de la era digital a la esclavtud virtual

de la era digital a la esclavtud virtual
Las telarañas del internet fueron sacudidas en los últimos días por el Congreso Norteamericano, donde dos proyectos de ley, denominados Sopa y Pipa, pretenden restringir los contenidos que se publican en la web con la justificación de combatir la piratería.

Los alcances de los proyectos dispararon las alertas. Los dominios -o nombres de las páginas-, podrían desaparecer si se sospecha que publican contenidos que violen derechos de autor. Y sus responsables podrían ir a la cárcel. La duda es quién y cómo juzga esa responsabilidad. Y si con las leyes se le pondría una mordaza al internet.

Esto enfrentó dos bandos: de una parte las empresas que producen contenidos (música, películas, entretenimiento) y, de otro, los gigantes del internet que prestan servicios en la web.
En contra

La ley Sopa (Stop Online Piracy Act) propuesta en la Cámara Baja de Estados Unidos otorga poderes al Departamento de Justicia para ordenar a los sitios de servicios ‘on line’, como Google, Facebook y Twitter, que bloqueen “el acceso de sus abonados en Estados Unidos o en el extranjero que infrinjan las leyes de derechos de autor”.

De esta manera, se eliminarían de internet las cuentas, blogs y demás sitios que no respeten esa legislación, así sea por sospechas. Adicionalmente, las empresas que incumplan la orden podrían ser cerradas.

La ley Pipa (Protect Intellectual Property Act) que cursa en el Senado, quiere obligar a los proveedores de Internet a bloquear sitios que ofrezcan copias ilegales de música, películas o programas de televisión en Estados Unidos o en el extranjero.

En contra de las pretensiones de ambos proyectos de ley se alinearon los proveedores de internet como Google, Yahoo, Facebook, Twitter, Wikipedia, Amazon, eBAY, LinkedIn... En total quince gigantes de la web, asociados en Netcoalition.com, una especie de sindicato de la red contra la aprobación de ambas leyes, que ya hizo sentir su poder el pasado 18 de enero con el apagón de Wikipedia.

Este grupo sostiene que aunque es necesario combatir la piratería en la web, los alcances de las propuestas de estas leyes son tan extremos que terminan por desvirtuar el concepto de internet como un ámbito abierto y accesible al conocimiento de todo el mundo.

Netcoalition.com asegura que se está haciendo una abierta censura que atenta contra el derecho a la información.

Mark Zuckerberg, el genio de Facebook, sostuvo en su red social que “Internet es la herramienta más poderosa que tenemos para crear un mundo más abierto y conectado. No podemos permitir que leyes mal pensadas estén (se atraviesen) en el camino del desarrollo de la Internet”. Y en su cuenta de Twitter exhortó a los congresistas que tienen en sus manos las polémicas leyes, a “que sean pro Internet”.

Alberto Arébalos, director de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Google para América Latina, dijo a su vez que “si bien los fines del proyecto de ley son loables, luchar contra la piratería, la forma en que pretende hacerlo, que es erigir a las empresas en policías de internet para decir qué es lo que está bien y qué está mal, es similar a la censura previa”.

Eso va “en contra de los principios de internet y no estamos de acuerdo en la forma cómo está redactado el proyecto de ley hasta el momento”.

Arébalos anotó que “nuestro interés es que se genere contenido de calidad”. Por eso, el año pasado Google retiró de su índice (el que aparece primero cuando se hace una búsqueda en Internet), cinco millones de páginas que tenían contenidos violatorios de derechos de autor.

En el caso de Youtoube (el portal de videos), cada minuto se suben 48 horas de video. Arébalos señaló que ya se desarrolló una tecnología en compañía de las empresas de cine y televisión que detecta de inmediato si el video que se sube a la web tiene derechos de autor. Si los tiene, automáticamente lo retira y le advierte a la persona que lo está subiendo que está violando esos derechos, y a la tercera vez que lo haga, se le retira la cuenta de YouTube.

Carolina Botero, colíder de Creative Commons en Colombia y experta en legislación en Internet, explica que la ley Sopa también busca bloquear los nombres de dominios con la sola sospecha de que se tiene material pirata.

La experta advierte que al apelar a mecanismos judiciales, la ley Sopa permitiría bloquear el acceso a páginas web desde los buscadores o incluso borrar toda publicidad acerca de ellas. Y las sanciones llegan hasta cinco años de prisión.

Juan Carlos Muñoz, profesor de informática de la Universidad Icesi , hace notar la gran preocupación que hay “por la censura y pérdida de libertad en la red al tener tanto control sobre un medio que por definición no tiene dueño”.

