El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

tercera guerra mundial


Atacará Israel a Irán?

Israel podría iniciar la Tercera Guerra Mundialatacando a Irán, es así de sencillo. Hasta el mismo almirante Mullen, que es eljefe del Estado Mayor Conjunto, piensa de esa forma, según informaciones depersonas que lo acompañaban en viajes a Israel en Febrero, cuando el fuerechazado por Netanyahu, Barak y Lieberman; el se preocupa por la forma en quelos Estados Unidos podría caer en una trampa y terminar en una guerra mundial.
“He aquí el escenario:”
“Israel ataca a Irán. Irán responde atacando laflota americana en el Golfo Pérsico y bloqueando el Estrecho de Ormuz,destruyendo así la flota naval norteamericana y cortando la fuente mundial deabastecimiento de petróleo que viene de Arabia Saudita, Kuwait y otros paísesproductores del Medio Oriente.”
Los Estados Unidos debe acudir en ayuda deIsrael y para mantener su posición en el mundo; entonces los Estados Unidosataca a Irán.

Los Chinos y Rusos tienen que responderayudando a Irán, puesto que tienen importantes acuerdos de abastecimiento depetróleo con ellos y también porque no pueden permitir que Israel o los Estadosunidos, tomen control  y conquisten aIrán, privándoles de sus suministros de petróleo, que son tan cruciales. Por lotanto ellos entran a formar parte de la Guerra.”
Analizando Este Posible Escenario de la TerceraGuerra Mundial – Parte por Parte
Vamos a analizar cada parte de este escenariopropuesto. Ya abordamos esas posibilidades en artículos anteriores, de modo quevamos a revisar las informaciones que la Espada del Espíritu ha publicadoanteriormente.
¿Irá China y/ o Rusiaen defensa de Irán?
NOTICIAS2120—“IRAN CON ARMAS NUCLEARES VS. NORTEAMERICA– ¿A QUIEN DEBERIAMOS TEMER?”
En este artículo archivado en Titulares deNoticias, mostramos cómo la Rusia de Putin se ha comprometido con defender aIrán. Leamos algunos textos pertinentes.
NOTICIAS BREVES: ¡“GENERAL RUSO CONFIRMA QUE IRAN POSEE ARMAMENTO NUCLEAR”!, Stratfor Intelligence, semana del 4 de Juniodel 2002.
“La declaración del general ruso acerca delarmamento nuclear de Irán no fue captado por la prensa. A veces, se habla demás cosas tan increíbles que no se pueden explicar con nada. A veces no puedeser más intencional. Eche un vistazo al Agente Director de Personal, GeneralYuri Baluyevsky. El dio una pequeña declaración en el acuerdo entre Bush yPutin el viernes, y se le preguntó si Irán realmente detonó el misil Shihab, enun ensayo exitoso a principios de este mes. La segunda pregunta fue si Iránpodía amenazar a Israel, Rusia o los Estados Unidos con sus programas nuclearesy de misiles.
“Entonces el general Ruso tomó un tonosorpresivo: ‘Ahora, de si Irán ha probado o no algo así, realmente tienen armasnucleares’, dijo Baluyevsky. ‘Por supuesto, no son armas estratégicas, quierodecir, no son ICBM (misiles balísticos intercontinentales) que poseen un rangode 5,500 kilómetros o más.
 Ahora,¡estas son noticias chocantes de verdad! ¡Este general ruso acaba de confirmarque Irán tiene armamento nuclear, y el escenario en que los lanzarán! Y él nose ve preocupado, ya que ese armamento no tocará suelo ruso. Si Irán tienearmamento nuclear y capacidad de detonación tal que pueda llegar a Israel,entonces todo el cálculo del balance militar en el Medio Oriente podría habercambiado.
 Además,el Presidente Bush estuvo presente en esa conferencia de prensa y escuchó latraducción de esta declaración del general ruso. Si no lo sabía desde antes, losupo a principios de junio del 2002, de labios de este general escuchó que yaIrán tenía armas nucleares. Por lo tanto ya Bush sabe que el simplemente estárepitiendo la información y haciendo publicidad al advertir de los “peligros” deque Irán está desarrollando sus armas nucleares. Irán ya tenía armamentonuclear, y no lo ha utilizado en contra de nadie –aún.
