China estaría ordenando a su ejército prepararse para una Tercera Guerra Mundial

De acuerdo a un boletín del Ministerio de Defensa ruso y que fue entregado al primer ministro Vladimir Putin, y al presidente Dimitri Medvedev, señala que el líder chino Hu Jintao ha “convenido en principio” que la única forma de detener lo que consideran una “agresión” de parte de Occidente y de Estados Unidos es por medio de “acción militar directa e inmediata”, por lo que ha llamado a sus fuerzas navales “prepararse para la guerra”.

Según una publicación en la página web “La Hora del Despertar”, el llamado de Hu se une al que hiciera el contralmirante Chino y comentarista militar Zhang Zhaozhong que, igualmente, advirtió que “China no dudará en proteger a Irán aún si para ello se necesita una Tercera Guerra Mundial”, mientras que el general Ruso Nikolai Makarov sostuvo que “no descarto que conflictos armados locales y regionales desemboquen en una guerra a gran escala, incluyendo el uso de armas nucleares”

De acuerdo a la información, las tensiones entre Oriente y Occidente detonó cuando el Embajador Ruso, Vladimir Titorenko, y dos de sus asistentes que regresaban de Siria fueron atacados por fuerzas de seguridad de Qatar, las cuales eran ayudados por agentes de la CIA y del M16 británico.

La publicación sostiene que estos agentes intentaban obtener acceso a las valijas diplomáticas que contenían información de la inteligencia Siria de que los Estados Unidos estaban inundando a Siria e Irán con mercenarios de alQaida con respaldo Estadounidense que derrocaron al gobierno Libio.

El boletín al que se cita, señala que Estados Unidos está preparando un “solución máxima” a la crisis del Medio Oriente si es que llega a estallar la guerra nuclear al atacar a Siria con agentes biológicos mortales con la intención de matar a decenas de millones de ciudadanos inocentes.

Así, si Estados Unidos comienza un ataque utilizando este mortal virus, continua indicando ese boletín, su método más probable de dispersión sería vía su Dron Sentinel RQ-170 que es operado por la CIA.

Las pruebas que entrega el documento se sostienen en exámenes que hicieron los analistas de inteligencia rusa al Dron Sentinel RQ-170 que fue derribado sobre territorio Iraní la semana pasada con el sistema electrónico de bloqueo e inteligencia con base en tierra Avtobaza que se usa contra vehículos aéreos no tripulados con el mínimo daño y que se demostró está equipado con un sistema sofisticado de dispersión en aerosol.

Además, expedientes de la KGB sobre la pandemia de la Influenza Española siempre han señalado que este mortal virus fue “bio-diseñado” por los científicos del ejército Estadounidense que usaron como “conejillos de Indias” a soldados Estadounidenses que fueron las primeras víctimas registradas y que estaban estacionados en Fort Riley, Kansas.

Para comprender mejor las razones detrás del empuje de los Estados Unidos y sus aliados Occidentales para la Guerra Mundial Total, el más destacado periodista investigador Estadounidense Greg Hunter, cuyo impactante reporte titulado “¿Se Está Saliendo el Mundo de Control?” las detalló recientemente revelando que todo el edificio del sistema económico Occidental se está desmoronando bajo el peso de la deuda de $100 trillones de dólares que nadie puede pagar y de ahí, advirtió que “nunca en la historia ha estado el mundo tan cerca al caos financiero total y de la guerra nuclear al mismo tiempo”.




Papá Noel llegó a Irán


Fue un regalo de Navidad. Un precioso avioncito de apenas dos metros de ancho por otros dos de largo y aspecto de nave espacial. Los generales iraníes lo presentaron en Teherán como si estuvieran en una feria de exposiciones. Les llegó del cielo y les da acceso a la más moderna tecnología.

El RQ-170 es un “drone” , un avión espía no tripulado de EE.UU. que los iraníes lograron capturar casi sin ningún rasguño. Y ya hay expertos rusos y chinos trabajando en Teherán para descifrar cómo funciona este aparato que contiene los mayores secretos tecnológicos estadounidenses.

Nadie sabe como lograron atrapar al “drone” que operaba desde una base estadounidense en Afganistán, y supuestamente hacía misiones sobre territorio iraní para detectar los movimientos de las plantas nucleares del régimen de los ayatollahs. Por el hecho de que la nave este prácticamente intacta se especula con que los agentes iraníes lograron interferir la señal con la que se maneja el “drone” desde su base y consiguieron controlarlo hasta hacerlo aterrizar a unos 180 km dentro de su territorio desde la frontera afgana. Para esto usaron un sistema llamado Avtovaza que le vendieron los rusos. La otra posibilidad es que la nave tuviera un desperfecto y haya aterrizado “de emergencia” en el desierto iraní donde la detectó de casualidad un guardia revolucionario. También hubo especulaciones sobre un comando estadounidense que intentó rescatar al RQ-170 pero que llegó tarde al lugar.

