Schmitz era un adicto a los videojuegos


El fundador de Megaupload se convirtió en el mejor jugador de Call of Duty del mundo, tras pasar 702 horas frente a la consola en unos pocos meses. Se conocen más detalles de la excéntrica vida del millonario alemán

El fundador de Megaupload un adicto a los videojuegos

megaupload


Más conocido con el nombre de Kim Dotcom, Kimble o Kim Vestor, sus alias preferidos, Kim Schmitz -tal su verdadero nombre- es alemán de nacimiento y desde hace un año tiene carta de residencia en Nueva Zelanda. El magnate es una persona caprichosa, millonaria y acostumbrada a vivir entre lujos, y hoy está enfrentando una demanda por varios delitos, que podrían llevarlo a prisión por 50 años.

Kim ya había estado en la cárcel. En 1998 recibió una condena de dos años por haber hackeado una red empresarial y abusado de servicios telefónicos. En 2001 se lo acusó de fraude y se libró de la cárcel pagando una gran multa.

Entre otras particularidades, el pirata pasó 702 horas en pocos meses enfrente de una consola hasta convertirse en el mejor jugador del mundo del videojuego Call of Duty: Modern Warfare 3.

Además, Dotcom gastó más de 400.000 dólares en fuegos artificiales en la Nochevieja de 2010 para donarlos al municipio de Auckland, pero pocos responsables de la ciudad admitieron reunirse con él. El ex alcalde John Banks dijo que se juntó con él tras su donación de los fuegos artificiales, pero que apenas conoció al multimillonario.

Kim ya había estado en la cárcel. En 1998 recibió una condena de dos años por haber hackeado una red empresarial y abusado de servicios telefónicos. En 2001 se lo acusó de fraude y se libró de la cárcel pagando una gran multa.

Al millonario siempre le ha gustado rodearse, en sus apariciones públicas, de bellas modelos contratadas, bailar rock and roll y jugar al golf en los verdes campos de Nueva Zelanda.

El fundador de Megaupload acostumbra filmar algunos fragmentos de su vida personal, como sus viajes a Mónaco, sus carreras de Ferraris, sus fiestas y amigos célebres, creando su propio reality show.

A sus 37 años, "Dotcom" está incluido, según la prensa local, en el grupo de las 10 personas más ricas de Nueva Zelanda.

Acostumbrado a no relacionarse con extraños, Dotcom se recluía en su mansión en las afueras de Auckland y, cuando salía, lo hacía escoltado por un gran operativo de seguridad, en alguno de los lujosos automóviles que colecciona. "No es muy sociable", dijo uno de los vecinos. "Creo que hace todos sus negocios en su mansión", dijo.

Tampoco nadie conoció a su esposa, que está en los últimos meses de embarazo, o a sus tres hijos, de los cuales no se conoce ni siquiera si van al colegio.


El arresto del fundador de Megaupload y la suspensión del sitio sucede al mismo tiempo que el Congreso estadounidense discute la aprobación de la propuesta de ley SOPA (Stop Online Piracy Act), que permitiría cerrar páginas web en cualquier lugar del mundo, lo que supone una violación de la libertad de expresión, según numerosas organizaciones.

Independientemente de las particularidades de su vida, que no deben ser el parámetro para juzgar lo que era el servicio de Megaupload, Schmitz se enfrenta a la Justicia de los Estados Unidos bajo tres graves cargos, por lavado de dinero, formar parte del crimen organizado y violar el derecho de autor.

No se sabe todavía la multa que recibirá el fundador de Megaupload por estos delitos, pero por el momento dejará de vivir entre lujos y fiestas. Hoy, su principal carrera no será sobre un auto sino con la Justicia, para recuperar su libertad.