El herbicida RoundUp de Monsanto perjudica la fertilidad masculina y causa deformaciones


La verdad del herbicida roundup

En un inquietante estudio publicado el mes pasado (Dic. 2011) en la Revista de Toxicología in Vitro, los investigadores encontraron que el popular “herbicida” de Monsanto, conocido como Roundup, que ha sido vinculado a más de 25 efectos adversos para la salud, también es capaz de interferir y/o dañar el sistema reproductivo masculino.

Los investigadores probaron el Roundup, un herbicida a base de glifosato, en células testiculares de ratas maduras en un rango de concentración entre 1 y 10.000 ppm, al que calificaron como “el rango de un poco de orina humana y el de los niveles en el medio ambiente en la agricultura”. Encontraron que en el plazo de 1 a 48 horas de exposición al Roundup las células testiculares resultaron estar dañadas o muertas.

Lo que es más preocupante aún, es que incluso con el supuesto “no tóxico” de concentración de 1 ppm de Roundup, o el glifosato en sí mismo, se observó una disminución en un 35% de las concentraciones de testosterona.

Tenga en cuenta que 1 ppm de Roundup es una concentración infinitesimal. Agua destilada, como punto de referencia, contiene entre 5-10 ppm de sólidos disueltos. ¿Cómo puede una pequeña concentración de Roundup/glifosato causar una profunda ruptura de la actividad biológica en células de los testículos?. El fenómeno se conoce como disrupción endocrina.
deformaciones

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas que interfieren con la “síntesis, secreción, transporte, acción de unión, o la eliminación de las hormonas naturales del cuerpo que son responsables del desarrollo, el comportamiento, la fertilidad, y el mantenimiento de la homeostasis (el metabolismo celular normal)”, y es capaz de interferir con la salud hormonal, incluso en concentraciones mínimas. Mientras que una mayor concentración de Roundup puede resultar la muerte celular inmediata, una mucho más baja puede alterar la expresión hormonal y genética de esa célula, tal vez tomando el camino hacia una disfunción patológica, o incluso el cáncer.

En última instancia, el problema con Roundup/glifosato y la disrupción endocrina no es simplemente teórico. La mayoría de nosotros en el mundo industrializado ya estamos siendo expuestos a concentraciones significativas en nuestro aire, lluvia, agua potable y alimentos. La exposición a herbicidas es sólo una forma de precipitación a partir de lo que es quizás en ejemplo de la más grande experimentación humana en masa que se haya realizado nunca: la cooptación del sistema mundial de producción de alimentos de primera necesidad de las empresas químicas y de biotecnología. No dimos nuestro consentimiento para este experimento, ni tampoco fuimos plenamente informados de lo que podría pasarnos. Sólo a través de la sensibilización, seremos capaces de cambiar el rumbo en contra de la química y el incesante asalto biológico contra la salud representados por empresas como Monsanto y Dow AgroScience.

bill

LAS PRINCIPALES CONCLUSIONES:

-La industria (incluyendo Monsanto) ha conocido desde la década de 1980 que el glifosato causa malformaciones en animales de experimentación en dosis elevadas.

-La industria ha sabido desde 1993 que estos efectos también puede ocurrir con dosis bajas y medias.

-El gobierno alemán conocía al menos desde 1998, que el glifosato provoca malformaciones.

-El panel de la Comisión de Expertos Científicos de la UE ya sabía en 1999 que el glifosato provoca malformaciones.

-La Comisión Europea conocía desde 2002 que el glifosato provoca malformaciones. Este fue el año en que la división de la Dirección General de la DG SANCO publicó su informe final del examen, por el que se sientan las bases para la aprobación actual de glifosato.

El informe incluye una buena cantidad de detalles técnicos para mostrar cómo los reguladores se inclinaron hacia atrás para descontar esos estudios, y hacer que pareciese que no había problemas con Roundup.

El Herbicida Roundup de Monsanto causa defectos de nacimiento.
monsanto
roundup
Lo último que quieren admitir es que causa defectos de nacimiento. Pero eso es lo que justamente un grupo de diversos científicos – incluyendo la Universidad de Cambridge, King’s College London School of Medicina, y el Instituto de Biología, UNICAMP, São Paulo, Brasil - han encontrado. Las principales conclusiones:

La industria (incluyendo Monsanto) ha sabido desde la década de 1980 que el glifosato causa malformaciones en animales de experimentación a dosis elevadas.
La industria ha sabido desde 1993 que estos efectos también pueden ocurrir en dosis bajas y medias.
El gobierno alemán ha conocido al menos desde 1998, que el glifosato provoca malformaciones.
El panel de la Comisión de Expertos Científicos de la UE ya sabía en 1999 que el glifosato provoca malformaciones.
La Comisión Europea ya sabía desde 2002 que el glifosato provoca malformaciones. Este fue el año en que su división de la Dirección General de la SANCO publicó su informe final del examen, por el que se sientan las bases para la aprobación actual de glifosato.

