Dilma Rousseff y los españoles

La medida entrará en vigor el 2 de abril. Es en "reciprocidad a la actitud del país ibérico". Deberán presentar billete de ida y vuelta con fecha fijada, comprobación de medios económicos por casi cien dólares por día y reserva pagada de hospedaje

Dilma Rousseff y los españoles
Crédito foto: Reuters
La decisión se tomó tras años de reclamos por el número de brasileños rechazados por España, informó el viernes la cancillería.

Es la "aplicación de una reciprocidad" a lo que España exige a los brasileños para acceder a su territorio, explicó la oficina de prensa de la cancillería brasileña.

España aplica a los brasileños los requisitos de los 26 países europeos que adhirieron al espacio Schengen, que unifica los controles fronterizos externos.

Pero el nuevo rigor brasileño sólo se aplicará a los españoles, y no a otros europeos, debido a que España es donde esos requisitos se aplican de manera más estricta y son más los brasileños cuyo ingreso es rechazado, dijo un responsable de la Cancillería.

A partir del 2 de abril próximo, los turistas españoles que viajen a Brasil tendrán que presentar: billete de ida y vuelta con fecha fijada, comprobación de medios económicos por 170 reales por día (casi cien dólares), reserva pagada de hospedaje y, si el turista va a una casa privada, una carta de invitación, certificada por notario.

Los requisitos ya constan en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores español.

Antes de confirmar la medida, en una entrevista con el diario El País divulgada el lunes, el ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Antonio Patriota, afirmó: "Si nosotros empezáramos a exigir lo mismo a los españoles, les pondríamos serias dificultades para entrar en Brasil".

Patriota expresó "la seria preocupación" de su gobierno por las exigencias y el trato a los brasileños que van a España, que "podría ser considerado arbitrario".

El aumento del número de brasileños a los que se les negó el acceso en el aeropuerto de Barajas en Madrid generó tensiones en 2008, pero ambos gobiernos llegaron a un acuerdo para mejorar esa situación.

En 2007 se negó el ingreso a España a 3.013 brasileños; en 2008, a 2.196; en 2009, a 1.714; en 2010, a 1.695; y en 2011, a 1.005 (datos hasta agosto), según la cancillería brasileña.

Brasil tiene una tradición de aplicar reciprocidad en normativas aplicadas por los países a sus ciudadanos, y exige visado a los norteamericanos.

Unos 180.000 turistas españoles visitaron Brasil en 2010, informó la agencia de turismo del gobierno.

Comentarios Destacados

6 comentarios - Dilma Rousseff y los españoles

@TheRockerBoy
estos galleguitos de mierda se creen los mejores porque viven en europa si fueran un pais asiatico no cortan ni pinchan