El dominio .xxx para sitios pornográficos ya está activo en la red

Una nueva y segura era para el contenido de adultos en la red o el primer paso para crear un gueto porno, depende de cómo se vea.

Pero a partir de este martes, se espera que más de 100,000 sitios comiencen a usar el dominio .xxx.

El sufijo fue aprobado el año pasado como “dominio de alto nivel” por la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados (ICANN, por sus siglas en inglés), la asociación sin ánimo de lucro que coordina las direcciones en la red. La idea, dijo, es organizar un contenido que, se quiera o no, se ha vuelto común.

“Internet es hogar de un rico contenido, adecuado para una amplia gama de edades y valores”, dice el comunicado de la ICM Registry, responsable de repartir los nombres de los nuevos dominios. “La industria del entretenimiento ha tenido, y siempre tendrá, una amplia gama de contenido que así como es disfrutado por algunos no es adecuado o del interés de todos los usuarios de internet.

“Independientemente de sus puntos de vista sobre este contenido, llegó para quedarse, así que comportémonos como adultos al respecto”.

El grupo dice que al crear el sufijo éste funcionará como .gov, .edu o .org, lo que orientará a los usuarios acerca de qué tipo de sitio visitarán.

En teoría, evitará que las personas entren a un sitio pornográfico por accidente y hará más sencillo a los padres mantener a sus hijos lejos de estos sitios. También permitirá a los usuarios que quieren ver contenido para adultos saber que están visitando un sitio seguro, legítimo y legal.

Los sitios pornográficos, o la promesa de ofrecer pornografía, son usados a menudo en ligas de direcciones que en realidad son virus o intentos de fraude.

Al aplicar el .xxx, los webmasters, adultos y otros se convierten en parte de los “patrocinadores de la comunidad”, al acordar operar de forma legal y con estándares acordados de negocios. Cada sitio .xxx será escaneado a diario con herramientas de protección McAfee, lo que según la ICM ayudará a hacerlos destinos seguros en la red.

Pero como es de esperar, no todo el mundo está contento. Algunas organizaciones religiosas han criticado las direcciones .xxx, al decir que crearlas equivale a aprobar la pornografía.

“El establecimiento del dominio .xxx incrementará, no reducirá, la expansión de la pornografía en internet, lo que causará más daño a niños, familias y comunidades”, aseguró Patrick Trueman, presidente de Moralidad y Medios y exjefe de la Sección de Explotación y Obscenidad del Departamento de Justicia de Estados Unidos cuando la ICANN estaba por votar el plan.

Los nuevos sitios .xxx serán etiquetados para facilitar a los padres, empleados y otros bloquearlos. Los padres pueden bloquear los sitios para adultos al aplicar controles en la mayoría de las computadoras y al instalar un software especial.

Para proteger su reputación contra quienes pueden buscar capitalizar en su nombre, algunas universidades y negocios han comprado dominios .xxx que corresponden con sus direcciones en .edu o .com.

Por ejemplo, la Universidad de Pennsylvania, Penn State, pagó en septiembre 200 dólares por cada uno de los cuatro nombres siguientes con domino .xxx: Penn State, PSU, Nittnay Lions y The Pennsylvania State University, de acuerdo con el periódico universitario.

La proliferación de direcciones .xxx no significa que la pornografía desaparecerá de los sitios .com. Los sitios para adultos que compran el dominio .xxx pueden conservar su .com.

Quienes se oponen a los dominios .xxx en el terreno moral o religioso se están uniendo a los críticos del espectro opuesto.

Algunos en la industria del porno temen que crear este dominio sea un primer paso para hacerlo obligatorio. Luego, dicen, será muy fácil para los gobiernos censurar este contenido simplemente bloqueando el acceso a los sitios .xxx.

Playboy ha liderado las críticas contra el nuevo dominio.

Manwin, la compañía con sede en Luxemburgo que se encarga de Playboy.com y otros sitios para adultos, han interpuesto una demanda en California para detener la implementación del .xxx, y la semana pasada dijo que no hará negocios ni permitirá que su contenido sea usado en cualquier sitio con ese prefijo.

“Nos oponemos al dominio .xxx y a todo lo que representa”, dijo Fabian Thylmann, socio gerente de Manwin, en un comunicado de prensa. “En mi opinión, el domino .xxx es una práctica de negocios anticompetitiva que daña a las empresas que hacen negocios en internet”.

Pero no todos en la industria están en contra del dominio.

“Creemos que el futuro del entretenimiento para adultos en línea es .xxx”, de acuerdo con Adam Osborn, jefe de la sección digital en Paul Raymond Publications. “Vemos un gran beneficio para la comunidad adulta el tener un espacio en línea dedicado a nuestro contenido”.

El costo para registrarse en el domino .xxx puede variar de manera dramática desde unos pocos cientos de dólares por simplemente evitar que alguien más use un dominio, a mucho más para sitios que pueden enviar cientos de direcciones a un mismo contenido.

ICANN ha establecido reglas para prevenir el reciente fenómeno de internet conocido como cybersquatting, es decir, cuando alguien paga para tomar el nombre asociado a otra persona. Por ejemplo, WhiteHouse.com fue, por años, un sitio pornográfico, al igual que la mayoría de las dependencias estadounidenses. El nombre real de la Casa Blanca va acompañado del dominio .gov.

La ICM ha establecido un sistema de arbitraje para resolver quejas cuando alguien asegura que otro ha tomado de forma inapropiada una dirección que debería ser suyo.