Rusia entonces se paró en medio de la batalladiplomática entre Estados Unidos e Irán. De manera extrema. Citando de NOTICIAS1802:¿Ha trazado Rusia la línea en la arena contra los EE.UU.?
¿Qué tan poderoso es el sistema de armasescalares de Rusia en comparación con las muchas armas modernas de los EstadosUnidos? Escuche:
“Tenemos radares establecidos en tierra,interceptores endoatmosféricos, interceptores exoatmosféricos, sensoresaerotransportados, sensores establecidos en el espacio, interceptorespropulsados químicamente, railguns electromagnéticos, armas de rayo departícula, laceres de alta energía, todo atado junto por un comando masivo ysistemas de control... Sistemas masivos. Maravillas electromagnéticas. Loslaceres nucleares-bombeados de poder asombroso. Aun hasta rayos X y laceres derayos gama. Energía dirigida de armas RF. Estupendos Railguns. Sensores portodas partes. Los webs gigantescos de comunicaciones. Los bancos de ordenadoresy sistemas de control.”
“Y es completamente vulnerable a las armas deinterferómetro EM. El escalar gigantesco EM ‘los radares’ pueden barrersimplemente todo como una guadaña pasa por el heno.”  ["Fer De Lance", Ibíd., p. 331]
Si usted estudia las armas escalares,  verá que pueden crear explosiones deproporciones nucleares que se ven en todos los detalles con una explosiónnuclear, la cual se asemeja a una explosión nuclear, incluyendo las distintivanube de hongo, pero sin radiación; y las ondas escalares viajan a la velocidadde la luz. Los Estados Unidos se arriesga a una derrota militar dramática sicruza la “línea en la arena” que Rusia trazó. Las fuerzas armadasnorteamericanas pueden encontrarse súbitamente en medio de una guerra conRusia, un conflicto que no podrá vencer, si Rusia decide usar su armamentoescalar.
“ Permitirá Rusia a los EstadosUnidos Atacar exitosamente las Instalaciones Nucleares de Irán?
Desde el 12 de Abril del 2003, Rusia ha asumidola responsabilidad de proteger a Siria e Irán. Ella ha provisto la misma clasede protección antiaérea para los objetivos seleccionados en Irán y de Siria queexisten para las ciudades rusas como Moscu. Rusia ha proporcionado audazmente las instalaciones nucleares deIrán que se supone que son motivo de preocupación para el presidente Bush yotros líderes occidentales. Irán esta protegido por el armamento escalar ruso,el más avanzado que existe en el mundo.
¡Rusia está comprometida con la defensa deIrán! El actual primer ministro Putin anunció al mundo varios años atrás que unataque de Irán seria considerado como un ataque a la misma Rusia! Ni Israel ni los Estados Unidos atacarán a Irán, porqueningún daño a las instalaciones nucleares de Irán compensará el desastre deentrar en una guerra total contra Rusia.
tercera guerra mundialEl ayatolá Ali Jamenei
No es secreto para nadie que la Tercera Guerra Mundial flota en el ambiente (ya lo predijimos en esta misma columna hace pocos meses). Así que las últimas revelaciones de The Washington Post en el sentido de que Israel podría atacar las instalaciones nucleares iraníes este año no nos toma por sorpresa y podría constituir el primer episodio de esa conflagración a gran escala.
El periódico estadounidense, aun sin aportar fuentes, cita al secretario de Defensa Leon Panetta asegurando que existe una “fuerte posibilidad” de que Israel ataque Irán entre la primavera y el verano de 2012.  El hecho de que Teherán esté a punto de producir suficiente uranio enriquecido como para construir una bomba atómica precipitaría el golpe, dirigido contra una de las dos plantas nucleares que ahora mismo manejan los fundamentalistas, o ambas.

Ya ha saltado como un resorte el ayatolá Ali Jamenei, advirtiendo que cualquier ataque contra su régimen sería “diez veces más perjudicial” para los atacantes, describiendo a Israel como un “cáncer” y asegurando que su país apoyará cualquier ofensiva contra el Estado judío.

