El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Revolución en Egipto. Nuevas movilizaciones.

Primavera Arabe
Egipto. Vuelven las movilizaciones a Plaza Tahrir

Lunes 21 de noviembre de 2011

Decenas de miles de personas volvieron a movilizarse desde el viernes 18/11 contra el intento del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), al frente del régimen desde la caída de Mubarak, de imponer un texto previo a la redacción de la Constitución, que deberán redactar los legisladores electos en las elecciones del 28/11, que le da autoridad para supervisar todo lo referido al Ejército y le da la potestad de revisar cualquier artículo que contradiga (siempre según el CSFA) los “principios básicos del Estado”.




Este anuncio, junto a la impaciencia popular frente al no cumplimiento de las promesas hechas en febrero se transformó en bronca y estalló el último viernes cuando la policía reprimió a las familias de los mártires de las jornadas enero y febrero (que se acampaban en la Plaza Tahrir exigiendo la investigación de los asesinatos y el castigo a los culpables). Pero el resultado fue el contrario y miles alrededor del país salieron a las calles a protestar contra la represión (que se cobró la vida de más de 30 manifestantes en los últimos días) y contra la junta militar. La crisis se agudizó en las últimas horas del 21/11 cuando el gobierno encabezado por el primer ministro Essam Sharaf presentó su renuncia ante las masivas y persistentes movilizaciones. Sin embargo, no era claro al final del día si la junta militar del CSFA había aceptado la renuncia del mismo.

La caída del dictador Hosni Mubarak, viejo socio del imperialismo norteamericano y garante de sus intereses en la región, representó el punto máximo de las jornadas de enero-febrero de 2011 con huelgas, protestas y marchas; sin embargo, en absoluto marcaron el final del proceso revolucionario. Al contrario, las movilizaciones y luchas obreras que se han mantenido durante este año demuestran que el derrocamiento del gobierno fue solo un primer paso y que las consignas que motorizaron la movilización obrera y popular siguen vigentes.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, en el gobierno desde la caída de Mubarak, llamó a confiar en el gobierno de la Junta Militar que no ha hecho otra cosa que imponer límites a la movilizacion obrera y popular, recortando derechos básicos como la libertad de huelga, ha mantenido lo esencial del aparato de seguridad y la justicia militar. Muestra de ello son los más de 12.000 juicios en tribunales militares a activistas, militantes y periodistas; la dura represión contra quienes critican al gobierno y salen a luchar y las torturas denunciadas por activistas y organizaciones sociales y políticas. Es por este motivo que las decenas de miles de manifestantes que hoy se congregaban en la Plaza Tahrir consideraron insuficiente la renuncia del gobierno interino de Sharaf y pedían que se fuera el “mariscal” Tantawi (jefe del CSFA). Frente a este escenario el CSFA hizo un llamado “a la calma” y un “diálogo urgente” a todas fuerzas políticas para garantizar una transición pacífica.




Los trabajadores y la juventud que se están movilizando nada pueden esperar de una salida pactada con el CSFA que no son más que la continuidad del régimen de Mubarak. Solo la movilización independiente de los trabajadores, jóvenes y las masas empobrecidas de la ciudad y el campo pueden alcanzar las demandas que motorizaron las jornadas de enero-febrero, cuyo punto máximo fue la caída de Mubarak, demandas que les han sido negadas hasta el día de hoy y que vuelven a alentar estas nuevas movilizaciones.

21-11-2011

http://www.ft-ci.org/article.php3?id_article=4975?lang=es

Al menos 24 muertos desde el sábado
El Gobierno egipcio presenta su renuncia tras tres días de represión


Gara


«El Gobierno asume su responsabilidad política, expresa su lamento por estos sucesos dolorosos y, partiendo de este sentimiento, presentó ayer su dimisión y lo puso a disposición del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas», señaló el comunicado del Ejecutivo egipcio que anunció su renuncia.

Los militares egipcios intentan acallar las protestas que reclaman el traspaso de poder a manos civiles de la misma forma y en el mismo escenario que bajo el régimen del derrocado Hosni Mubarak.

Cientos de manifestantes llevan tres días enfrentándose a la policía en la plaza de Tahrir de El Cairo y los alrededores. Tiroteados o asfixiados por los gases lacrimógenos, al menos 24 personas han fallecido y más de mil han resultado heridas desde el sábado.

Como consecuencia de la represión, el Gobierno nombrado por el Consejo Superior de las Fuerzas Armadas (CSFA) presentó su dimisión, según confirmó su portavoz Mohamed Hijazi.

