El abogado defensor llega a un acuerdo para posponer el borrado de todos los archivos de los servidores

Megaupload gana dos semanas


Aún hay esperanza. Eso deben pensar los 50 millones de usuarios de Megaupload cuyos archivos quedaron bloqueados el pasado 19 de enero. Ese día el FBI cerró el portal de almacenamiento y descargas al tiempo que las autoridades neozelandesas detenían a 4 de sus 7 directivos contra los que el Gobierno de Estados Unidos había enviado órdenes de arresto internacionales por su relación con una «organización criminal internacional responsable de la piratería masiva a nivel mundial de obras protegidas por derechos de autor». Entre ellos estaba el director y fundador de Megaupload, Kim Schmitz.

Ahora, Ira Rothken, el abogado encargado de la defensa de Megaupload, ha conseguido llegar a un acuerdo para posponer al menos dos semanas el borrado de todos los archivos alojados en los servidores de Megaupload.

Llegan los federales
La noticia llega después de que el lunes el FBI anunciase que su equipo ya había copiado los archivos que creía relevantes para el caso y daba por concluida la investigación de todos los documentos almacenados. Acto seguido la oficina del fiscal del distrito este de Virginia envió una carta a Carpathia Hosting y Cogent Communications Group, las dos compañías propietarias de gran parte de los servidores que Megaupload subcontrataba, dándoles orden de eliminar todos los archivos este jueves 2 de febrero.

Pero el acuerdo alcanzado pospone esa acción dos semanas. «Carpathia y Cogent han llegado a un acuerdo para preservar los datos de consumo por un tiempo adicional de al menos dos semanas, así que Megaupload puede trabajar sobre la propuesta de EE.UU.», tuiteó Rothken.

Carpathia Hosting y Cogent Communications Group cobraban una tasa diaria por el uso de sus servidores, pero ahora que las cuentas de Megaupload han sido congeladas y han dejado de cobrar, ambas compañías podían proceder a liberar sus servidores sin compromiso.

Cauteloso optimismo
«Estamos siendo cautelosamente optimistas en este punto, tanto Estados Unidos, como Megaupload, deben tener el deseo común de proteger a los consumidores», declaró Rothken, quien considera que los archivos almacenados en esos servidores son esenciales tanto para los usuarios del portal, como para la defensa de Megaupload.

Los usuarios de Megaupload, quienes habían comenzado a organizarse con la intención de demandar al FBI, han recibido la noticia positivamente, aunque son conscientes de que aún no pueden cantar victoria, ya que siguen sin tener acceso a sus archivos personales.