Con Rusia en ascuas y a la espera de elecciones conflictivas, Siria en llamas, Corea del Norte en transición dinástica e Israel aterrorizado por el potencial atómico iraní; con el Medio Oriente en efervescencia catatónica y la economía mundial por los suelos, las posibilidades de que en 2012 se desate una Tercera Guerra Mundial son más numerosas que el fideo en la sopa. Veremos qué sucede.
D’Escoto vaticina guerra mundial si Israel ataca a Irán
iran

“Tercera Guerra Mundial”. 
El ex presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Miguel D’Escoto Brockmann, vaticinó ayer que si Israel lanza un ataque contra Irán, impulsado por Estados Unidos, “sería una barbaridad, porque desataría una Tercera Guerra Mundial”.

“Estamos al borde de una guerra por la irresponsabilidad de Estados Unidos, por lo que pido a Dios que ilumine un poquito la mente de esos sátrapas como son los imperialistas norteamericanos”, dijo D’Escoto, quien participó en la instalación de una conferencia que el Parlamento Centroamericano lleva a cabo en Managua.

Mientras tanto, el embajador palestino en Managua, Mohamed A.L. Saadat, afirmó ayer que Israel siempre mantiene su pretensión de terminar con la causa palestina y busca cómo impedir la creación del estado palestino.

Las afirmaciones de D’Escoto como del embajador palestino en Managua se producen después de que el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, advirtió que el programa nuclear de Irán podría provocar un ataque de  Israel que generaría una ‘catástrofe’, por lo que urgió a ese país a aceptar las inspecciones internacionales.

Irán se declaró en estado de guerra por movimientos de tropas de Estados Unidos e Israel
centroculturalalejandroolmos.blogspot.com.- La frontera noroeste iraní ha sido declarada en estado de guerra por movimientos de tropas de USA e Israel en la zona. El anuncio realizado por el Brigadier General Mehdi Moini anunciaba la intención de repeler cualquier ataque contra intereses iraníes. Además, distintos reportes aseguran que 12 buques de USA e Israel cruzaron el canal de Suez y se dirigen al Mar Rojo, rumbo a Irán.
Israel

Lo que se juega en Siria

La alharaca de los insufribles líderes de la OTAN, los petroreyezuelos del Golfo Pérsico y sus bocinas mediáticas sobre el supuesto bombardeo del presidente Bashar Assad “contra su propio pueblo” evoca reminiscencias no tan lejanas. ¿Recuerdan Libia? Otra vez el desgarre de vestiduras no tiene nada que ver con la preocupación por los derechos humanos. Carecen de moral para ello los genocidas de Hiroshima y Nagasaky, verdugos de India y Argelia, masacradores de Viet Nam, y asesinos de más un millón de iraquíes, por sólo mencionar algunos hitos notables del prontuario criminal de las democracias occidentales. Sin olvidar, claro, las democráticas palizas contra los indignados.

Otra vez se trata de justificar la intervención militar y el cambio de régimen, esta vez en Damasco. Intervención que ya está en curso mediante las bárbaras acciones contra civiles y militares de grupos violentos, armados desde Líbano, Turquía y Jordania y reforzados desde allí por militantes de Al Quaeda de distintas latitudes. En los recientes atentados terroristas con coches bombas en la ciudad de Alepo se observa la inconfundible marca de fábrica de la nebulosa red. Al igual que ya ocurrió en Libia, el financiamiento de las acciones subversivas y desestabilizadoras corre por cuenta de esos modelos de enternecedor desvelo por los derechos humanos, las reaccionarias monarquías de Arabia Saudita y Quatar, y demás emiratos integrantes del Consejo de Cooperación del Golfo(CCG), con el apoyo, de sus viejos compinches de los servicios secretos británicos y de la CIA.