“La preocupación es, en parte, por las implicaciones que trae el monitoreo que deben realizar los proveedores de internet (ISP) y al que deben someterse los usuarios para poder identificar los casos en que se infringe la ley”, dice el experto.

Agrega que “las comunicaciones encriptadas estarían comprometidas o serán tomadas como una forma de evadir el monitoreo. Muchos servicios que hoy utilizamos como Dropbox, Youtube, incluso Facebook, se harían inviables, muy complejos de administrar o podrían ser cerrados por acusaciones puntuales”, precisa el académico Muñoz.
A favor

Más de 300 empresas privadas y organizaciones artísticas, medios de comunicación y entretenimiento, estudios cinematográficos y de televisión, gremios de autores y editores, son los promotores de las polémicas leyes Sopa y Pipa.

De hecho, las propuestas para defender los derechos de autor o el ‘copyright’ en internet provienen de los sectores tradicionales de la industria: Fox, con el magnate Rupert Murdoch a la cabeza; Disney, ABC, ESPN, Universal, EMI; agremiaciones como Recording Industry Association of America (RIAA) y Motion Picture Association of America (MPAA); empresas farmacéuticas como Pfizer y la Cámara de Comercio de Estados Unidos, entre otros.

El principal argumento para defender las leyes es que las pérdidas que la piratería le genera a la industria legal y a los autores son del orden de los US$135.000 millones al año y amenazan el empleo de 19 millones de personas en Estados Unidos.

El magnate Rupert Murdoch se ha convertido en el principal defensor de la Sopa y la Pipa al aducir que los portales de internet explotan contenidos de las empresas y se prestan para que otros también lo hagan y no pagan por ello. Por eso, el empresario calificó a Google como el más grande pirata de la red y criticó al presidente estadounidense Barack Obama por no apoyar los proyectos de ley.

En un trino en la red, Murdoch escribió: “Así que Obama ha puesto a los suyos con los pagadores de Silicon Valley que amenazan a todos los creadores de software con piratería, sencillamente robo”... Silicon Valley es la sede en California de Google, Apple, Hewlett Packard, eBay, entre otros.

Esta semana, tras el ‘apagón’ de Wikipedia en Internet que provocó la suspensión de la votación de la Ley Sopa en la Cámara prevista para el pasado martes y el retiro de apoyo por parte de 20 representantes y una decena de senadores, Murdoch volvió a escribir: “Pareciera que la blogosfera ha tenido éxito en aterrorizar a algunos senadores y congresistas que previamente estaban comprometidos. Los políticos son siempre los mismos”.

Sin embargo, el republicano Lamar Smith, promotor de la Ley Sopa, sostuvo que “el problema de la piratería en línea es demasiado grande para ignorarlo. Las industrias estadounidenses de propiedad intelectual proporcionan 19 millones de empleos bien remunerados y suponen más del 60% de las exportaciones de EE.UU”, dijo.

Agregó que “el robo de la propiedad intelectual de EE.UU. le cuesta a su economía más de US$100.000 millones al año y la pérdida de miles de empleos. El Congreso no puede mantenerse al margen”, advirtió.

Por su parte, el líder demócrata Harry Reid, ponente del proyecto, señaló que “no hay ninguna razón por la que las cuestiones legítimas planteadas por muchos acerca de este proyecto de ley no se puedan resolver” y convino con Smith en que “la falsificación y la piratería han costado a la economía de Estados Unidos miles de millones de dólares”.

Para Alejandro Jiménez, representante legal de Sony Music en Colombia, “estas normas permiten tener un sistema coherente de propiedad intelectual en internet, como ocurre en el mundo tangible”.

Juan Carlos Muñoz, experto de la Universidad Icesi, concluye que pese a la oposición de la Casa Blanca, de la presión política y de los nuevos medios, “hay muchos intereses en juego y los generadores de contenido moverán cuanto puedan para no perder esta oportunidad de evitar que los contenidos sigan generando ganancias para los extranjeros, de forma ilegal, en lugar de ser para ellos”.
¿Qué pasa en Colombia?

Pese al estancamiento de la ley Sopa y Pipa en Estados Unidos, los efectos de una hipotética aprobación de las mismas, tal cual como están concebidas, no serían ajenos al contexto virtual de Colombia.

Tras conocerse los puntos a favor y en contra de tan polémica propuesta, las autoridades y referentes de internet en el país aseguran que esas leyes antipiratería, sobre todo Sopa, serían un freno al desarrollo de la industria colombiana.