Lo cierto es que el “drone” más sofisticado de los que posee la aviación estadounidense está en manos de sus peores enemigos. Y, obviamente, el problema no es este aparato de seis millones de dólares. Se trata de toda la información que ahora le pueden sacar en Teherán, Moscú y Beijing. “Esto es como si les cayera una Ferrari del cielo a un grupo de personas que hasta ese momento sólo habían visto un rústico karting”, fue la conclusión de un experto británico. Y en Washington creen que es un desastre sólo comparable a cuando perdieron un avión espía U-2 sobre la Unión Soviética en 1962.



Se multiplican los indicios de una guerra secreta contra Irán

Washington. La caída, la semana pasada, de un avión sin tripulación ( drone ) sobre el territorio de Irán causó preocupación en Washington porque podía suponer la confirmación de que Estados Unidos estaba implicado en algún tipo de actividad militar en ese país.

Era el último episodio de una serie de misteriosos sucesos, casi todos orientados contra el programa nuclear, que hacen pensar en la existencia de una operación encubierta para abortar lo que se considera una amenaza de que Irán construya una bomba atómica.

Aunque el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, se negó a hacer cualquier comentario sobre el caso, fuentes oficiales que hablaron de forma anónima reconocieron que el drone , operado por la CIA y aparentemente destinado a fotografiar lugares estratégicos, cayó en suelo iraní debido a una falla técnica.

Estados Unidos confió en un principio en que la misión de ese aparato pasara inadvertida a las autoridades iraníes. Había caído en una región muy remota del este de Irán. Pero el domingo, Teherán aseguró que abatió un drone norteamericano, y en Washington se descartó cualquier acción de rescate que hubiera sido imposible llevar a cabo en secreto.

Aunque existe cierta inquietud de que la sofisticada tecnología de los drone caiga en manos de los iraníes, ese peligro es menor que los riesgos de una operación militar para recuperarlo, ya que Irán hubiera denunciado como un ataque a su soberanía.

El gobierno de Barack Obama dijo varias veces que la opción militar para frenar el programa nuclear iraní no está descartada, pero Washington aún está en la fase de intentar ese objetivo por la vía diplomática y la presión económica.

De forma encubierta, sin embargo, algunos analistas, especialmente en Rusia e Israel, consideran que esa opción ya está en marcha.

¿Sabotaje o accidentes? Varios sucesos llamativos se produjeron en las últimas semanas. El mes pasado, una explosión en una instalación de la Guardia Revolucionaria iraní, fuerza que tiene el control del programa nuclear, mató a 16 personas, entre ellas el general Hassan Moqaddam, uno de los principales impulsores de la nuclearización de Irán.

La semana pasada, otra explosión ocurrió en una planta de conversión de uranio en Isfahan, aunque las autoridades no informaron sobre las consecuencias de ese suceso. Todo hace pensar que se trata de actos de sabotaje y no de accidentes fortuitos.

En julio, fue asesinado a tiros en Teherán el físico nuclear Darioush Rezaie, y en diciembre del año pasado murió en un coche-bomba el científico Majid Shahriari.

Pese a que Irán acusó de los atentados del año pasado al servicio secreto israelí (Mossad) y a Estados Unidos, las autoridades iraníes fueron prudentes a la hora de señalar responsabilidades por otras acciones, para no verse obligadas a ejecutar acciones de represalia.

En todo caso, tanto Israel como Estados Unidos cuentan con que esas represalias puedan producirse en cualquier momento.

En octubre, la denuncia por parte de Washington de una presunta conspiración, urdida y financiada por Irán para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Washington, podría haber sido un aviso.

Estados Unidos e Irán están en rumbo de colisión desde hace tiempo. Ante esa realidad, Obama lleva meses considerando distintas alternativas. La presión económica se fue debilitando por la resistencia de China y Rusia a respaldar nuevas sanciones. La embajadora norteamericana en ese organismo, Susan Rice, reconoció el mes pasado que la opción militar gana peso.

Ahí entra en juego la doctrina Obama, que apuesta por intervenciones limitadas y específicas, más que por guerras abiertas y prolongadas. La muerte de Osama bin Laden y de otros jefes de Al Qaeda es el modelo que podría intentar reproducirse en Irán.