El cambio del actual régimen en Siria debilitaría seriamente a Irán, núcleo del polo de resistencia contra el imperialismo y el sionismo en la región medioriental, acosado por eso y no por su programa nuclear pacífico. A la vez, dejaría en una situación muy precaria a Hezbolá, artífice y articulador de la alianza patriótica libanesa, que ya ha propinado fuertes golpes a Israel. Siria ha sido uno de los tres pilares de este polo, firme aliado de Irán y Hezbolá, refugio de líderes palestinos y otros revolucionarios árabes y sede de sus organizaciones, opuesta a los acuerdos de paz por separado con Israel. Hay que reconocerlo en honor a la verdad, por más defectos que tenga el régimen de Assad. Por cierto, este ha accedido durante meses, en diálogo con la oposición pacífica, a realizar reformas hasta ahora obstaculizadas por la creciente subversión. El mismo obstáculo puede frustrar el referendo convocado para el próximo 26 de febrero donde se votaría una nueva Constitución de régimen multipartidista, que tanto han pedido Estados Unidos y su comparsa anglofrancesa. Pero es evidente que no se conforman con nada menos que el regime change, para lo cual empujan a Siria a la guerra civil y al desmembramiento de su mosaico confesional y étnico con la complicidad del del Consejo Nacional Sirio, presunto liderazgo opositor.

Es muy significativo que la presidencia quatarí de la Liga Árabe, suerte de OEA medioriental, se haya negado a publicar el informe redactado por su propia misión de observadores en Siria (http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=29025), que muestra un cuadro de situación completamente distinto del que nos quieren hacer creer los pulpos mediáticos.

Pero lo que está en juego en Siria va más allá de su importantísimo papel en la ecuación de poder meramente medioriental. Es de mayor envergadura geopolítica aún, como lo demuestra el doble veto ruso-chino en el Consejo de Seguridad de la ONU. La instauración de un régimen proimperialista en Damasco significaría cruzar la línea roja del círculo de defensa ruso, afectar los intereses chinos en ese país y facilitar el ataque que se prepara hace años contra Irán. No hay que ser experto en geopolítica. Basta observar con cuidado el mapa de Medio Oriente y sur de Asia, los yacimientos de petróleo, la posición del estrecho de Ormuz y el mar Rojo, el trazado de los oleo/gasoductos y la ubicación de las bases de Estados Unidos en el área para darse cuenta que la destrucción de Siria e Irán haría muy vulnerables a Moscú y Pequín frente a Washington.

Pero en caso de agresión a Irán el fatídico uso de armas nucleares parece inevitable y la consiguiente extensión del conflicto a Rusia y China, pues Washington y Tel Aviv no pueden reducir a la nación persa con medios convencionales. Irán es mucho más duro de roer que Irak y Afganistán donde los yanquis han sido humillados por la resistencia.
EE.UU. quiere utilizar a la SWIFT en la guerra contra Irán


¿Cuál era la proeza mental de los perros falderos europeos? ¿Qué Teherán simplemente cedería y asumiría el embargo del petróleo de la Unión Europea, que debe comenzar el 1 de julio?

No es sorprendente que Bruselas se haya cegado como un ciervo por los faros cuando comenzaron a circular las noticias de que Teherán se anticiparía a dicha acción e impondría su propio embargo de exportaciones de petróleo crudo a seis países de la Unión Europea, los miembros del Club Med Portugal, Italia, Grecia y España, afectados profundamente por la crisis, más Francia, afectada por la crisis, y Holanda.

El Ministerio del Petróleo de Irán y luego el Ministerio de Exteriores no tardaron en desmentir esos rumores; una decisión semejante, écnicamente, tendría que anunciarla oficialmente el Supremo Consejo Nacional de Seguridad, que también se encarga de las negociaciones cleares.

Pero solo si estuvieran sordos, mudos y ciegos no comprenderían el mensaje: la reacción ante el ridículo y contraproducente paquete europeo de sanciones/embargo del petróleo solo provocaría más daños económicos en amplias áreas de Europa.

Irán suministra 500.000 barriles de petróleo al día a la UE. La mera amenaza de un embargo iraní ya ha provocado un aumento del precio del petróleo.

Asumiendo que los países del Club Med logren obtener petróleo de otras fuentes, y no es nada seguro, Arabia Saudí quiere subir más los precios, tendrían que reformar sus refinerías para procesarlo. Inevitablemente habría escasez de gasolina; el italiano promedio, por ejemplo, ya está furioso por los aumentos vertiginosos del precio del combustible en la gasolinera.

Tal vez esas decenas de miles de inútiles burócratas de Bruselas que llevan sus archivos multicolores de un lado para otro deberían hacer algo sensato y enviar una carta a Washington felicitando oficialmente a los estadounidenses por empobrecer aún más a decenas de millones de ciudadanos de la UE.