Según el ministro de las Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones, Diego Molano, la ley Sopa afectaría, por ejemplo, a empresas de 'hosting' y 'data center', porque “podrían ser bloqueadas en Estados Unidos por tener, en teoría, un contenido ilegal”.

“También podría afectar a la incipiente industria de software del país. Sin embargo, no creo que esa ley vaya a ser aprobada, por lo tanto no habrá consecuencias y tampoco hay que tomar medidas sobre la misma”, señaló el alto funcionario.

Por su parte, el >gerente de Mi.com.co, la mayor empresa de registros de administración de dominios de Internet en Colombia, Gerardo Aristizábal, dijo que los desarrolladores de software que quieren tener una plataforma para compartir contenido sin ningún o poco control, como en el caso de Facebook y YouTube, estarían expuestos a una ley que va contra la libertad de expresión.

“Si yo tengo un blog y alguien publica un comentario con algún aparte del libro de algún escritor, ya se estarían violando los derechos de autor y así los Estados Unidos podrían tumbar la página. Solo por tener un portal abierto”, explicó Aristizábal.

En ese sentido, el Ministro manifestó que lo que se debe hacer en Colombia es reconocer que internet está trayendo nuevos modelos de negocio, los cuales hay que desarrollar en función de las industrias creativas.

De otro lado y ante el cuestionamiento sobre si Sopa y Pipa reabrirían el debate en torno a la archivada ley Lleras en Colombia, Molano comentó que se trata de dos proyectos totalmente diferentes. Mientras “la ley Lleras buscaba igualar el marco colombiano al de Estados Unidos, la ley Sopa iba a dar un paso más en la legislación de ese país”.

“El marco de Estados Unidos ha permitido el desarrollo de internet, tiene un buen balance y no es necesario modificarlo. Nosotros lo que tenemos que hacer es igualarlo, porque nosotros no tenemos nada”, anotó el alto funcionario.
Pérdidas e intereses

Tanto para el Ministro de las TIC, como para el gerente de Mi.com.co, las pérdidas económicas en Colombia serían muy difíciles de cuantificar, si se aplicara una ley como Sopa, así como determinar la cantidad de páginas colombianas que promueven contenido pirata.

Por un lado, el ministro Diego Molano aseguró que es muy difícil decir quién se lucra y quién no a través de la piratería en Internet. “Mire la caída de MegaUpload. El hecho de que no vendan y no reciban ingresos directamente del consumidor, no quiere decir que no se están lucrando. Usted puede decir que se lucran a través de publicidad o incentivos que da el tráfico, razón por la cual fue cerrado este portal: dinero a cambio de tráfico”, dijo.

Entretanto, Gerardo Aristizábal expresó que las pérdidas económicas estarían supeditadas no solo a la suspensión de los negocios de una página web colombiana con Estados Unidos, sino a la cantidad de demandas que podría recibir por la violación a la propiedad intelectual.

Sin embargo, indicó que Colombia no se caracteriza a nivel mundial por ser desarrollador de plataformas y sistemas para compartir información en línea.

En cuanto a los intereses que se mueven en torno a la iniciativa, el ministro Molano opinó que la industria de Hollywood está realizando “muchísimo ‘lobby’” y sus esfuerzos por tratar de congelar su modelo de negocio serían finalmente más perjudiciales para ella.

“Si un artista exitoso hace una canción y no puede crecer como otros artistas, va a buscar una forma en la que sí. Entonces no va a trabajar con Hollywood, sino con Bollywood u otro sitio, porque el negocio va a crecer por ese lado”, indicó.
Otras leyes antipiratería
Ley Lleras en Colombia: este proyecto contemplaba sanciones a quienes se lucraran con contenidos sin derechos de autor y la suspensión de los servicios de Internet para los reincidentes. El proyecto de ley fue archivado en noviembre del 2011.
Ley Sinde en España: plantea la creación de la Comisión de Propiedad Intelectual, la cual debe determinar si una página web viola la propiedad intelectual y gestionar su cierre.
Ley Hadopi en Francia: establece sanciones que podrían ascender a los 300 mil euros y también podría incluir la suspensión de Internet por un año.
Ley Döring en México: la iniciativa fue presentada el 15 de diciembre del 2011. Permite al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial acceder a los datos privados de los usuarios.
Alternativas web

Los nuevos modelos de negocio en Internet deben favorecer tanto a los creadores, como al usuario, y uno de ellos puede ser el de la televisión con conexión a Internet, según lo plantea la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) y responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes.

