El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Insólita cumbre en las Malvinas.

Hola Taringe@s, quiero compartirles una historia que no encontré en T! (pido perdón si es repost) y que yo no conocía. Los hechos relatados a continuación no son de ahora, no se exactamente cuando ocurrió porque la nota no incluye fechas.

Insólita cumbre en las Malvinas


Ex combatientes argentinos se reunieron con la hija de la "Dama de Hierro". Cine y asado.


Sábado 11 de noviembre. A las siete de la mañana, cuatro ex combatientes argentinos de la guerra por las Islas Malvinas abordan un avión de Lan Chile, en el aeropuerto de Santiago. Se embarcan en la aventura de volver a las tierras que dejaron en 1982. Una semana antes, en la embajada británica les habían informado un detalle: iban a viajar en el mismo vuelo que Carol Thatcher, la hija de la "Dama de Hierro". Les confiaron que la mujer tenía el propósito de realizar un documental sobre el conflicto bélico que dirigió su mamá y "sugirieron" evitar roces.

Antes de aterrizar, cerca de las tres de la tarde, un grupo de personas saca cámaras y se apura para tomar las primeras imágenes aéreas del lugar. Luego filman a una rubia, tosca y poco femenina, que dice algunas frases con inconfundible acento británico. "Esa es Carol", dice uno de los veteranos de guerra argentinos. Bajan del avión sin cruzar palabras, y Thatcher, junto a su equipo de periodistas, elude el control habitual para todo visitante, acompañada por personal militar.

Gabriel Sagastume, Oscar Ibarguren, Luis Poncetta y Raúl Pavoni pierden de vista a los ingleses. Los ex soldados de la generación del 62’ todavía no imaginan el insólito encuentro.

Oveja negra. Carol le dio más de un dolor de cabeza a la ahora alicaída Margaret Thatcher, pero consiguió que le cediera los derechos de los diarios íntimos que la Primer Ministro británica escribió durante los 74 días que duró la guerra de las Malvinas. En base a esos textos se hará un documental, que también contará con testimonios de sobrevivientes y familiares de muertos en combate, de ambos bandos, y será emitido por Channel 4 en abril próximo, justo para el 25º aniversario del conflicto.

La inefable Carol, de 53 años, está a cargo del proyecto "Mummy’s War" -"La guerra de mamá"- producido por October Films. Promete ser polémico. La abogada y periodista -trabajó en radio y gráfica, y también escribió dos libros- mantuvo un perfil relativamente bajo, hasta que el año pasado saltó a la fama luego de participar en un reality show. Resistió largas semanas en plena selva australiana, comiendo insectos a lo Marley y luchando por sobrevivir. Hasta superó la peor de las pruebas al ingerir los testículos y el pene de un canguro. "Fue un asco... Espero que mi madre no esté viendo el programa", atinó a decir Carol.

Pero el esfuerzo rindió sus frutos. Y así como su mami ganó la guerra, ella fue coronada como "la reina de la jungla" y se impuso como la número uno del programa llamado "I’m a Celebrity...Get me out of here" -"Soy una celebridad, sáquenme de aquí"-.

El retorno. "Volvimos para cerrar nuestra historia: regresar y ubicar nuestras posiciones, las trincheras, visitar el cementerio Darwin, hablar con la gente del lugar. Teníamos una imagen en blanco y negro de Malvinas, queríamos ponerle colores", dice Ibarguren. Durante más de un año planearon el regreso. Discutían detalles, imaginaban recorridos y escenas idílicas en los pasillos de los tribunales de La Plata, donde trabajan.

Ibarguren, Poncetta y Sagastume pertenecieron al Regimiento 7. Combatieron en la región de Wireless Ridge, muy cerca de Monte Longdon, mientras que Pavoni estuvo en la zona de Puerto Argentino. Hoy, los cuatro integran el Centro de Ex Combatientes de las Islas Malvinas (CECIM) platense.

En una semana, cumplieron las metas pautadas. Ibarguren y Sagastume localizaron el pozo (trinchera) en el que pasaron interminables y cruentos días. Salió todo al pie de la letra: llegaron al punto indicado, se sentaron, tomaron un vino y fumaron cigarros. "Queríamos vivir ahí algo agradable. Hubiera sido un fracaso para nosotros no encontrarlo, pero lo hicimos. Brindamos por la alegría de estar vivos y poder volver a ese lugar donde vimos la muerte", describe Sagastume, quien hoy se desempeña como fiscal.

Los cuatro veteranos también hallaron "el cañón del Tano", que había estado a cargo de un soldado de nombre Marcelo. Era una pieza de artillería emblemática para ellos: el joven combatiente peleaba más con el arma que con los ingleses. "Nos costó mucho encontrarlo, otros compañeros que volvieron no lo habían ubicado", cuenta Sagastume.

