Juego, usura y mafia Moneta


EXCLUSIVO LA MONETA DE TANDIL TAMBIEN LE PRESTABA PLATA AL ASESINO DE LOS USUREROS
LA CONEXION POLITICA


Martin de Agostini es un joven de unos 43 años y vivió en Tandil toda su vida. Hombre afable tenía por costumbre visitar el Casino de Tandil donde jugaba ingentes sumas de dinero. El Casino de Tandil pertenece a la empresa Boldt de larga tradiciòn en licitaciones públicas con los gobiernos de Duhalde, Solá y Scioli. La familia Tavanelli es la propietaria y adminstradora de la empresa.
Desde que el Casino llegó a Tandil, los eternos jugadores de poker y otros juegos de cartas que se reunían en clubes para timbear importantes sumas de dinero se mudaron al edificio cercano a la Terminal.
Varias casas y fortunas quedaron entre las paredes de la casa de juego. Es común ver perder miles de pesos a vecinos que mantienen una fachada de correción pero en la práctica concurren diariamente a empeñar joyas y bienes familiares. Dentro del Casino actúan prestamistas. La investigación policial está en la pista de permanentes visitas del asesino De Agostini a la CASA DE CAMBIO LA MONETA.

Hace unos meses denunciamos desde este portal las prácticas de la cueva en la ciudad:

QUIEN ES LA MONETA CASA DE CAMBIO:
LA MONETA CASA DE CAMBIO esta en la mira de los K. Es la casa de cambio mas importante de la Costa Atlantica y toda la quinta seccion. En una denuncia que involucra a Molinos Lagomarsino, el juez penal tributario Lopez Biscayart (el mismo del caso Skanska) profundiza por estos dias como era es el sistema de evasión por el cual los chacareros de la zona mas rica de la provincia de Buenos Aires sacan el producido de sus cosechas.

QUIENES SON SUS DUEÑOS:
FRANCISCO PAGANO y DANIEL FUMARONI (PATRIARCA DE LA FAMILIA FUMARONI) conducen las diferentes sucursales de LA MONETA. Fumaroni (ver foto) esta secundado por sus hijos German y Daniel. Podemos decir que la investigación llevada adelante por este medio detecto que la mayor preparación academica de los Fumaroni estan desbalanceando la sociedad a favor de esta rama societaria.
German esta casado con la sagaz Eugenia Moro, contadora de la empresa y encargada de controlar el ingreso no declarado (por llamar de alguna manera elegante a aquellas operaciones fuera de control de la AFIP) en LA MONETA CASA DE CAMBIO y LA MONETA CREDITICIA. (bajo el nombre y apariencia de LA MONETA CREDITICIA se esconde el fantasma de la usura)
Matías de Agostini que abrumado por las deudas de juego mató a los italianos tenía asignado como oficial de cuenta en LA MONETA a Sergio Lunghi, sobrino del intendente radical k más famoso del paìs. Miguel Lunghi ganó las elecciones por más del 60%.


Desde hace años el pueblo tandilero mira con recelo que un sobrino del intendente trabaje en una casa de cambio en un pueblo donde todos se conocen.
El dueño de LA MONETA DANIEL FUMARONI se mostraba muy preocupado en los links del golf local. Fumaroni juega el deporte de reyes en VALLE ESCONDIDO un gran resort 5 estrellas camino a la CASCADA que pertenece justamente a un ex quinielero de nombre PARASUCO del que Elias EL HAGE, gran periodista tandilero dijo en su semblanza:
Lo primero es lo primero: a mí Nicola Parasuco me cae bien, me parece una buena persona y –si lo miro desde la escritura- tiene toda la densidad literaria del self made man americano, ese hombre que se hizo a sí mismo desde su infancia de miseria vendiendo pasteles en la cuadra del Regimiento, el imperio que supo construir con la quiniela clandestina, y la fortuna que blanqueó en Valle Escondido. Si algo le faltaba, ayer dio su último golpe de escena social tandilera: ser el único empresario del pago chico invitado a la glamorosa fiesta de Macri.

De las cinco horas de charla que llevo con él –dos larguísimas entrevistas, una para una revista ya desaparecida en 2001 y otra para el Libro del Bicentenario en 2009-, me quedó la misma impresión: no hay nada que le importe más a Nicola Parasuco que su ciudad y el pensamiento que la comunidad tenga de él. Eso que en sociología, creo, se llama la construcción de la subjetividad. En una de esas charlas-monólogos me dijo: “Luego de la tragedia del chico de Garmendia todos me dijeron que me fuera de Tandil. ¿Por qué iba a hacerlo? Yo acá hice mi mundo, mi familia, he dado trabajo y quizá nunca deje de ser el puto quinielero que fui… Sin embargo acá estoy, domando el cerro y poniendo muchísima plata en esta obra, el Valle de Tandil, donde seguramente no me alcanzará la vida para ver la ganancia, pero acá está, se la dejo a mis hijos y a la ciudad…”.

Quizá esté revelando la confidencia de una charla privada, pero pongo por delante del relato el pensamiento vivo de este siciliano que fue algo así como 32 veces preso, que pasó de canillita a campeón en medio de una existencia siempre al límite entre la contravención y la ilegalidad, y donde descubrió que cada hombre tenía su precio. El mismo personaje que el sábado traspasó la mediática tranquera de La Carlota en su camioneta negra para convertirse en el único empresario de Tandil invitado a la boda de Mauricio Macri y Juliana Awada.

La pista policial tendrá mucho para aclarar sobre que ocurre dentro y fuera del Casino respecto de préstamos usurarios que nunca se pueden pagar y de cómo una empresa que explota juego permite o incentiva los préstamos de ese carácter en el seno mismo del Casino.

CONTINUARA