Trasladan a un instituto de menores al chico que causó una
La Justicia ordenó el arresto domiciliario para al adolescente de 15 años que se llevó sin permiso el auto de su madre para salir con sus amigos, chocó contra un colectivo y una camioneta en Lomas de Zamora a más de 100 kilómetros por hora y provocó la muerte de uno de sus acompañantes y de un vecino que caminaba por el lugar.




En principio, el menor quedó demorado algunas horas, pero debido a que por su edad es inimputable, se le tomó declaración y se le concedió arresto domiciliario. Como su madre se encuentra en Brasil y la Justicia pretende evaluar su situación familiar, será trasladado a un centro de recepción de menores.




El accidente se produjo cerca de las 5.30 en el cruce de Alsina y Balcarce, a media cuadra de la estación de Lomas de Zamora, luego de que anoche el chico decidiera llevarse sin permiso el auto Volskwagen Fox gris de su madre para salir con cuatro amigos.




"La madre estaba de vacaciones en Brasil y había dejado a su hijo al cuidado de su abuela. El auto también había quedado allí", dijo a la agencia Télam un jefe policial.




Según determinaron los investigadores, los cinco amigos concurrieron a un bar de la zona sur, donde permanecieron algunas horas, tras lo cual dos de ellos se retiraron. El accidente se produjo cuando el chico y sus dos amigos que quedaban se subieron nuevamente al Fox para regresar a sus casas y el auto, que iba por la avenida Alsina, atropelló a un joven de 19 años que cruzaba por la senda peatonal de la calle Balcarce.




Aparentemente, el adolescente aceleró aún más su vehículo, perdió el control y chocó contra el interno 51 de la línea de colectivos 266, pero luego continuó su marcha, cambió de carril e impactó de frente contra una camioneta Dodge beige.

Como consecuencia del impacto, uno de sus acompañantes, de 17 años, murió a raíz de las múltiples heridas, al igual que el vecino, identificado por la Policía como Jonathan Alan Báez, que caminaba circunstancialmente por el lugar.

El auto, con un calco naranja en la luneta trasera que decía "No corro, manejo seguro", quedó totalmente destruido. El chofer del colectivo chocado, Juan Carlos Occhipinti, aseguró que el auto iba a más de 150 kilómetros por hora y que luego del accidente el conductor y su amigo ileso quisieron escapar.

"La gente los tuvo que agarrar porque se querían ir. Estaban atrapados, pero cuando los sacaron los bomberos se querían escapar", dijo el hombre, quien precisó que cuando estaba cruzando la avenida con luz verde escuchó una "explosión".




"Escuchamos el golpe y al muchacho que venía caminando se lo llevó también por delante, después me tocó a mí, cruzó de calle y chocó con la camioneta. El mismo impacto lo despidió para la otra mano y a los treinta o cuarenta metros embistió a la camioneta", señaló Occhipinti. En tanto, el conductor de la camioneta también siniestrada, Delfino Alcaraz, aseguró a Télam que el auto Fox "venía a toda velocidad".




El conductor del Fox fue trasladado al Hospital Gandulfo, donde fue atendido por golpes y contusiones y se le extrajeron muestras de sangre para determinar si había consumido alcohol o drogas, pero aún no se conocen los resultados, dijeron fuentes judiciales.

Luego, fue derivado a la comisaría 8ª de Lomas de Zamora, en la localidad de Villa Galicia, y los fiscales del Fuero Penal Juvenil de Lomas de Zamora, Jorge Venzano y María Cristina Luzuriaga, le tomaron declaración y pidieron a la jueza Nora Dina Guendler que conceda al menor un arresto domiciliario.

La magistrada hizo lugar a ese pedido, en tanto que los fiscales ordenaron que el chico sea sometido en breve a peritajes psicológicos y que una asistente social evalúe su situación familiar y si tendrá contención, ya que aparentemente sus padres están separados. Mientras, se decidió su traslado a un centro de contención para menores.