La comisaria señaló que este modelo representará el 90 % de televisores que se venderán en dos o tres años en Europa y permitirá combinar programas de televisión, películas, videojuegos o redes sociales.

En su opinión, este modelo da la oportunidad a los creadores de ofrecer al público una manera legal de acceder a sus obras, en tanto que estimulará el despliegue por parte de operadores de telecomunicaciones de lÍneas de Internet más rápidas.

Los consumidores podrán elegir de una amplia oferta de contenidos. Es el caso de Netflix, en Estados Unidos, una potente plataforma de descarga legal de contenidos.
Cronología de la lay Sopa

1. En junio del 2011, Mike McCurry, ex secretario de prensa de Bill Clinton, empezó a representar la posición de SOPA y PIPA en el campo político, como una forma de combatir el robo en línea.

2. El 22 de septiembre del 2011, se envió una carta al Congreso, para motivar la aprobación de la ley Sopa en ese año. Fue firmada por más de 350 empresas, entre ellas, NBCUniversal, Pfizer, Ford Motor Company, Revlon, NBA, y Macmillan Publishers.

3. El proyecto de ley Sopa fue presentado el 26 de octubre del 2011 en la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el representantes republicano Lamar Smith.

4. Inicialmente, la propuesta fue sustentada por doce copatrocinadores republicanos y demócrata. Estaba estructurada de forma similar a la ley Pipa, presentada en el Senado en 2008.

5. El 16 de noviembre del 2011, muchas compañías de internet, entre ellas Mozilla y el Centro para la Democracia y la Tecnología, organizaron una propuesta contra la ley Sopa por medio de su participación en lo que llamaron el ‘American Censorship Day’ (El Día Americano de la Censura).

6. El 22 de noviembre, el director Ejecutivo de Business Software Alliance (BSA) aseguró que el contenido de la ley requería ser ajustado y delimitado, pero que ayudaría en el proceso.

7. El 22 de diciembre, Go Daddy, el mayor registrador de nombres de dominio (DNS) del mundo, se sumó al proyecto, lo cual condujo a los usuarios de ‘Reddit’ a organizar un boicot. Al fines de mes, Markham Erickson, de NetCoalition, emitió un discurso sobre la posibilidad de coordinar un apagón de protesta entre las diferentes compañías de internet del grupo.

8. El 18 de enero del 2012, Wikipedia en inglés protagonizó un apagón de 24 horas. Google apoyó la protesta, además de que, días antes, la Casa Blanca se mostró en contra de la ley.

9. El 20 de enero, el principal promotor de Sopa, Lamar Smith, decidió retirar el proyecto hasta que se logre un acuerdo más amplio para llegar a una solución. La votación del polémico proyecto estaba programada para el 24 de enero. No obstante, señaló que se revisará el enfoque sobre cómo abordar el robo y venta de material estadounidense.
Internet en 24 horas
Más de 100.000 dominios (.co .ar .es) existen en Internet.
Más de 150.000 millones de correos electrónicos se envían.
Más de 860.000 videos son cargados en YouTube
Más de 900 millones de comentarios se hacen en Facebook
Más de 100 millones de tweets se emiten.
Más de 500 millones de llamadas se hacen por Skype
Más de 18 millones de aplicaciones se descargan en Iphone
Más de mil millones de búsquedas se realizan en Google.
2.160.000 actualizaciones se escriben en blogs
Más de 200 mil páginas web hay registradas en Colombia.
Más de 439 millones de consultas tienen Sopa y Pipa.
En sus propias palabras

"Aunque hay que reconocer que hay piratería y gente que se enriquece de la propiedad intelectual de otros, creo que es importante mantener un balance entre este aspecto y la capacidad de innovar, de conectarse y accesar a la información. Por eso no estoy de acuerdo con la ley Sopa, ya que al tratar de eliminar una manzana podrida, lo que hace es acabar con todas las manzanas. Es muy restrictiva”. Diego Molano, Ministro de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones de Colombia.

"La ley Sopa puede eliminar hasta la página de mi abuelita, si ella subió una foto de Supermán y no tiene derechos de autor, la tumban. No tiene límites, mientras la Pipa al menos trata de buscar sitios que sí infrinjan los derechos”.
QUE IRONIA SOMOS MILLONES Y UNOS POCOS NOS ESCLAVIZAN A VER Y HACER LO QUE ELLOS DIGAN CON LA EXCUSA DE LA PIRATERIA

Fuentes de Información - de la era digital a la esclavtud virtual

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 385 Visitas
  • 0 Favoritos

0 comentarios - de la era digital a la esclavtud virtual