A los argentinos, justo les tocó la celebración británica del "Remembrance Day", en la que se homenajea a los caídos de todas las guerras. "Es un poco irritante", le dijo un kelper a Sagastume, quien llevaba un gorro de lana con los colores celeste y blanco, y, en letras grandes, la leyenda Maradona. El fiscal intentó -sin éxito- explicarle que no era un acto de patriotismo, sino puro folklore futbolero. El anfitrión no lo entendió y chau gorra.

De repente, ex combatientes ingleses de Malvinas se acercaron a los criollos. Primero hubo un saludo formal, y luego abrazos, según cuentan sus protagonistas. Entonces, aparecieron las cámaras de Thatcher que registraron el momento. Una de las productoras, Lesley Katon, habló con la delegación argentina y los invitó a cenar.

La reunión fue el viernes 17, pero Carol faltó -sin explicación alguna- al convite. Entre empanadas, puchero y vino chileno, los periodistas les confiaron las supuestas intenciones del film: contar la vida cotidiana de la mujer cuyo trabajo consistía en dirigir una guerra en el sur del planeta. Dejaron entrever que tendría un contenido crítico y que Thatcher estaba especialmente interesada en entrevistar a familiares de los soldados muertos en el hundimiento del crucero General Belgrano.

"Ella no piensa exactamente igual que su madre en todo", aclara Ibarguren. Incluso, en la mesa se recordó el episodio que llenó de odio a Margaret. En el ‘90, la joven Carol se quejó del sistema impositivo orquestado por su madre y remató su crítica con un feroz y poco delicado "Mum won’t give a shit" -"A mamá no le importa una mierda"-.

Cumbre de vuelo. El encuentro entre los ex combatientes argentinos y Thatcher se dio el último día, en el viaje de regreso. Hablaron sobre su estadía en Malvinas, y la invitaron a un asado en el centro de veteranos de La Plata. Ella se comprometió, anotó mails y teléfonos y garantizó su presencia.

Carol les pidió que "en cinco minutos" (con puntualidad inglesa) sintetizaran su impresión sobre una guerra que duró poco más de dos meses, provocó la muerte en combate de 326 de sus compañeros, de 323 en el Belgrano y unos 350 suicidios después del enfrentamiento, según datos de asociaciones de ex combatientes. "Le dije que era imposible. Ella me agarró y me besó la mano, como pidiéndome disculpas. Es una mujer medio aparatosa", describe Sagastume.

Noticias: Parece un encuentro ameno. ¿No le resulta chocante?

Sagastume: A algunos puede molestarles, pero sería contradictorio con nuestro discurso de paz, justo nosotros que vivimos y sabemos lo que es la guerra. ¿Qué vamos a hacer? ¿Negarle el saludo a los veteranos de guerra ingleses o tirarle piedras a la hija de Thatcher? Sería incoherente.

La charla continuó, de a ratos, en el avión, con un par de fotos que reflejaron en encuentro. Thatcher desembarcó en Chile, y ahora está otra vez en las islas con su equipo de producción.

Según la prensa británica, aconsejaron a la dama que reforzara su seguridad por temor a posibles escraches en Buenos Aires. Es que históricamente los veteranos de Malvinas consideran que su madre es una "criminal de guerra" e insisten en denunciarla. Al clima espeso se suma una relación tirante entre Buenos Aires y Londres, luego de que el Gobierno reafirmara su postura en reclamo de la soberanía nacional sobre el archipiélago.

Está previsto que el 17 de este mes Carol Thatcher arribe a la Argentina. Los cuatro ex soldados creen que cumplirá su promesa. Esa que reiteró, en primitivo español, al bajar del avión: "La Plata. Asado. Vino".



Personalmente felicito a los excombatientes argentinos por el respeto que demostraron hacia la hija de Thatcher y a sus pares ingleses, deberian aprender de ellos todos los que se pasan las 24 hs bardeando y amenazando a los ingleses.
Aclaracion: antes que me digan algo, no banco a los ingleses y creo que se merecen todos esos insultos y mas, pero si recurrimos a insultos, despues pasamos a amenazas, despues les rompemos la embajada en bs.as., puede llegar un momento en el que terminemos siendo iguales o peores que los ingleses que tanto criticamos, con la violencia no se llega a nada muchach@s. Comenten que les parecio la nota (con respeto por favor ).

Todos los creditos de la nota son para Jesica Bossi y para Revista Noticias.

Mis Otros Post!

Insólita cumbre en las Malvinas.


Comentarios Destacados

5 comentarios - Insólita cumbre en las Malvinas.

@lea1340 +2
la cara de Cameron cuando dio el discurso Cristina .. sigamos jodiendo.
@leonardobustaman3d +1
Cuanto falta para que la reina y el primer ministro de inglaterra le besen la mano a Cristina y le pidan perdón a toda nuestra patria, a los caídos, a los presentes y a nuestras futuras generaciones?