la visión águila

Si en las plataformas se añade un pequeño factor de habilidad al obligarnos a pulsar el botón de agarre en ocasiones, el combate también evoluciona ligeramente, requiriendo algo más de destreza. Desde Assassin’s Creed 2 el sistema de combate del juego ha ido mejorando, pero en AC: La Hermandad se hizo quizás demasiado fácil, permitiendo que Ezio enlazase fácilmente "combos de asesinato" con los que matar a una decena de soldados en un santiamén, casi sin oposición. En AC: Revelations se cambian algunas cosas. Sigue presente este sistema, pero ahora es más fácil para los enemigos cortar nuestra racha, y de hecho tendremos que estar pendientes de qué enemigo nos va a atacar para realizar un movimiento de contraataque y así poder proseguir nuestra racha. Nos ha recordado un poco a los juegos de Batman de los últimos años, e incluso ahora se ha añadido una "muerte cinemática" del último enemigo al que nos enfrentamos.



Aparte de la dinámica de contraataques y combos de asesinato, se ha enfatizado la variedad de los enemigos y su diferente comportamiento en relación al arma que llevamos. Casi podría decirse que la clave del combate, especialmente contra enemigos fuertes, reside en lograr ese primer golpe de gracia, rompiendo la dura guardia que algunos presentan, para poder enlazar luego los letales y espectaculares combos de asesinato. La visión de águila en primera persona que se activaba pulsando un botón frontal ha pasado ahora al stick analógico izquierdo, y ya no es una vista en primera persona, sino que se mantiene la perspectiva en tercera y, al estilo del modo detective de Batman, podemos identificar partes llamativas del escenario. Esta visión especial se usa en muchas misiones para seguir el rastro de enemigos o identificar sospechosos.




assassins



Diferentes tipos de misiones

Concluyendo con el modo historia del juego, las misiones que tendremos que llevar a cabo son más variadas que en juegos anteriores, resultan más relevantes para la historia, pero también hacen que la duración sea algo más corta que la de La Hermandad. Aun así, es bastante más largo que la de la mayoría de los juegos del mercado, y en relación con los juegos anteriores de la saga mejora porque hay menos misiones "de relleno", y todas las que llevaremos a cabo tienen interés. Es decir, el juego engancha más y nunca nos dará esa sensación de "quiero que la historia progrese", pero quizás a algunos queden con ganas de más, sobre todo porque los progresos hechos en la personalidad de los personajes y en la animación facial han hecho que la historia haya mejorado y ya no se base tanto en el gran carisma de Ezio.

Lo que resulta interesante es que ahora las partes de plataformas del juego se han integrado en la historia. Éstas eran opcionales en juegos anteriores (la secta de los lobos en La Hermandad), pero esta vez estas misiones están integradas en la campaña principal (por un motivo que no desvelamos), y aunque son poco numerosas, son algunos de los momentos más memorables a nivel jugable y espectaculares a nivel visual. No es ningún secreto, también, que en algunos momentos del juego controlaremos a Altair, y estas partes también destacan al contarnos cosas muy importantes de la historia de toda la saga.

En general, la campaña ha mejorado, y es difícil decir mucho más sin destripar el juego. Las misiones son más variadas y están mejor relacionadas con la historia. Resultan algo así como más relevantes para el jugador, dándole una mayor sensación de progreso dentro de la historia de Ezio, y harán que las horas se nos pasen volando en un título que no es precisamente corto, y que esconde muchísimo contenido opcional como las misiones de las guaridas de asesinos, la búsqueda de libros ocultos y otros secretos o el reto de pasarnos las misiones con un 100% de sincronización. Los añadidos jugables son acertados, pese a que la fórmula sea muy parecida a la del año pasado, pero la inclusión de las bombas puede hacer el juego muy diferente para aquellos que quieran probarlas. Los que no quieran pueden pasar de ellas sin problemas, lo cual es un acierto. Al mismo tiempo, que haya tantas posibilidades de pasarnos las misiones de una manera u otra hace que sea el título más rejugable de la saga.




Análisis de Assassin's Creed Revelations para Xbox 360



Fuerte apuesta por mejorar el modo multijugador

El año pasado Assassin’s Creed incluyó como gran novedad un modo multijugador que, pese al escepticismo inicial, resultó siendo una divertida propuesta que convertía las dinámicas de sigilo y asesinato del modo principal en una adictiva experiencia online. En Revelations se mejoran algunos defectos del juego anterior y se añaden muchas opciones de personalización para nuestros asesinos, aparte de incluir modos de juego más variados. Esta es sin duda la novedad que agradará más a los seguidores, porque aunque se mantiene el modo básico de cazar a otros jugadores evitando ser cazado (el "se busca", ahora se añade una modalidad por equipos donde los bandos se van turnando ("cacería", una versión simplificada al máximo del "se busca", sin mapa y donde tenemos que identificar a nuestra presa, que resulta tremendamente adictiva ("duelo a muerte", y una especie de modo de capturar la bandera llamado "asalto al artefacto".



