Libertad vs autoritarismo: otra vez SOPA

Es la eterna lucha entre la libertad y el autoritarismo. La única lucha, aún cuando algunos sigan creyendo ingenuamente en esa pantalla que todo lo reduce a un imaginario asunto de izquierdas contra derechas. Cómodos clichés detrás de los cuales se escuda la conveniencia de quienes los venden. Y la pereza mental de quienes los compran.

La lucha entre libertad y autoritarismo, por supuesto, no se limita al mundo subdesarrollado. La historia del Siglo XX, para no ir más lejos, ofrece miserables episodios de autoritarismo en el mundo desarrollado: Hitler y Mussolini, nada menos.

La tecnología, sin dudas, ha evolucionado desde entonces. La intención de controlar vida y obra de las personas, sin embargo, sigue intacta.

¿Es necesariamente la intención de cualquier Estado controlarlo todo? Tiende a serlo. Suele haber intereses privados involucrados, con la necesaria complicidad de legisladores como Lamar Smith, congresista estadounidense que ninguna honra le hace al apellido que comparte con el padre de la economía.

Se confirma, una vez más, la aguda observación de Bastiat, pensador francés del Siglo XIX, cuando reflexionaba acerca del mercantilismo (contubernio entre el Estado y ciertos particulares) de sus días: "esa ficción", decía sobre el Estado, "por la cual todos quieren vivir a expensas de los demás". La intención, evidentemente, sigue intacta.

Prueba de ello es el lobby que en los Estados Unidos ha hecho la industria de los medios y del entretenimiento en favor de una legislación que, con el argumento de supuestamente combatir la piratería en línea, parte de la base que todos somos ladrones mientras no demostremos lo contrario. Invirtiendo un concepto legal básico, por el cual se es inocente (y no culpable...) mientras no se demuestre lo contrario. Autoritarismo en estado puro.

Ese es el espíritu del SOPA (Stop Online Piracy Act), algo así como "Alto a la piratería en línea", para cuyo respaldo los 32 políticos estadounidenses que lo impulsan han recibido millonarios apoyos a sus campañas políticas por parte de "la industria del cine, la música, y la TV", según publicó días pasados el Financial Times en base a un reporte de MapLight, empresa que investiga los financiamientos de campañas políticas. Mercantilismo en estado puro.

Autoritarismo y mercantilismo. Esos que evidentemente le gustan a Smith (el legislador estadounidense). Esos, también, que en épocas tan tempranas como el año de la independencia de los Estados Unidos otro Smith (el filósofo escocés), combatía ferozmente con enorme claridad desde su libro más famoso: "La riqueza de las naciones".

Este asunto, que no sólo incumbe a los Estados Unidos pues pretende darle a la legislación estadounidense el poder de censurar contenidos de Internet (por definición, la censura aplicaría en cualquier parte del mundo...), tiene antecedentes que datan de hace ya casi 20 años. El autoritarismo y el mercantilismo nunca descansan.

En efecto, los problemas comenzaron cuando la evolución tecnológica hizo que el negocio de los medios y del entretenimiento comenzó a tener una enorme competencia: tal como dice Clay Shirky, analista de la industria tecnológica, la mayor parte del Siglo XX fue una buena época para dicha industria..., pues la competencia era muy limitada.

Además, en un mundo sin computadoras personales ni Internet, también era muy limitada la capacidad individual de generar contenidos.

Apareció entonces la ley "Audio Home Recording Act", de 1992, que acertadamente distinguía entre copias legales (con fines personales) e ilegales (con fines comerciales). Pero la industria fue por más.

Los niños se quejan cuando les sirven sopa. Los adultos no debemos quedarnos con la queja cuando lo que nos quieren servir es más autoritarismo y más mercantilismo. Sea que provenga de algún trasnochado latinoamericano "de izquierda". O de algún recalcitrante estadounidense "de derecha". Como Lamar Smith, legislador republicano por Texas. No es izquierda ni derecha. Es autoritarismo.

Esta vez la propuesta de censurar Internet no vino de China, sino de los propios Estados Unidos. Los padres fundadores deben estar revolcándose en sus tumbas.

1 comentario - Libertad vs autoritarismo: otra vez SOPA

@eef19612010 +1
Todo es poder. Afganistán, Irak, Malvinas, Vietnam... a ellos no les importa las libertades tuyas ni mías ni de la de los pobres asfixiados por regímenes crueles. Si en esos lugares hay para rapiñar van en nombre de la libertad y después hacen sus negocios. Con internet más que nunca todo es negocio. Cero más cero menos con un billete arreglás a cualquiera...