Un eventual conflicto militar entre Rusia y Estados Unidos es el tema principal que se desarrolla en la nueva versión del popular videojuego 'Call Of Duty'. De hecho, una de las misiones del protagonista será liberar Nueva York de invasores rusos.

En la versión anterior de este videojuego mundialmente famoso, los jugadores podían participar en un atentado sangriento en un aeropuerto ruso, acribillando a civiles inocentes. Este escenario virtual recuerda mucho al atentado real que se produjo un año después en el aeropuerto Domodedovo de Moscú, donde un terrorista suicida detonó una bomba que mató a 35 personas y dejó 180 heridos.

Aunque los creadores de este nueva version afirman que el principal tema de la saga es la lucha contra el terrorismo internacional, la aparición de Rusia como agresor y enemigo ha generado una fuerte polémica en la sociedad rusa. Incluso los diputados del parlamento proponen incluir este videojuego en la lista de materiales extremistas por incitar a la violencia.


Videojuegos, un arma de estereotipación masiva

La serie 'Call of Duty' no es la única que dibuja a los rusos como 'los malos' de la película. Otro juego virtual muy popular, 'Battlefield 3', que salió al mercado el pasado mes octubre, ofrece al usuario la posibilidad de combatir a terroristas que robaron armas nucleares de Rusia, dando a entender que la parte rusa es responsable del rearme del terrorismo. De todas formas, este guión resulta a todas luces más suave que la versión anterior ('Battlefield: Bad Company 2'), en la que el protagonista se enfrentaba a los rusos, que habían conquistado casi todo el mundo, incluida América Latina, China y Japón, gracias a un arma total capaz de destruir a cualquier enemigo.

Según el presidente de la organización 'Vamos Unidos USA', Juan José Gutiérrez, el modo de mostrar a Rusia en los últimos videojuegos demuestra que ciertos grupos de EE. UU. tienen interés en reavivar la Guerra Fría, al menos en el espacio virtual.

Paralelamente, los videojuegos estadounidenses explotan activamente la imagen de los típicos enemigos norteamericanos: los terroristas árabes. Casi cualquier videojuego popular de tiros, como 'Counter Strike', 'Rainbow Six' o 'Battlefield', cuenta con una misión cuyo objetivo es eliminar a islamistas que robaron un avión, colocaron una bomba, o secuestraron una personalidad.

Según algunos expertos este tipo de juegos predispone de forma negativa a los jóvenes, principales consumidores de este tipo de ocio, hacia las naciones que son caracterizadas de forma estereotipada o amenazante ante sus ojos.






link: http://www.youtube.com/watch?v=a1JIS8ybvts&feature=relmfu