En caso de duda, impón más sanciones

No obstante, la sed de sanciones de los buitres, chacales y hienas del cambio de régimen y la guerra no se puede apaciguar. EE.UU. obliga ahora a la UE a separar a Irán de la Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, SWIFT, (Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales), con base en Bruselas, utilizada por todos los bancos del mundo para intercambiar datos financieros. El propio Banco Central de Irán podría convertirse en una víctima.

En pocas palabras, la SWIFT es la rueda que mueve las transacciones financieras y el comercio globales. Por lo tanto esto no puede ser nada más que una declaración ampliada de guerra económica dura contra un país.

¿Dará resultados? Difícilmente. Ciertamente representará más devastación desencadenada contra “el pueblo iraní”, esa vaga entidad favorita contra la cual EE.UU. “no tiene problemas”. Más de 40 bancos iraníes utilizan la SWIFT para procesar transacciones financieras, y los iraníes lo utilizan como todos los demás en una economía globalizada.

Pondrá por los suelos la reputación, cuidadosamente mantenida, de confianza y neutralidad de la SWIFT: imaginad la reacción de otros países miembros ante el hecho de que también podrían ser totalmente marginados siguiendo los caprichos de EE.UU.

Sobra mencionar el hecho de que Washington no puede decir a la SWIFT lo que debe hacer; por lo tanto recurre, de un modo no demasiado sutil, al estilo de la mafia, a los europeos. El “mensaje” fue entregado en persona por David Cohen, subsecretario del Departamento del Tesoro de EE.UU. para terrorismo e inteligencia financiera.

¿Y todo esto para qué? Según el ininterrumpido y agobiante bombardeo de rollo político en los medios corporativos occidentales, “tal vez” sirva para ganar un poco de tiempo a fin de que el gobierno de Obama pueda “persuadir” al belicista gobierno del Likud en Israel, con sus armas nucleares, de que no ataque a Irán la próxima primavera.

Ojo con la copa estadounidense

Mientras tanto, según la Organización de Energía Atómica de Irán, el país ha desarrollado centrífugadoras de cuarta generación hechas de fibras de carbono que son “más rápidas, producen menos desecho y ocupan menos espacio”, mientras giran a velocidades supersónicas para purificar uranio.

Y las primeras barras de combustible enriquecido a un 20% hechas en Irán se han colocado en el Reactor de Investigación de Teherán, no una fábrica de bombas, sino una planta civil que produce isótopos médicos para el tratamiento del cáncer; eso permitirá que el Reactor de Investigación opere independientemente de cualquier interferencia extranjera.

Como culminación, Teherán envió una carta a la UE “dando la bienvenida” al P5+1, los miembros permanentes con derecho a veto del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania, si de verdad quieren volver a una mesa de negociaciones serias respecto al expediente nuclear iraní.

Veamos lo que esto significa.

Es una compleja miniatura persa que deben descifrar los europeos que se tomen la molestia de hacerlo. Teherán dice: queremos sinceramente hablar con vosotros; pero no renunciaremos a nuestro programa nuclear civil; y si seguís tratándonos como perros, con estas sanciones, el embargo y ahora el intento con la SWIFT, podemos aplicar mucha presión a vuestras tambaleantes economías.

No existe ninguna garantía de que el que apueste a que los inocentones políticos europeos y sus sherpas comprendan esto vaya a sacarse la lotería.

Y luego viene el estúpido argumento de que los recientes atentados con bombas y los atentados fracasados en Delhi, Georgia y Bangkok representan represalias de Teherán por los asesinatos de cinco científicos nucleares civiles -perpetrados por el grupo terrorista iraní MEK bajo órdenes del Mossad israelí-

Si Teherán decide atacar intereses israelíes puede hacerlo más cerca de casa y tiene los agentes competentes para hacerlo sin dejar rastro. La noción de que Teherán enviaría a agentes iraníes a países asiáticos amigos como India y Tailandia –y en el caso de los Tres Chiflados de Bangkok, mostrando sus pasaportes e incluso riales– es increíblemente ridícula. Se trata de mentecatos; el problema es descubrir quién los está manipulando.

