Estados Unidos
será juzgado por un tribunal militar
Publicado: 04 feb 2012 | 04:40 MSK
Soldado que abrió el grifo a WikiLeaks ...


El soldado estadounidense Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos clasificados , será juzgado por una corte marcial. Así lo ha anunciado el comandante del Distrito Militar de Washington, el general de división Michael Linnington.
Esta decisión abre la vía para fijar la fecha del juicio a Manning, de 24 años, que afronta una posible cadena perpetua por presunta traición y espionaje, y 'ayuda al enemigo', entre otros cargos.
En la audiencia preliminar del pasado mes de diciembre, la acusación presentó testimonios y pruebas informáticas que, en su opinión, demuestran que Manning transfirió más de 700.000 cables diplomáticos clasificados relacionados con las guerras de Irak y Afganistán, entre otros documentos, a la red WikiLeaks, fundada por el australiano Julian Assange.
La defensa de Manning, dirigida por el abogado David Coombs, tendrá más dificultades para presentar el caso y, eventualmente, recurrir, dada la rigidez del sistema marcial.
¿Juzgado por abrir los ojos al mundo sobre Irak?
Sobre el caso de Manning, el analista político y activista pacifista Carlos Montes comentó a RT que Bradley Manning "nos ayudó a ver la verdad sobre las atrocidades que estaban pasando en Irak y Afganistán y a entender que las fuerzas militares de Estados Unidos perseguían a personas inocentes".
En este mismo sentido la defensa, junto a la amplia red de apoyo de Manning, insiste en que la información filtrada no puso en peligro a nadie, ni fue hecha pública con el fin de ayudar al enemigo. Además, su abogado explicó que los superiores de Manning ignoraron su comportamiento y sus problemas de adaptación por tener dudas sobre su sexualidad.
Manning trabajó como analista de información en Irak desde octubre de 2009 hasta su detención en mayo de 2010, cuando un informante del Pentágono, el pirata informático Adrian Lamo, supuestamente lo delató.

Articulo completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/ee_uu/issue_35743.html

La gran filtración»
El soldado raso que dejó la diplomacia de EE UU al desnudo
Washington cree que Bradley Manning, detenido en mayo por filtrar a Wikileaks un vídeo sobre Irak, es la única fuente de la organización
"Hillary Clinton y varios miles de diplomáticos de todo el mundo van a tener un ataque al corazón cuando se despierten un día y encuentren un catálogo de documentos clasificados disponibles al público en formato de búsqueda online". De ese modo, el pasado mes de mayo, el soldado Bradley Manning, de 22 años, le confesaba a un completo desconocido, el reputado hacker norteamericano Adrian Lamo, que había robado todo un arsenal de información clasificada que había puesto en manos de Julian Assange y Wikileaks. Manning buscó a Lamo por su fama. Era un pirata informático que en 2002 se había infiltrado en la página de The New York Times y Yahoo, entre otras respetables empresas. Finalmente, se entregó al FBI y fue condenado a seis meses de arresto domiciliario y dos años de libertad condicional. Para Manning, un modelo a seguir.
el soldado Manning aspiraba a hacer algo semejante, algo por lo que se hablara de él. Anhelaba dejar de ser un soldado raso aislado en medio del desierto, en Irak, y ganar notoriedad internacional. El 21 de mayo contactó en un chat con Lamo, y le dijo: "Si tuvieras acceso sin precedentes a redes clasificadas durante 14 horas al día, siete días a la semana, durante más de ocho meses, ¿qué harías?". Al día siguiente le confesó lo que había hecho: descargarse cientos de miles de documentos de las redes secretas del Pentágono conocidas como SIPRNet y JWCIS, incluidos los cables de la diplomacia estadounidense. Alardeó de la información que había recabado de instituciones como "la Santa Sede y su posición sobre los escándalos sexuales del Vaticano". "Es imposible para un ser humano leer un cuarto de millón de documentos y no sentirse desbordado, tal vez desensibilizado", añadió.
Todas estas conversaciones provienen del ordenador de Adrian Lamo, que registró sus interacciones con Manning y posteriormente le delató, al considerar que era un inconsciente que estaba poniendo en riesgo la seguridad nacional de su país. Lamo defiende, y así se lo ha explicado a EL PAÍS, que Manning actuaba al dictado de Assange, y que es la fuente principal de todas las filtraciones recientes de EE UU: los informes de las guerras de Afganistán e Irak, publicados en verano, y los cables del Departamento de Estado, publicados el domingo pasado. Tenía entonces una prueba: un cable de la embajada norteamericana en Rejkiavik, en el que se relata una reunión con dirigentes islandeses y con un asesor del embajador británico. En el cable se decía: "Después de expresar pesimismo sobre el futuro de Islandia, los dos oficiales pidieron ayuda a EE UU". Fue publicado por Wikileaks el 18 de febrero.
Aquello fue un aperitivo, una prueba. En una conversación difundida por Lamo, correspondiente al día 22 de mayo, Manning le decía: "Tengo contacto con Assange, pero no sé nada más de lo que él me cuenta, que es muy poco". En aquel entonces, Manning sabía que a Assange le pisaba los talones el Departamento de Estado. "Trataban de saber cómo había conseguido el cable de la embajada islandesa", dijo el soldado. Entonces Washington no se imaginaba que un topo del Ejército había desviado no sólo uno, sino 250.000, tan reveladores o más que aquel.
Cuatro días después, Manning fue arrestado en Irak. Lamo había informado de sus conversaciones a la División de Inteligencia del Pentágono, temeroso de que las filtraciones pudieran afectar a la seguridad de las tropas en los frentes de guerra y pudieran ofrecer a grupos terroristas información crítica sobre EE UU. Nacido en 1987 en Oklahoma, de padre norteamericano y madre británica, el soldado Manning dividió su infancia entre ambos países, antes de alistarse en el Ejército a los 18 años. Recibió adiestramiento como analista militar de inteligencia en Arizona. Pronto recibió destino: la Segunda Brigada de la 10ª División de Montaña, en Fort Drum, Nueva York. De allí fue enviado al frente de guerra, en Irak.
En sus conversaciones con Lamo, se muestra frustrado, desengañado, resentido con el Ejército, su país, la religión. "He estado aislado demasiado tiempo", dice. "Tomo pastillas como un loco". "Siento que abusan de mí como de una mula de carga". "Quiero que la gente vea la verdad". "Ya no creo que haya gente buena y mala. Hay una serie de países que actúan siempre a favor de su propio interés". No da una razón específica para filtrar toda la información que tiene a su alcance. "Era información muy vulnerable. Y, bueno, se la mandé a Wikileaks. Dios sabe lo que sucederá a partir de ahora. Espero que haya una gran discusión mundial, debates, reformas. Si no es así, estamos condenados como especie".
A día de hoy, Manning se halla aislado en una celda en la base de los Marines en Quantico, Virginia, sometido a una evaluación mental y a la espera de juicio. El Ejército sólo ha presentado cargos por el robo de dos vídeos de guerra y la filtración de 50 cables del Departamento de Estado, aunque se espera que amplíe las acusaciones en las próximas semanas. Jeff Paterson, que ha creado una organización con la que paga sus gastos jurídicos y el desplazamiento de su familia para las visitas en la cárcel, se ha intercambiado mensajes con él. "Le animan las muestras de solidaridad que recibimos, los mensajes que nos mandan personas de todo el mundo, que consideran que lo que ha hecho es trabajar por la transparencia", asegura en conversación telefónica desde Oakland, en California.
Paterson estima, después de hablar con diversos abogados, que la pena máxima que pende sobre Manning es la cadena perpetua y que el juicio tendrá lugar en la primavera del año que viene. A él, como a los activistas que están ayudando a Manning, no le queda ninguna duda de que el Gobierno cree que el soldado es la única fuente de las filtraciones de informes de las guerras y del Departamento de Estado. "Bradley no está colaborando con los fiscales del Ejército. El Gobierno deberá demostrar con todas las pruebas a su alcance que Bradley es culpable. A él le queda una dura batalla por librar, nadie ha dicho que vaya a ser fácil", dice. "Pero el trabajo del Pentágono es demostrar que tiene razón".

