Rusia mueve tropas para defender a Siria de posible ataque


Barcos de guerra rusos han entrado en aguas territoriales sirias, en un movimiento diseñado para evitar cualquier ataque de la OTAN con el pretexto de una “intervención humanitaria”, lo que se interpreta como un “mensaje claro a Occidente de que Moscú se opondría a cualquier intervención extranjera en los disturbios civiles en el país”, informa el diario Haaretz.

Rusia ha intensificado sus esfuerzos para defender a Siria en los últimos días, ante las denuncias de las potencias occidentales de que el presidente Bashar al-Assad está desarrollando una sangrienta represión contra manifestantes inocentes.

Como hemos visto antes del ataque a Libia (que se enmarcó también como una intervención “humanitaria”) las potencias de la OTAN están demonizando a Bashar al-Assad informando de atrocidades cometidas por su Gobierno sirio, pero ignorando los ataques de las fuerzas de la oposición, como el de esta semana contra un complejo de inteligencia de la fuerza aérea siria, donde murieron, o resultaron heridos, 20 policías.

Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado rechaza la pretensión de Rusia de que Siria está en una guerra civil, afirmando: “Creemos que el régimen de Assad realiza una campaña de violencia, intimidación y represión contra manifestantes inocentes.” Ya escuchamos una retórica similar en el caso de Libia.