Si la histeria promovida por Washington y Tel Aviv ya llega a un tono febril, esperad el 20 de marzo, cuando la bolsa petrolera iraní comience a vender petróleo en otras monedas distintas del dólar estadounidense, anunciando la llegada de un nuevo mercado del petróleo denominado en euros, yenes, yuanes, rupias o un canasto de monedas.

Sería conveniente para los clientes asiáticos, desde los miembros del BRICS India y China a los aliados de EE.UU., Japón y Corea del Sur, por no mencionar al miembro de la OTAN Turquía. Pero también convendría a los clientes europeos pagar el petróleo en su propia moneda. Teherán –como muchos actores clave en el mundo en desarrollo– quiere hundir el petrodólar. Podría ser la gota que colmaría la copa estadounidense.
Irán no es Irak

Esta tinta derramada en vuestra prensa

es la sangre de mi país.

Esta luz diluviada de vuestras pantallas

es el brillo en los ojos de los niños de Basora.

Musin Al-Ramli



El 20 de marzo de 2003, tras un ultimátum de 24 horas que George Bush escupió a Saddam Husein y a las Naciones Unidas por igual, se inició la batalla más cruel y sanguinaria de la nueva guerra mundial. Esta tercera guerra que empezó con la caída de la Unión Soviética no se encubre detrás de ideologías y bloques antagónicos: es la rapiña que las multinacionales y las élites financieras lanzan día a día disputándose cualquier posibilidad de riqueza, cualquier fuente de acumulación. Con la operación de “shock y pavor” los aviones de combate estadounidenses y los portaviones apostados en el golfo pérsico dejaron caer sobre una nación arruinada por más de una década de bloqueo, toneladas y más toneladas de explosivos. La televisión transmitió en vivo la feria del horror que la aviación norteamericana desató sobre Bagdad, Basora, Fallujah y otros enclaves de Mesopotamia, mientras las imágenes de los incendios alumbraban el cielo misterioso de oriente captado por las cámaras occidentales desde hoteles y edificios. Esas bombas, que arrasaron con una nación digna, a la que ni siquiera el terrible acoso político, diplomático y militar de los años 90 había podido doblegar, tampoco cambiaron nada de importancia, más que acabar con la vida de 600.000 iraquíes y conseguir unos cuantos contratos petroleros.

Después de casi una década, la influencia norteamericana en Irak es tan mediocre que los analistas serios reconocen ésta como una guerra perdida. Antes que se repitan escenas como aquellas de los helicópteros huyendo de la embajada gringa en Vietnam bajo los tiros en los 70, Estados Unidos se propone tapar sus dos vergüenzas orientales, Irak y Afganistán, con acuerdos que nadie va a cumplir, actos protocolarios que declaran “terminada” la guerra y retiradas nostálgicas de tropas que vuelven a casa tras consumar el glorioso deber de matar niños inocentes. Muchos volvieron a casa abrigados en plástico negro. Otros no volvieron.

Más trágica fue la suerte del país de los dos ríos, arrasado y devastado, apuñalado de muerte. Cuando el señor de la ignominia, George Bush, anunciaba la liberación de Irak con alaridos de fósforo blanco y misiles Tomahawk, daba vida a las palabras del poeta, que alzaba con su voz la de todos los iraquíes y muchos de nosotros en el mundo: No a liberar a Irak de mí o a mí de él. Yo soy Irak.

La siguiente batalla será, cabe suponerse, Irán. Un país bien distinto a los demás en Oriente Próximo tanto por su historia como por su composición social y económica. Washington sufre una crisis de indefinición a la hora de asumir lo que debe hacer con Irán. Es un atolladero demasiado peligroso para actuar a la ligera.

El caso iraquí fue más “fácil” y mejor planificado. Una década de bloqueos económicos y bombardeos semanales debilitaron al régimen de Husein minando su estabilidad. Se estima que un millón de iraquíes murieron a causa de las sanciones. Enteramente dependiente del crudo, con una economía destruida y su población empobrecida, Irak apenas si pudo suponer una oposición de gran envergadura a la invasión; de allí que las numerosas bajas norteamericanas en suelo iraquí se deban principalmente a la acción de una resistencia fragmentada aunque masiva, asimétrica aunque feroz, decidida e implacable con el ocupante. Y también a que su peor derrota sea política: aún contando EE.UU. con la supremacía del control militar, la gran mayoría del país árabe incluyendo a sus políticos no está dispuesta a respaldar sus planes.