No obstante, el Ejecutivo que dirige Essam Charaf «continuará cumpliendo todas sus misiones» hasta que la dimisión sea aceptada por el CSFA.

Los militares, por su parte, se limitaron a convocar a los partidos políticos a una reunión urgente sin confirmar si aceptan la dimisión, aunque en medios políticos egipcios se daba por hecho que sólo esperaba a contar con un Ejecutivo sustituto.

El ministro de Cultura, Emad Abou Ghazi, ya se había adelantado y fue el primero en dimitir el domingo como protesta por la represión.

Los movimientos que promovieron el levantamiento contra Mubarak -la Coalición de jóvenes de la revolución y el Movimiento 6 de abril- han convocado para hoy una manifestación masiva para reclamar el fin del poder militar, la formación de un «Ejecutivo de salvación nacional» y la celebración de elecciones antes de abril de 2012.

Ayer siguieron los enfrentamientos en la plaza Tahrir y la Policía lanzó gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes que, repartidos en pequeños grupos, contestaban con piedras. Los choques más duros se vivieron en torno al Ministerio del Interior, objetivo de la ira de los manifestantes y fuertemente custodiado por la Policía. «El pueblo quiere la ejecución del mariscal» gritaban los manifestantes en referencia a Hussein Tantaui, que dirige el CSFA y el país.

Varios médicos confirmaron haber atendido a numerosos heridos por balas reales.

El responsable de seguridad en el Ministerio egipcio del Interior, Sami Sidhom, dijo que quienes alimentan los disturbios «no son los activistas sino los `baltaguiya' (matones)», pero el activista Mahmud Afifi, del Movimiento 6 de Abril, dijo a Efe que «no hay infiltrados entre nosotros. ¿Cómo puede distinguir el Ministerio del Interior entre un infiltrado y un activista? Sus balas tampoco distinguen...».

El domingo las manifestaciones se repitieron en las localidades de el Arich, Suez Ismalia, y Alejandría. El Ejército se aferra al poder y sólo accede a entregarlo a manos civiles tras las elecciones presidenciales para las que no ha puesto fecha. Así las cosas, aumenta el temor a que intente retrasar las legislativas previstas para este fin de semana, aunque los militares dijeron que respetarán el calendario previsto.

En un intento por mitigar las protestas, la Junta Militar publicó ayer un decreto que impide concurrir a exmiembros del disuelto Partido Nacional Democrático (PND) de Mubarak en las próximas elecciones, una de las principales reivindicaciones de activistas y grupos políticos, pero que no había sido aprobada hasta la fecha.
Hospitales de campaña entre balas y gases tóxicos

En medio del caos de disparos y gases en la plaza Tahrir, se han levantado nuevas tiendas después de que el domingo la Policía irrumpiera en la zona para quemar las que había, y se han instalado hospitales de campaña, que se han convertido en un ir y venir continuo de personas que presentan desde síntomas de asfixia hasta heridas por balas y balines, según explicó a Efe el médico Mohamed Reda. El gas lacrimógeno empleado por el Ejército y la Policía egipcios para disolver las manifestaciones, gas CR, podría causar graves daños en los pulmones y daños menos severos en el corazón y en los riñones, además de abortos, según se desprende de los análisis realizados de varios botes de esta sustancia por el portal de noticias árabes Bikyamasr.com, que recoge datos previamente difundidos por el Centro de Promoción de la Salud y de Medicina Preventiva del Ejército de Estados Unidos La inhalación de esta sustancia en elevadas dosis ha provocado el aumento de los niveles de cianuro de las personas que lo han inhalado. Por otro lado, un vídeo publicado en Internet por activistas muestra a un oficial de Policía recibiendo las felicitaciones de sus compañeros uniformados tras haber conseguido alcanzar y derribar con un disparo de su fusil a uno de los manifestantes.
En este sentido, Amnistía Internacional ha hecho balance de los diez meses transcurridos desde el arranque de la revolución en Egipto y ha denunciado que la junta militar ha «aplastado» a la población mediante una violencia equivalente a la que utilizó en su día el régimen de Hosni Mubarak.

http://www.gara.net/paperezkoa/20111122/305119/es/El-Gobierno-egipcio-presenta-su-renuncia-tras-tres-dias-represion
Dar puntos
1 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 317 Visitas
  • 0 Favoritos

1 comentario - Revolución en Egipto. Nuevas movilizaciones.

@nestorisdead Hace más de 3 años
En un par de semanas viajo a Cairo, Cairajo!