Estados Unidos
Obligar al cabo Manning a dormir desnudo es apropiado, según Obama

EEUU

Hillary
  asi se ve ahora el Soldado


Siendo preguntado por las condiciones de reclusión del cabo Bradley Manning, acusado de filtrar información clasificada del Pentágono a WikiLeaks, el presidente Barack Obama se manifestó seguro de que “son apropiadas y corresponden a nuestros estándares básicos”. Por lo tanto, el mandatario admitió el derecho que tiene la administración carcelaria de obligar a dormir desnudo a un detenido.
En una rueda de prensa, Obama señaló que consultó al Departamento de Defensa acerca de la observación de las normas carcelerías en la base militar de Virginia (en Quantico, donde se ubica el regimiento de Infantería de Marina), puesto que antes había recibido de los abogados civiles del ex funcionario una denuncia al respecto. En particular, el letrado David Coombs denunció que los celadores obligaban al acusado a dormir desnudo, a raíz de que se había escuchado un comentario sarcástico acerca del uso potencial de la ropa inferior para suicidarse.
El presidente estadounidense no quiso entrar en más detalles sobre el caso, mientras que el portavoz de la base, el teniente Brian Villiard, confirmó que sí se emplean ciertas restricciones para asegurar que el acusado comparezca ante el tribunal. “La intención no es humillar ni causar ningún tipo de humillación”, aseguró el oficial. La orden que prohibía a Manning a dormir vestido se tomó por la alusión a que si quisiera suicidarse “lo podría hacer con la goma de su calzoncillo”.
Antes se informó que igualmente se le prohibía a Manning a llevar prenda alguna durante el pase de lista diario. Y eso que a lo largo de los nueve meses previos le custodiaron sin sospecha de que pretendiera acabar con su vida.
Las denuncias de la defensa provocaron que un relator especial de la Organización de las Naciones Unidas contra torturas haya presentado ante al Departamento de Estado un pedido formal de detalles sobre el tratamiento que recibe Manning en la cárcel militar. El despacho de Hillary Clinton ya está preparando una respuesta, igualmente formal, acerca del tema.
Mientras tanto, las más recientes imágenes del procesado, de 23 años de edad, evidencian importantes cambios en su aspecto físico, que a lo mejor necesitan explicaciones adicionales por parte de la administración carcelaria.
Manning fue arrestado después de que un pirata informático le acusara de ser el cómplice principal de Julian Assange en la filtración de los cables clasificados del Pentágono. Se supone que fue este cabo el que facilitó la publicación por el sitio WikiLeaks, en noviembre pasado, de centenas de miles de documentos. Siendo acusado de notorio incumplimiento del Código Militar, el joven corre el riesgo de ser condenado a pasar 50 años en prisión.