Calle 13 y mas de 70 mil personas en Mendoza


A las 23:10 y con el anuncio de bombas de estruendo y fuegos artificiales, René Pérez subió al escenario lujanino para cerrar las celebraciones vendimiales del departamento. Enfundado en una remera negra con una leyenda que rezaba “no a la minería contaminante”, el boricua y novio de nuestra Soledad Fandiño comenzó un agite sin pausa que hizo delirar y mover el esqueleto a más de sesenta mil personas.

Si algún mendocino despistado todavía consideraba al grupo Calle 13 como una banda de reggaeton, luego de este recital las dudas quedaron disipadas.

Se trata definitivamente de una de las mejores bandas de música urbana y alternativa de Latinoamérica. Estos “juglares del pueblo que cuentan lo que ven” –como alguna vez definió a la agrupación el mismo René Pérez- demostraron que sus letras cargadas de sexo, fiesta y mucha política y contenido social hablan justamente de todo lo que les rodea. No son un producto pop y digerible, sino un fenómeno contestatario y comprometido.


Recital


“El baile de los pobres” fue la canción que, previa a la proyección de un video, abrió el recital. Pegada a la misma siguió “No hay nadie como tú” y luego vino “Vamos a portarnos mal”, previa afirmación contundente del Residente: “vamos a portarnos mal y decirle al mundo que no queremos minería contaminante”.

Antes del cuarto tema, el cantante hizo quizás una sutil referencia a la polémica mediática que surgió en cuanto a la contratación de la banda, y dijo: “hay gente que critica sin bases ni fundamentos, para ellos es este tema. Yo cometo errores como todos, pero existen medios que no tienen toda la historia. Sobre todo los programas sobre la farándula, que no sirven para nada. No los sigan. La farándula aquí (¿Por Mendoza? ¿Por Argentina?) está cabrona. Por eso, no se concentren en un solo periódico, hoy con internet se pueden leer muchas fuentes, muchos medios. Este tema es para esos medios que critican”… y llegó “Ven y critícame”.

“Este tema se lo dedico a todas las mujeres bonitas de acá de Argentina, que son hermosas, de verdad. Es un tema que lo hicimos para el segundo disco, porque cuando sacamos Atrevete, que era todo alegre, a mucha gente se le ocurrió pensar que solo eso era Calle 13. Nosotros representamos un montón de cosas, no solo una. Representamos la política, representamos lo sexual, y también representamos la fiesta. Representamos la vida. Tenemos temas fuertes, y temas que salen del corazón. Aquí va, para que vean que también escribo cosas bonitas: Beso desayuno”.


mendoza


Ya a esta altura, la gente estaba loca. No importaba la sed, el agobio del calor ni el cansancio: Mendoza solo quería seguir bailando. “Se vale todo” y “Hormiga brava” fueron los temas ideales para cumplir con ese cometido.

Fue notoria la presencia de “trapos” con inscripciones de contenido social (además de las banderas antimineras, había mensajes que abogaban por la despenalización del aborto, consignas de igualdad y no discriminación y presencia de organizaciones estudiantiles y de políticas socialistas).

“La bala” un tema que versa sobre la problemática del gatillo fácil, llegó con una nueva intro del Residente: “el problema de los pueblos es la falta de educación. Es importante estudiar o te van a coger de pendejo”.

Se trató del momento de mayor compromiso político de René: “Este tema es para Facundo Cabral –ultimado en Guatemala- y para todos los chamaquitos que escuchan rap violento, para esos raperos que sólo hablan de matar. El tema también va dedicado a Mariano Ferreyra -el militante argentino del partido obrero asesinado durante una manifestación ferroviaria, supuestamente a manos de patotas de la CGT-. ¿Dónde está Luciano Arruga? –desaparecido hace tres años, hecho por el cual se investiga a la policía de Buenos Aires-“.

“Me voy pa’l norte” y “Suave” fueron las canciones siguientes del repertorio; y un momento particular se vivió entre el público y la banda: todos los integrantes comenzaron a lanzar hacia el mar de gente botellas de agua mineral de todos los tamaños. Más de quince botellas volaron hacia diferentes sectores, bajo la consigna tajante de René: “compártanla. Al que lo vea que se la toma toda solito bajo y le rompo los dientes”.

Calle 13


“Cumbia de los aburridos” llegó y se transformó en uno de los momentos más altos del recital: el público acompañó la voz de René y, aseguraba, “no nos vamos más de acá”.

“La Perla” sonó dedicada a los barrios latinoamericanos. Es una canción que lleva el nombre de la villa donde René nació. El cantante en este caso expresó que “el gobierno de Puerto Rico no coopera con la cultura. Es un gobierno arrodillado. El gobierno de Argentina no es así. Espero que Argentina algún día ayude a Puerto Rico a ser libre”, en un guiño de identificación con el modelo actual.

“Tango del pecado” iba anunciando la despedida, y “Atrevete té té” fue el tema que marcó la despedida. “Si ustedes quieren más, pidan más. Yo con esto ya cumplí. Y quiero repetir que afuera todas las mineras, hay que buscar otras formas de que el pueblo progrese. Hay que desarrollar la minería, pero hay que hacerlo bien”, gritó el portorriqueño.

Con un bis, “Calma pueblo”, la banda latina del momento cerró el que, sin dudas, y a pesar de las falencias organizativas, fue uno de los recitales del año.