Irán no es Irak. Peca de reduccionismo quién piense que caerá rendida con unos pocos meses de bombardeos. Se trata de una nación con un pasado glorioso de varios milenios de civilización, cuna de uno de los imperios más importantes de la antigüedad: Persia. El nacionalismo Iraní es harto conocido, algunos expertos afirman que la intervención extranjera lo único que lograría es el fortalecimiento del régimen al que las masas apoyarán decididamente. Igualmente, Irán cuenta con una población relativamente elevada (aproximadamente 80 millones) y posee la mano de obra más grande del Medio Oriente . No se parece a su vecino afgano que no ha salido de la Edad Media ni a la recién devastada Libia que tiene doce veces menos habitantes. Si los planes norteamericanos no cuajaron en territorio Iraquí a pesar de la violenta imposición militar, es una quimera creer que podrán hacerlo en un país en todos los sentidos mucho más fuerte que su vecino. Para que nos hagamos una idea, a Irán se le define a menudo como una “potencia regional”, término opuesto a cualquier calificativo para el régimen de Saddam Husein hace una década.

Militarmente no es plausible que la única respuesta que Irán ofrezca sea una simple serie de carros bomba y francotiradores: sus misiles pueden impactar fácilmente suelo israelí y su ejército no es precisamente una réplica de los desordenados hombres al mando del Coronel Gadafi o de las precarias fuerzas de Saddam en 2003. Irán está en capacidad de cobrar muy alto una invasión o ataque de las tropas norteamericanas. A una confrontación inicial que no será sencilla para el invasor, le seguirá una resistencia exacta a la de todas sus otras campañas: esperar que el país, literalmente, arda en llamas bajo sus pies.

Además entre las armas iraníes se encuentra una muy poderosa, y no es nuclear. Es la presión económica.

Irán amenaza con bloquear la navegación por el estrecho de Ormuz , que no es otra cosa que la salida del golfo pérsico al océano. Con las amenazas de bloquear el estrecho de Ormuz y los oleoductos Saudíes que lo circundan estamos hablando de la posibilidad de interrumpir, según los cálculos más optimistas, el flujo de entre el 20% y 30% del petróleo del mundo de un día para otro. La reacción obvia de la economía mundial ante un suceso tal es comparable a la de un corazón que para de latir. Colapso total.

Aunque un bloqueo de Ormuz impediría a Irán vender su propio petróleo y sería en primer término bastante contraproducente para Teherán, no es del todo descartable como medida extrema buscando frenar la furia demente de las potencias occidentales. Y esos locos del pentágono, esos maniáticos trastornados que se reúnen en la Casa Blanca o en el casino de Wall Street son capaces de ponerse a jugar con candela ahora que están sentados encima de un polvorín.

Si el 30% del crudo mundial no sale al mercado el cataclismo económico será desastroso. Con el aumento astronómico de los combustibles -¿150? ¿200? ¿250 Dólares por barril? ¿Quién da más?- se trastocará inmediatamente el estilo de vida de nuestras sociedades altamente dependientes de la gasolina: suben los costos de los fletes, de los transportes, de los alimentos, de los fertilizantes… La reacción tangencial podría ser la aceleración de revueltas y protestas en el primer mundo o en el propio corazón de los EE.UU. tras la carestía y escasez. Irán respondió ya a las hostilidades en su contra con un contra-bloqueo de sus exportaciones de petróleo a Europa, lo que será particularmente nocivo para países dependientes del crudo Iraní como Grecia y España, afectados ya por la recesión.

