Argentina no hizo la presentación formal en la ONU

En los registros de la Organización de las Naciones Unidas no figura información sobre el reclamo contra el Reino Unido que según anunció la Cancillerìa se realizó el viernes pasado.

Malvinas

“He instruido a nuestro canciller para que presente formalmente ante el Consejo de Seguridad y ante la Asamblea de Naciones Unidas esta militarización del Atlántico Sur, que implica un grave riesgo para la seguridad internacional.” El martes de la semana pasada, Cristina Kirchner anunció que la Argentina subiría la apuesta por Malvinas. Tres días más tarde, Héctor Timerman se reunió en Nueva York con las autoridades de la ONU.
Sin embargo, y según se desprende de la información difundida por la propia Organización de las Naciones Unidas, hasta el momento, no se ha realizado ninguna presentación formal argentina ante el Consejo de Seguridad. Es más, en los registros de ese organismo ni siquiera se hizo mención sobre el reclamo. PERFIL se comunicó con la Cancillería, pero sus voceros no hicieron declaraciones.
El comunicado de la Cancillería informa que Timerman se reunió el viernes pasado con el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, y realizó “la entrega formal de la presentación argentina” a Kodjo Menan, presidente del Consejo de Seguridad, además de entrevistarse con el presidente de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz Al-Nasser. En cambio, desde el Consejo de Seguridad sólo se aclara que Timerman “conversó” con esas autoridades, pero no se brindan precisiones sobre la presentación escrita.
El texto, que según el gobierno argentino fue entregado en la ONU, también es materia de análisis. No está dirigido al Consejo de Seguridad ni a su presidente, algo indispensable en este tipo de procedimientos. Tampoco establece cuál es el objetivo de Argentina ante el Consejo, es decir, qué resolución se pedirá tratar en el organismo. Y ni siquiera se solicita que se informe a los Estados miembros sobre la postura argentina.
En cambio, tanto la Cancillería como la ONU sí informaron sobre la conferencia de prensa realizada por Timerman. Rodeado de mapas y citando datos sobre el supuesto arsenal desplegado por Gran Bretaña, el jefe de la diplomacia parecía responder a la orden de Cristina. Pero, en términos diplomáticos, su testimonio no tiene ningún peso: fue realizado ante periodistas.
“Se montó un escenario de impacto, pero en medio de la crisis de Siria y la tensión entre Irán e Israel, era imposible organizar una presentación formal ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en tan pocos días”, confesó a PERFIL un alto diplomático de la ONU que siguió de cerca la negociación entre Argentina y Gran Bretaña.
En los hechos, Argentina no reclamó un espacio formal para su presentación durante una sesión del Consejo de Seguridad. Tampoco buscó el apoyo de Colombia o Guatemala, los dos países latinoamericanos que integran el organismo, para que hagan el reclamo en nombre del Gobierno.
“Argentina pudo haber llamado la atención, pero su acción no tendrá ningún seguimiento en la ONU. Se transmitió a la opinión publica una información falsa: sólo se entregó una carta y se hizo una conferencia”, alertó un diplomático argentino que hace algunos años estuvo al frente de las negociaciones más sensibles ante la ONU.
Por último, Argentina insinuó que se habían introducido “armas nucleares en el Atlántico Sur”. Si esto es cierto, se trata de un tema que va más allá de la cuestión Malvinas: obligaría a denunciar la violación de la Zona Libre de Armas Nucleares, acuerdo reconocido por la Asamblea General de la ONU.