El cerebro se vuelve humo


El cerebro se vuelve humo


Ya son bien conocidos las consecuencias del cigarrillo sobre la salud: aumenta la posibilidad de desarrollar ciertos tipos de cáncer, causa problemas en el corazón, provoca disfunción eréctil y anomalías pulmonares. Ahora un estudio, publicado en la revista Archives of General Psychiatry, pone el foco en los efectos que tiene sobre el cerebro.

Los investigadores, liderados por Severine Sabia, del departamento de epidemiología y salud pública del University College London, realizaron pruebas a 7.326 hombres y mujeres entre los 44 y 69 años en dos períodos: de 1997 a 1999 y de 2007 a 2009. El objetivo del estudio era, en últimas, comparar el efecto del cigarrillo a través del tiempo. Además, recolectaron la información sobre su historia con el cigarrillo durante los últimos veinte años.

A través de pruebas de memoria, vocabulario, razonamiento y fluidez verbal, los científicos encontraron, en primer lugar, que las capacidades cognitivas de los hombres después de los 45 años comenzaban a reducirse en comparación con hombres que no habían fumado durante la última década.

Las mujeres, en cambio, salieron bien libradas. Sus características mentales se conservaron en el tiempo. ¿Por qué? Sabia aseguró a la revista Time que es probable que la muestra de mujeres no haya sido suficiente (era la mitad con respecto a los hombres) y, por otro lado, las secuelas neuronales son menores debido a que las mujeres tienden a fumar menos.

De ese modo llegaron a otra conclusión: la cantidad de cigarrillos sí influye en el daño cognitivo. Entre más fumen los hombres, mayor será la deficiencia. Además, la investigación muestra que las consecuencias del cigarrillo no siempre se presentan a largo plazo (como los diferentes tipos de cáncer o el enfisema pulmonar), sino que también pueden verse en la edad media.

Al mismo tiempo, un grupo de científicos del Baylor College of Medicine en Texas sugirió que el descenso de la dopamina —el químico que se disemina en el cerebro cuando se prueban drogas o se tiene sexo— en tiempos de abstinencia del cigarrillo también ayuda a la recaída del hábito.

¿Qué tienen que ver los dos estudios? Los resultados presentados por Sabia también revelaron que abandonar el cigarrillo trae ventajas. Los hombres que dejaron de fumar 10 años antes de comenzar el estudio tenían la misma o mayor capacidad cognitiva que aquellos que nunca habían fumado. Esto se debe, aseguró Sabia, a que quienes abandonan el vicio intenta llevar una vida más saludable cambiando sus hábitos alimenticios y su estilo de vida.

Si bien existen estudios previos, el de Sabina es el primero que apunta a los efectos del cigarrillo en las personas de edad media. Cada día las campañas contra el tabaquismo son más amplias: la impresión de imágenes explícitas de las consecuencias del cigarrillo en la salud y los espacios libres de humo son cada vez más comunes en todos los países. Ahora los organismos de salud tendrán más razones para regular el consumo de cigarrillo.

Piden prohibir publicidad de tabaco

Aunque en América mueren al año un millón de personas por causas asociadas al consumo de cigarrillo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se pronunció ayer resaltando los “importantes avances” en el continente para reducir este hábito. La OPS destacó que trece países de América tienen leyes que prohíben fumar en lugares públicos cerrados y en oficinas (entre ellos Colombia), y enfatizó que sólo dos países (Panamá y el nuestro) poseen leyes para restringir la publicidad y las aplican a cabalidad.

La organización recordó que un convenio marco para el control del tabaco, en vigencia desde 2005 y ratificado por 29 países del continente, llama a instaurar la prohibición de publicidad en un plazo de cinco años.