Videojuegos en primera persona sirven como tratamiento de problemas a la vista
Videojuegos en primera persona sirven para mejorar la vista
Videojuegos


Todos los que venimos jugando con videojuegos desde la década de los 80 más de alguna vez escuchamos de padres u otros la clásica advertencia de “no jueguen tanto, que mucho rato frente a la tele hace mal”. Lo cierto es que si bien no falta quien le achaca a los videojuegos algunas cosas terribles como niñitos creyéndose personaje de algún GTA (y haciendo de las suyas en la vida real), científicamente al menos se han podido demostrar algunos beneficios de los juegos de video en ciertos casos.

Como por ejemplo, este nuevo estudio realizado por científicos canadienses y que comprobó que juegos del tipo first person shooter como Medal of Honor (se menciona a éste porque fue el que usaron) pueden llegar a ser beneficiosos en personas con problemas a la vista, específicamente cataratas. La investigación puso a seis personas a jugar Medal of Honor por 40 horas a lo largo de todo un mes, con sesiones de máximo dos horas diarias “para evitar adicción” (difícil pensar en una adicción a dicho juego dado su resultado fina, pero eso es harina de otro costal), y los resultados fueron muy positivos en 5 de los 6 pacientes.

De hecho, los jugadores-pacientes que presentaron mejoría fueron capaces de reconocer caras con mayor facilidad, o la dirección de movimiento de algunos puntos. Daphne Maurer, la investigadora a cargo del proyecto, comentó que “el sistema nervioso visual es tan flexible que permite crear o descubrir nuevas conexiones, incluso en la adultez, y sospechamos que eso se puede aplicar a cualquier tipo de problema visual”. Ahora, el siguiente paso para Maurer y su equipo es combinar las partes más aprovechables de Medal of Honor con otro tipo de elementos, y así tener entre manos una herramienta óptima (¿un videojuego-medicamento tal vez?) para tratar cataratas y otros problemas visuales.

Por cierto, los videojuegos violentos también sirven para rebajar el nivel de estrés. O sea, perfectamente podrían tratarse dos problemas médicos con un mismo videojuego, considerando que Medal of Honor y similares se tratan básicamente de meterle plomo a todo lo que se mueve.

Como