Una nube cósmica de gas y polvo está al alcance de cualquier telescopio. Los "pétalos" son en realidad constelaciones de estrellas.


La Nebulosa de la Roseta(Mírenlo)

gas

nube

nebulosa

espacio

La Nebulosa de la Roseta(Mírenlo)

La Nebulosa de la Roseta no es la única nube cósmica de gas y polvo utilizada para evocar imágenes florales. Pero es una de las vistas astronómicas más sugeridas para ese fin.

Los pétalos de esta rosa cósmica, situada en el borde de una gran nube molecular en Monoceros, a unos 5 mil años-luz de distancia, son, en realidad, una región de formación estelar.

Sus formas hermosas y simétricas son la creación fortuita del viento y la radiación procedente del cúmulo central de estrellas jóvenes y calientes. Las estrellas de este cúmulo activo, designado como NGC 2244, apenas tienen unos pocos millones de años y la cavidad central de la Nebulosa de la Roseta, abierta por el viento estelar, alcanza aproximadamente los 50 años-luz de diámetro.

Dentro de la nebulosa yace un cúmulo abierto de brillantes estrellas jóvenes designada como NGC 2244 Estas estrellas, formadas hace cuatro millones de años a partir de material nebular y vientos estelares, son claramente visibles en un agujero en el centro de la nebulosa, aislada por una capa de polvo y gas caliente. La luz ultravioleta que viene del cúmulo caliente causa en la nebulosa que lo rodea el brillo de ésta.

La Nebulosa Roseta se espande 100 años luz y queda a alrededor de 5000 años luz de nosotros , puede ser vista a través de pequeños telescopios hacia la constelación de Monoceros.