El informe dirige una buena cantidad de detalles técnicos para mostrar cómo los reguladores se inclinaron hacia atrás para descontar esos estudios, y hacer que parezca que no había problemas con Roundup

Cómo esconderse detrás de la mala ciencia

Un problema muy importante – los estudios se realizan de manera poco costosa, y son utilizados muy pocos animales, por lo tanto para algunos resultados, los investigadores se ven obligados a usar dosis muy altas. Por lo tanto Monsanto puede alegar que las dosis son muy altas, por supuesto, serían de gran toxicidad, pero … “No hay evidencia de toxicidad en dosis bajas”.

Sin embargo, estudios independientes (como Suresh, 1993) SÍ muestran toxicidad a dosis bajas. Los reguladores han ignorado por completo los estudios …

El grupo señaló que, aun cuando aumenta la presión sobre Europa para permitir la venta de semillas transgénicas Roundup Ready (en particular de las de Monsanto infestadas de la administración Obama), la UE ha sacado el Resumen de la revisión de seguridad de junio de 2011 a … 2015.

¿Cuánto Roundup estamos comiendo? Se han detectado residuos sustancial en la soja, y los trabajadores agrícolas están expuestos en los campos – como los propietarios que lo utilizan en sus jardines y los transeúntes que respiran cuando es rociado en las carreteras para reducir las malas hierbas.

La cosa es segura, ¿verdad? Se usa en todas partes..

En vez de tecnologías ideadas para el enriquecimiento continuo de unos pocos, podemos basar nuestra tecnología en la esperanza de una mayor armonía entre nuestras comunidades humanas y el mundo material. Nuestra salud, nuestros alimentos y el futuro de la vida en la Tierra están realmente en juego.

en resumen ellos modifican los alimentos(soja ,maiz,etc) geneticamente sabiendo que la exposicion a su herbicida puede causar deformaciones ,cancer y otras enfermedades y eso los yankis lo saben y quieren controlan todo el alimento del mundo cueste lo que cueste ...


y ahora esto es algo muy sospechoso

Monsanto, Bill Gates y Rockefeller detrás de la “Bóveda de Semillas del Fin del Mundo”
¿Por qué se han unido la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller y Monsanto para crear una especie de Arca de Noé de semillas en Svalbard, Noruega?
herbicida


Cuando la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller, Monsanto, Dupont y otras oscuras empresas se juntan para financiar un proyecto sin duda llama la atención. Cuando este proyecto en Svalbard, Noruega, es una especie de Arca de Noé a 800 millas de distancia del Polo Norte en la que se mantienen 250 millones de semillas para preservar el material genético de las plantas en el caso de un posible evento cataclísmico, esto sin duda genera preocupación. ¿Qué sabe Bill, Gates, David Rockefeller y la gente de Monsanto que nosotros no sabemos?

El proyecto, que ha recibido 30 millones de los Gates más algo de apoyo del gobierno de Noruega además del financiamiento de estas otras empresas, está siendo realizado pese a que ya existen bancos genéticos en China, Rusia, Alemania, Canadá y demás países. Uno supondría que estas semillas ya están bien protegidas.

F. William Engdahl, autor de “Seeds of Destruction: The Hidden Agenda of Genetic Manipulation” cree que al mismo tiempo que financían la bóveda de Svelbard, los Gates, Rockefeller y Monsanto han unido fuerzas para promover la expansión de los alimentos genéticamente modificados en África y en distintas partes del mundo. Algo que al menos en el caso de Monsanto y el gobierno de Estados Unidos demuestran los cables de WikiLeaks. En este artículo en la Red Voltaire, Engdahl apunta que la Fundación Rockefeller ha financiado la llamada “Revolución Verde” -cuyo supuesto fin era alimentar a los pobres del mundo- y los alimentos genéticamente modificados desde su inicio. Una de las posibilidades funestas es que se ejecute un plan de control de población, a través de alimentos genéticamente modificados -una forma de bioterrorismo- como el “Terminator” de Monsanto- y se preserven los alimentos no modificados para la élite.

Engdahl dice sin tapujos: “El tiempo dirá si, dios nos salve, la Bóveda de Semillas de Svalbard del Fin del Mundo de Bill Gates y de la Fundación Rockefeller es parte de otra Solución Final, que involucra la extinción final del Gran Planeta Tierra”.

algo muy sospechoso...

¡¡SI LES PARECIO BUENO EL POST RECOMIENDEN Y COMENTEN!!

La verdad del herbicida roundup