Un joven de 20 años recibió un disparo en el brazo, luego de evadir un control policial, protagonizar una persecución de película, refugiarse en su vivienda del barrio porteño de Villa Santa Rita, y arrojarse por la ventana hasta ser detenido.

Como no tenía registro se tiró por un balcón y lo balearo

Un joven de 20 años fue baleado en un brazo tras una persecución policial que se inició cuando no se detuvo en un control vehicular, huyó hasta su casa de Villa Santa Rita y, al ver que los efectivos lo seguían, se descolgó a la calle desde un balcón del tercer piso, momento en que fue baleado por un efectivo.

Fuentes de la investigación informaron que el hecho se inició anoche y que, antes de ser baleado, el muchacho se habría resistido de varias maneras a ser detenido por la policía.

Por su parte, la madre y un hermano del joven baleado, identificado como Facundo Reyes (20), denunciaron que los policías que participaron de la persecución irrumpieron en su departamento con suma violencia, luego de destruir a golpes la puerta de ingreso.

Los familiares admitieron no obstante que el joven obró mal al no detenerse en el control policial por temor a que le secuestraran su moto nueva, ya que no tenía los papeles reglamentarios, aunque explicaron que estaba “asustado”.

En la mañana del jueves, Reyes y un amigo que iba con él en la moto al momento del hecho se encontraban detenidos en dependencias de Gendarmería Nacional, fuerza que quedó a cargo de las actuaciones y peritajes requeridos por la Justicia.

Voceros de la pesquisa, que lleva adelante la Justicia de Instrucción en turno, relataron que el hecho comenzó anoche, cerca de las 22, cuando policías de tránsito realizaban un control vehicular sobre la avenida Rivadavia, en Flores.

En esas circunstancias, los policías vieron una moto de alta cilindrada -una Honda 600- con dos hombres a bordo, que no llevaban casco, por lo que les hicieron señas para que se detuvieran.

Según los voceros, los jóvenes no acataron la orden, aceleraron y huyeron, por lo que se inició una persecución policial, a la que se sumaron tres motos y patrulleros de las seccionales 11 y 13.

Los motociclistas tomaron por la avenida Rivadavia, hacia Primera Junta y luego por Donato Alvarez y Juan B. Justo, hasta que llegaron a Tres Arroyos y Terrada, del barrio porteño de Villa Santa Rita.

Allí, el conductor de la moto se bajó e ingresó a un edificio situado en Tres Arroyos 2795, mientras que el acompañante fue detenido en la puerta.

Los policías irrumpieron también en el edificio y llegaron hasta el departamento 3ro. “B”, al que había ingresado el joven y donde se hallaba su madre.

Al ver que seguía siendo perseguido, el muchacho se descolgó desde el balcón hasta la calle, donde se topó cara a cara con un policía, a quien presuntamente amenazó con una navaja y lesionó levemente en el arco superciliar, agregaron las fuentes.

En ese momento, siempre según los datos preliminares obtenidos por la pesquisa, el policía extrajo su arma y baleó al muchacho, quien sufrió una herida en uno de sus brazos.
Las fuentes dijeron que el chico volvió a trepar hasta el balcón de su casa, donde finalmente fue detenido y conducido al hospital Alvarez para ser asistido de la lesión sufrida.

También debieron recibir asistencia médica el policía herido de un corte y otro efectivo que se luxó la muñeca al caer de la moto durante la persecución, agregaron las fuentes.
Reyes y su amigo, de nombre Nahuel, fueron conducidos esta mañana a dependencias de Gendarmería Nacional, en Retiro, donde aguardaba ser llamados a declarar por la Justicia.

Las actuaciones del caso fueron derivadas a personal de esa fuerza por tratarse de un episodio en el que se investiga también el accionar de la Policía Federal.