Por otro lado, meterse nuevamente en una guerra sin regreso en Oriente Medio significaría el desgaste definitivo del aparato de guerra norteamericano, cada vez más inútil para doblegar los pueblos que se resisten a colaborar con el imperio, como anuncian los fracasos iraquí y afgano. El costo de una intervención militar es altísimo, máxime en países que están literalmente al otro lado del globo, donde el flujo de suministros, tropas y equipos se hace complejo. La hostilidad hacia Estados Unidos es en exceso manifiesta en la región, pudiendo desembocar en posturas confusas como la actitud de los militares pakistaníes que colaboran por encima pero boicotean por debajo. O en otras menos confusas como la hostilidad abierta de las masas palestinas, egipcias, libaneses, sirias, afganas, yemeníes. Arriba de todo este ajedrez geopolítico, los dos oponentes de EE.UU. aprovechan para pescar en río revuelto: Rusia y China, aliados incondicionales de Irán, quiénes no son justamente países débiles. La agresión a Irán desencadenará necesariamente una confrontación de repercusiones globales en la que no están exentas naciones como Brasil o Venezuela, socios latinoamericanos del país persa. Nadie imagina cuánto más podrán aguantar los pueblos de Oriente sometidos a tantas humillaciones continuas. Nadie sabe cuánto más pueda agobiar la crisis económica si comienzan a trepar los precios del crudo. Nadie conoce al león dormido que hay en las entrañas de los montes Zagros.

Debido a todo lo anterior explicamos la crisis de identidad de los norteamericanos como un temor justificado a la derrota. ¿A qué carajos juega el ejecutivo yankee? ¿Actúa igual que un niño encaprichado con sus juguetes? Sembrando incertidumbre León Panetta sale un día exaltado a fundir plomo sobre los Ayatolas y al siguiente persuade a Israel de no cometer insensateces antes del otoño o la primavera, subrayando que la intervención militar “no está en la agenda”. El juego de Washington es tan tenebroso como delirante, es un juego de insensatos adictos al petróleo, a los oleoductos, al poder, al crimen.

Washington sin embargo, parece decidirse por una guerra fría contra Irán calcada de la que aplicó al régimen de Saddam en su tiempo, la cual no obstante, cada día está más tibia: asesinatos selectivos dentro de suelo iraní, bloqueo económico, guerra de drones y aviones espías, intromisión de milicias adeptas a la CIA. Y una ofensiva diplomática brutal que tiene entre sus haberes la desestabilización de Siria, aliada de Irán . La carretera a Teherán, dicen los Republicanos, pasa por Damasco.
¿Cuándo dará el imperio el paso decisivo? ¿O será llevado -arrastrado- de la mano por un Israel peligrosamente más rabioso y fanático? Nadie lo sabe en esta niebla de incertidumbre, pero nadie duda tampoco que hace años camina en un sentido bien claro. Mientras, se repiten como en un guión escenas similares a las del 2003, en las cuales las pantallas nos marean una y otra vez con imágenes de un régimen maligno que debe desaparecer de la faz de la tierra. Mientras también, 80 millones de iraníes que cargan con la desgracia de estar parados encima de una de las reservas de petróleo más grandes del planeta, tratan de seguir su vida normal sin mirar demasiado a sus vecinos, donde la guerra convirtió lo que antes eran dos naciones en una larga sucesión de cementerios, centros de tortura y campos de refugiados. Los iraníes cocinan su pan grande y delgado, beben su té, seguros que nada hay cierto en la vida. Las pantallas no hablarán de ellos. ¿Asistiremos nuevamente a un crimen demencial contra la humanidad a nombre de la libertad duradera, la justicia infinita y la democracia del uranio empobrecido? ¿Tendremos que seguir soportando un orden que decide el dolor de millones de personas por conveniencia de un índice financiero? Me queda una inexplicable certeza: Irán no será Irak. Los Estados Unidos apenas despiertan de un sueño dentro de otro sueño, para seguir soñando con ser los amos del globo mientras se abaten ebrios de sangre a la que, con toda seguridad, será su peor pesadilla.



china

7 comentarios - tercera guerra mundial

@theanimefull +1
copy/paste pero lo juntaste por lo menos xD pa no despediciar mis 10 de hoy te los doy ati novato xD
@valens2404 -1
La nacion persa esta lista desde hace 30 años para pelear con los yanquis... como dice tu post, no sera Irak, ni por cerca! y las consecuencias seran peores para los gringos, quienes seguramente sufriran lo q muchos paises han sufrido por decadas: la guerra en su propio territorio
@dylantx -1
cierto, por creerse invencibles podrian ricibir lo k merecen esos gringos abusivos hemos visto en unos videos como mataban a la gente en irak como juegos de video desde los helicopteros.