Aparte de una mayor variedad en modos de juego, que esperamos que se amplíe en los contenidos descargables, el modo multijugador también cuenta algo más de la historia, una novedad interesante. Del mismo modo que el "pretexto" para el modo historia son los recuerdos genéticos de Desmond, el del modo multijugador es un sistema de entretenimiento de Abstergo, la malvada organización que sirve de tapadera a los templarios. A medida que progresemos en este modo iremos descubriendo más sobre los malos de la saga a base de píldoras de información como recompensa por llegar a ciertos niveles.




Creed



Artísticamente impecable y con un nuevo sistema de animación facial

A nivel visual, el juego vuelve a progresar en todas sus facetas, pero lo que más llama la atención es el nuevo sistema de animación facial, del que nos daremos cuenta en los primeros minutos del juego, ya que aunque el nuevo aspecto de Ezio puede engañar al ser mayor en edad, el de Desmond nos llamará la atención de inmediato: se han cambiado las caras, todo el sistema de modelado y animación, dando un considerable salto que, aunque no lo sitúa a la altura de las de títulos como Uncharted 3 o L.A. Noire, sí constituye una notable mejora respecto a AC: La Hermandad. El nuevo sistema de caras no solo mejora el juego visualmente sino que hace que las escenas cinemáticas estén bastante más logradas.

El resto del apartado visual se resume en la optimización del motor gráfico respecto a anteriores entregas y en el impresionante diseño artístico de todo el juego. Desde la ciudad de Constantinopla con sus diferentes zonas, cada una de ellas con su propia personalidad, hasta otros escenarios que también nos llamarán la atención. Mención especial merecen, como ya hemos dicho antes, ciertas misiones plataformeras, con algunos detalles muy llamativos. Aunque a nivel técnico ya no impresiona, pocos juegos hay más vistosos como conjunto.

El apartado sonoro vuelve a ser sobresaliente, con una banda sonora con algunos temas épicos, unos efectos de sonido muy variados, algunos de juegos anteriores y muchos otros nuevos (destaca la variedad de explosiones de las bombas) y un fantástico doblaje al castellano. La voz de Ezio vuelve a ser la de Luis Reina, conocida por ser la de Seinfeld en la serie homónima o la de Apu (y otros) en Los Simpsons, mientras que otras voces conocidas dan vida a otros personajes. Vuelve a ser uno de los puntos fuertes del juego, destacando las escenas cinemáticas.

Imprescindible para los seguidores

Assassin’s Creed Revelations no ganará para la causa de los asesinos a ningún jugador que no haya disfrutado con los anteriores, pero los fans de las aventuras de Ezio, Altair y Desmond tienen de nuevo una compra obligada con un título que desvela muchas de las incógnitas que han ido quedando en el aire durante los últimos años, a través de una aventura más exótica y variada.



analisis



El modo historia cuenta con misiones muy interesantes y muchos momentos memorables, además de una ciudad llena de secretos y posibilidades para los jugadores que se quieran sumergir en las accidentadas calles de Constantinopla, mientras que el modo multijugador se hace más variado, resulta muy adictivo, y añade detalles de la historia que también interesarán a los fans de la saga. Una vez más, un juego redondo y completo, que pese a no evolucionar demasiado la fórmula de los anteriores, sí que añade novedades interesantes, algunas de las cuales nos sorprenderán, y cuenta con una vertiente multijugador que se ha afianzado y que sigue resultando fresca. El único punto negativo puede ser su duración, porque es más corta que la de los dos juegos anteriores, pero las misiones que llevaremos a cabo son mucho más interesantes y las misiones secundarias son mejores.

Con un Assassin’s Creed ya confirmado para el año que viene, estamos intrigados por saber hacia dónde y, sobre todo, cuándo, nos llevará Ubisoft en 2012 para continuar la lucha de los asesinos contra los templarios.




bueno espero que les aiga gustado

3 comentarios - Análisis de Assassin's Creed Revelations para Xbox 360

@joselojacquier
Lo estoy jugando pero ahora detuve la historia para comenzar el Skyrim.
@chip211
en la pc hay que esperar hasta diciembre !!!!!!!!!!!!
@SerujioS -1
como ya salio? How is it possible? en 3 min me lo compro PS3 Forever